El 95% de los monotributistas no corre riesgo de saltar de categoría, pero sí el 5% que más factura

Afip

Con los nuevos topes de facturación de las categorías del monotributo que regirán a partir del mes próximo, la inmensa mayoría de los contribuyentes no corre riesgo de subir de nivel y pasar a tributar más, pero los de las más altas escalas sí están en peligro de pasar al régimen general o de autónomos, en el que pagan mucho más. Las escalas para los monotributistas A, B y C, donde están siete de cada diez del total, suben más de 60%, destacan en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). La A, 65%; la B, 63% y la C, 71%, frente a una inflación que terminará 2021 en el 51%, según el consenso de los economistas.

En la mayoría de los países desarrollados existe el impuesto a la herencia y los patrimonios tributan como en la Argentina

En la mayoría de los países desarrollados existe el impuesto a la herencia y los patrimonios tributan como en la Argentina

También los topes de las categorías D, E, F y G subirán más que 51%. La D, 57% y los otros tres niveles, 56%. Por eso, en la AFIP señalan que el 95% de los monotributistas puede facturar más que la inflación 2021 sin saltar de escala. Aquí presentamos los niveles, con sus topes a enero de 2021 y 2022 y la diferencia porcentual entre ambos:

En cambio, las categorías más altas del monotributo corren riesgo de saltar al régimen de autónomos. Eso les implica pasar de tributar por menos del 5% de sus ingresos a pagar un aporte mínimo de $ 5.520 más el IVA de hasta el 21% y el impuesto a las ganancias del 25% al 35%. Como el tope de la categoría H (la máxima para los prestadores de servicios) sube 39% y las I, J y K (las más altas para quienes venden objetos), el 32%, la probabilidad de saltar de régimen es alta.

En 2021, la AFIP suavizó el temido tránsito de monotributista a autónomo. Notificó a más de 24.000 pequeños contribuyentes que hasta el 31 de diciembre pueden realizar la transición con menor carga tributaria y administrativa. Son personas que están en condiciones de ser excluidos del monotributo ya que, por ejemplo, sus ingresos brutos excedieron los límites establecidos o registraron ventas con tarjetas que superaron los máximos previstos. Pueden optar por convertirse en autónomos de forma voluntaria y así acceder a los siguientes beneficios: 

1) Reducción en la carga tributaria que consiste en créditos fiscales para IVA y gastos deducibles para Ganancias de hasta un 50% del monto tope de ingresos del monotributo.

2) Beneficios fiscales adicionales durante tres años. A lo largo de ese período gozarán de una reducción del saldo deudor que surja de la diferencia entre el débito y el crédito fiscal en cada período.

El contador Daniel Lejtman, del estudio Lisicki Litvin, destacó que la actualización de topes promedia el 52%, “con lo cual no deja prácticamente a nadie fuera de las condiciones de 2021”. Incluso si se pondera por la cantidad de monotributistas de cada categoría, el aumento promedio del máximo asciende al 61%, según la AFIP.

Otro contador, Jorge Gebhardt, coincide en que la mayoría de las alzas de topes supera la inflación de 2021, pero advierte: “El problema es que si la inflación de 2022 es del 50%, en julio será aproximadamente 25%. Si no se ajustan las escalas en julio, que no corresponde a menos que haya una nueva ley, se cae el parámetro muchísimo. En mi opinión, debería modificarse la ley y ajustar por trimestre o al menos por semestre”. Para su colega Abel Stang, el salto de categoría “depende de lo que cada uno pueda ajustar a sus clientes su facturación y del volumen de trabajo, cada monotributista es un mundo”. Admite que a los de las categorías más altas puede que les convenga “trabajar menos porque en el bolsillo les quedara más”.

Aquí, la nueva tabla de categorías y lo que cada monotributista deberá contribuir cada mes a partir del sábado:

AR

Etiquetas
stats