Análisis

Dónde se cargan la nafta y el gasoil más baratos y más caros del país

Estación de servicio de Axion, la petrolera de la británica BP, la china CNOOC y los Bulgheroni.

Los recientes aumentos selectivos de los precios de las naftas y el gasoil, mayores en algunas provincias que otras, encendieron el eterno debate sobre las diferencias de valores en los surtidores de la Argentina. Esas brechas son históricas y tienen que ver con factores estructurales, y no con decisiones políticas coyunturales, como las que influyen en las tarifas de la energía y el transporte público, menores en la capital y el conurbano que en el resto del país.

¿Cuánto impactan en los precios de bienes y servicios los aumentos de la nafta y el gasoil?

¿Cuánto impactan en los precios de bienes y servicios los aumentos de la nafta y el gasoil?

En el noroeste (NOA), Córdoba, Santa Fe y San Luis se registran los mayores precios del litro de nafta, entre $ 82 y 83,60, según un estudio que elaboró el consultor energético Luciano Caratori a partir de datos de todas las estaciones de servicio del país, que deben registrar los valores en la Secretaría de Energía. En la Patagonia, que está exceptuada del impuesto a los combustibles líquidos como medida de apoyo a la región, se abona entre 63 y 64. La exención también rige en La Pampa y el sur de las provincias de Mendoza y Buenos Aires. El promedio de Mendoza -que tiene refinería propia- y la ciudad de Buenos Aires -rodeada de refinerías y con alta competencia- pagan un valor menor que otros distritos, entre 74 y 76.

En el caso del gasoil, el NOA y San Luis abonan más, entre 77 y 78. En cambio, Córdoba y Santa Fe, altas consumidoras de diesel por su producción agrícola, no figuran entre las más caras. En la Patagonia se registran los menores valores, aunque con diversos rangos, desde los 64,50 a 65 de Tierra del Fuego hasta los 70 a 71 de Neuquén y Santa Cruz. En esta última franja también se ubican Mendoza, la ciudad de Buenos Aires y La Pampa, según el informe de Caratori, ex subsecretario de Planeamiento Energético y ex director nacional de Información Energética.

Si se comparan los valores de las tres principales marcas de combustibles de la Argentina, YPF, Axion y Shell, en cinco de las principales ciudades del país, se concluye que la petrolera estatal es la más barata. La única excepción es en la nafta súper de La Plata, donde Axion ofrece la más económica.

En las petroleras explican por qué hay diferencias de precios según la provincia. En primer lugar, la cuestión impositiva: en la Patagonia no se paga el impuesto a los combustibles líquidos. Además, en Tierra del Fuego no se tributa el IVA. En segundo término, la logística. En especial, en el NOA y el noreste (NEA) tienen fletes más caros, que incluye distribución por camiones y barcazas por el río Paraná. Por último, la política comercial de las empresas: a veces se toman decisiones de precios por la competencia, de modo de evitar que la demanda se vuelque exclusivamente a una marca y la deje sin abastecimiento. El experto Jorge Lapeña coincide con este análisis y agrega: "Las provincias que están lejos de las refinerías pagan más caro y donde hay menos competencia las empresas aprovechan a subir un poco los precios".

AR

Etiquetas
stats