Cumplir la meta fiscal con el FMI, más reservas y exportaciones e inclusión social, los objetivos del programa de Massa

Sergio Massa en su primera conferencia de prensa como Ministro de Economía

En una demorada conferencia de prensa, que se inició pasadas las 20 de este miércoles, el flamante ministro de Economía Sergio Massa anunció las primeras medidas de su gestión. Sin ninguna compañía sobre el escenario, señaló que el “desafío es enorme” y eligió desplegar un largo paquete de decisiones en torno a cuatro principios: orden fiscal, superávit comercial, fortalecimiento de reservas y desarrollo con inclusión.

“Tenemos sectores de la economía que están funcionando bien, pero tenemos un problema en nuestra responsabilidad como administradores”, dijo, a modo de análisis del punto de partida y de dardo solapado al ex ministro Martín Guzmán. “La autocrítica es preguntarnos por qué fallamos como administradores y plantear un orden”, señaló. 

Massa dijo que la responsabilidad que asumió el Gobierno es la de “unificar áreas clave para tener como país una mejor estrategia frente al mundo que nos toca vivir”. En este sentido, aseguró que la Argentina cuenta con los recursos necesarios –energías fósiles y renovables, alimentos– para convertir la crisis global en una “ventaja”. Contra las versiones que lo ponderaron como “superministro” o  la “bala de plata” del Frente de Todos, dijo: “No soy súper nada. Ni mago, ni salvador; vengo a trabajar de manera muy comprometida para que a la Argentina le vaya bien”. 

El nuevo ministro de Economía –ese es su cargo oficial aunque absorbió también las carteras de Agricultura y Desarrollo Productivo– señaló que es necesario “enfrentar la inflación con determinación” y la identificó como “la mayor causa de pobreza del país”, por lo que adelantó que todas sus medidas estarán orientadas a “combatir ese flagelo”. Advirtió que julio y agosto serán los meses con datos más altos de suba de precios, pero anticipó que a partir de ese pico los porcentajes comenzarán a descender. Una promesa similar a la que había hecho Guzmán tras el fogonazo inflacionario de marzo. 

Con sus funcionarios sentados en la primera fila, Massa recorrió uno a uno los “principios” de su programa y precisó cuatro medidas en cada uno de ellos, que se detallan a continuación: 

Orden fiscal 

• El ministro dijo que “se cumplirá la meta del 2,5% de déficit establecida por el presupuesto” y en el acuerdo con el FMI, y que se tomarán las medidas que sean necesarias para honrar ese compromiso. 

• No se utilizarán Adelantos del Tesoro por lo que resta del año, y anticipó que el lunes se le hará incluso un reintegro de $10.000 millones. 

• Rige el congelamiento de la planta del Estado para todos los sectores de la administración pública nacional centralizada. Según precisó, cada ministerio deberá presentar una declaración jurada mes a mes para corroborar el cumplimiento de la media, que será de acceso público. 

• Respecto de los subsidios a la energía, señaló que del proceso de inscripción en el registro se advierte que 4 millones de hogares argentinos renunciaron a ese beneficio. “Entre los casi 10 millones de hogares que sí pidieron el subsidio vamos a promover el ahorro de consumo. No solo por economía de las cuentas públicas, sino por progresividad del sistema y por eficiencia en el uso de los recursos; no podemos seguir con un esquema en el que quien más gasta más subsidio recibe”, dijo. 

Según especificó, para el caso de la energía eléctrica el Estado subsidiará hasta 400 kilovatios, lo que alcanzará al 80% de los usuarios, pero que eso solo implicará hasta un 50 por ciento del consumo residencial. Se buscará aplicar el mismo criterio –teniendo en cuenta las diferencias climáticas y costos regionales– para el gas. “En agua, la aplicación de la quita por segmentación se inicia en septiembre”, completó. A partir del lunes la Secretaría de Energía empezará a notificar a los hogares sobre estos nuevos criterios para que puedan conocer “los límites y las posibilidades que tienen de consumo”. 

Superávit comercial

• “Vamos a defender cada dólar de cada argentino”, dijo Massa. Para eso, se promoverán vía DNU regímenes especiales para los sectores de agroindustria, minería, hidrocarburos por aumento de producción, y de economía del conocimiento. “Habrá beneficios para todo lo que representa crecimiento de exportaciones”, puntualizó. Lo que refiera a temas impositivo saldrá, como manda la ley, por el Congreso. 

• El ministro anticipó que denunciará en la Justicia argentina y la unidad antilavado de Estados Unidos casos de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. Previamente, abrirán un período de 60 días para darle a las empresas bajo la lupa la posibilidad de “rectificar” las operaciones.

• Anunció el lanzamiento de un programa de crédito a tasas promocionales, y un esquema de garantías para primeros exportadores. “Queremos vender más trabajo argentino al mundo”.

• Se implementará un sistema de trazabilidad de comercio exterior para mayor control y transparencia en el uso de divisas para importaciones.

Fortalecimiento de reservas 

• Se acordó un esquema de adelanto de exportaciones con las cadenas de valor de la pesca, del agro, de la minería y otros sectores que ingresarán en los próximos 60 días por un total de US$5.000 millones que pasarán a engrosar las reservas del BCRA. Según dijo, ese es un compromiso que se cumplirá porque “está firmado”. 

• Se avanza en un desembolso por US$1.200 millones con organismos internacionales por programas vigentes. Y hay programas en en estudio. “En los próximos días se firmará con la CAF un desembolso por 750 millones de dólares adicionales”, dijo. 

• Habló de cuatro ofertas de créditos Repo para fortalecimiento de reservas, en referencia a un mecanismo por el cual una entidad compra bonos soberanos argentinos a cambio de la promesa de recompra e un plazo estipulado, con un interés. “Tres de instituciones financieras internacionales y un fondo soberano que vamos a estar resolviendo en las próximas tres semanas nos han acercado sus propuestas”, puntualizó.

• “Tuvimos hoy una primera reunión de trabajo con el FMI para continuar con los desembolsos previstos y encarar los desafíos”, informó Massa.

Desarrollo con inclusión

• En materia de jubilaciones, anunció que el 10 de agosto anunciarán  el índice de movilidad jubilatoria “con un refuerzo que ayude a los jubilados a superar el daño que les produce la inflación”.  

•Trabajo: “Vamos a convocar el jueves de la semana que viene a entidades empresarias y de trabajadores a los efectos de asegurar un mecanismo que permita recuperar ingresos en trabajadores del sector privado, que incluye la mejora de las asignaciones familiares”, un “reestudio”.  

• Planes: Massa dijo que encarará una política de reordenamiento de los planes sociales durante los próximos 12 meses, poniendo foco en tres ejes: la vuelta al mercado de trabajo, el fortalecimiento de cooperativas y la protección en caso de situaciones de vulnerabilidad.

El 15 de agosto el Ministerio de Desarrollo Social empezará una auditoría que realizarán las universidades. Quién no la cumpla recibirá la suspensión del plan. En paralelo, la liquidación se cruzará con las bases de datos de la ANSES. “Nuestra idea de país es que el plan sea la emergencia y el trabajo, permanente”.

Según detalló, la idea es que aquella persona que tenga un plan e ingrese a una empresa mantenga el plan por un año. El empleador paga la diferencia del salario más la ART y la obra social. “Al año el trabajador tiene que optar si se queda con el trabajo registrado o si vuelve al plan”, precisó.

• Crédito Argentino: se inició una unificación de los programas de crédito en una sola línea, que se llama Crédito Argentino, y que va a contener todas las políticas de promoción del crédito para los sectores productivos, pymes y comercio. Implica un total de $400.000 millones hacia fin de año.

Massa anunció que lanzará un “canje voluntario” para los vencimientos en pesos de los próximos 90 días, que finalizará el martes, y para el cual ya tienen –según aseguró– compromisos de adhesión de más del 60%. “Esto es para que aquellos que especularon con un reperfilamiento de deuda entiendan que no hay que llevar zozobra a la población”, lanzó. 

Por otra parte, dijo que se licitará el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, de Saliqueló a San Jerónimo, con financiamiento privado y anunció un programa para formar en los próximos 12 meses a 70.000 nuevos programadores.

Antes de cerrar la conferencia, Massa hizo dos convocatorias al diálogo. Por un lado, le habló al Congreso para pedir el “rápido tratamiento” de las leyes que benefician en términos impositivos a la Construcción, a la bio-nanotecnología, a la agroindustria y a la industria automotriz. Porque son, señaló, grandes generadores de empleo y crecimiento. “Y a la Mesa de Enlace, para sentarnos a trabajar juntos para el desarrollo de ese sector tan potente que integran los productores argentinos”. Consultado por posibles cambios en las retenciones a las exportaciones agropecuarias, dijo: “No nos antepongamos condiciones antes de sentarnos a negociar”.

Massa continuará mañana con la presentación del equipo que lo acompañará en la función. Resta conocer quién ocupará el cargo de viceministro y si habrá o no modificaciones en la Secretaría de Energía y entes reguladores, donde continúan en sus puestos funcionarios cercanos a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

DT

Etiquetas
stats