La industria de la alimentación se une para rechazar el acuerdo de precios que propone el Gobierno

La reformulación de Precios Cuidados, en debate.

El lunes por la noche, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, le envió a las grandes empresas de alimentación, bebida e higiene una lista de 1.650 productos para retrotraer su precio al 1º de octubre y congelarlo hasta el 7 de enero próximo. El listado estaba en un Excel con 26.000 filas porque cada artículo tiene un precio distinto según la provincia o la zona dentro del acuerdo de Precios Cuidados. Y Feletti les dio tiempo hasta este martes, es decir, 24 horas, para responder si tenían alguna observación para formular.

El misterio del 15 de noviembre

El misterio del 15 de noviembre

La respuesta de las compañías fue unificada en la voz de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), que preside Daniel Funes de Rioja, el mismo abogado laboralista que también conduce la Unión Industrial Argentina (UIA). Y fue dura. "Para un acuerdo, siempre se requiere diálogo", se tituló el comunicado que emitió la Copal esta tarde, mientras Feletti esperaba las contestaciones individuales de las firmas. La coordinadora de las cámaras de la alimentación reclamó un "diálogo genuino en lugar de instancias de definición unilateral".

"En la convocatoria recibida no están garantizadas las condiciones para conciliar las posibilidades de los sectores frente al pedido de estabilización de precios", continuó la Copal, que también viene sosteniendo una tensión con el peronismo gobernante por el proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos. "Los acercamientos realizados hasta el momento reflejan la falta de voluntad por parte de las autoridades para realizar un acuerdo con el sector. A pesar del esfuerzo realizado por las empresas en enviar sus propuestas de participación, las mismas no fueron tenidas en cuenta, así como tampoco fue considerado el pedido de generar un espacio de intercambio en lo inmediato, que permita clarificar las realidades y posibilidades de los distintos sectores y encontrar en conjunto un acuerdo sostenible", continuó la entidad que preside Funes de Rioja.

Feletti ha advertido que, si no hay acuerdo, aplicará el congelamiento a través de la ley de abastecimiento. Desde el entorno de Alberto Fernández y su jefe de Gabinete, Juan Manzur, hicieron trascender que no llegarán a ese extremo. Por las dudas, la Copal avanzó: “Frente a la amenaza de la aplicación de la Ley de Abastecimiento y las manifestaciones sobre codicia, hay que reconocer que la industria no es la causa de la inflación sino que sufre sus consecuencias. La realidad demuestra que las políticas de congelamiento de precios no logran resolver los desequilibrios macroeconómicos que dan origen a la inflación. Adicionalmente, resultan insostenibles ya que afectan el largo plazo para la continuidad productiva, dado que lleva a las empresas a producir a pérdida por no atender los innumerables aumentos de costos que viene afrontando el sector".

En la Secretaría de Comercio Interior aún no contestaron a la Copal. Por ahora sostienen que esperan que cada empresa responda a su requerimiento y admiten que si las observaciones sobre determinados precios sugeridos son pertinentes, darán un pasó atrás en sus pretensiones. En las empresas aseguran que la lista de 1.650 productos implica en promedio una rebaja del 25% de los precios actuales. En la cartera de Feletti advierten de que en los primeros 10 o 15 días de octubre las firmas han remarcado hasta un 20% los valores.

AR

Etiquetas
stats