Varados: tras una reunión breve y sin resultados, sube la tensión entre el Gobierno y las aerolíneas

Paola Tamburelli y Gastón Jaques en la reunión con representantes de IATA

Tal como ocurrió en el momento más álgido de la primera ola, la relación entre el Gobierno y las empresas aéreas atraviesa ahora un momento de fuerte tensión. Esta mañana autoridades del Gobierno nacional se reunieron de manera virtual con representantes de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que exigen una flexibilización del cupo de 600 ingresos diarios al país, pero no hubo avances. El encuentro duró menos de 10 minutos y estuvieron ausentes los principales autoridades de ambas partes. 

Por el lado de IATA, que representa a más del 80% de las aerolíneas del mundo, faltó Peter Cerdá, el vicepresidente para Latinoamérica. La ausencia se interpretó como una respuesta al reclamo no atendido de que la reunión se diera directamente con el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, que es quien firmó la decisión administrativa 643/2021, que limitó los ingresos. 

Por el lado del Gobierno no solo no estuvo Cafiero, sino que tampoco participó el Ministro de Transporte, Alexis Guerrera, que es quien los había convocado el miércoles pasado, cuando IATA declinó la reunión porque no iba a estar Cafiero. Fuentes oficiales interpretan el rechazo de la reunión inicial y la ausencia de Cerdá esta mañana como una falta de vocación para dialogar. "Se ve que tan preocupados no están con el tema", lanzaron. 

En esta oportunidad participaron, por parte del Gobierno, la titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), Paola Tamburelli, y el secretario de Planificación, Gastón Jaques. En tanto, en representación de IATA estuvieron María José Taveira, representante regional de la entidad en Argentina, Paraguay y Uruguay; Alejandro Muñoz Torres, miembro de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe de la IATA y Lars Pottgiesser, jefe de Desarrollo Comercial de IATA para la región de las América

"Por supuesto que IATA representa los intereses de las líneas aéreas. Ellos plantearon tratar de reducir las restricciones de los vuelos en la República Argentina. Explicamos que esto tiene que ver con el cuidado de la vida y la salud de los argentinos y argentinas", dijo, finalizada la reunión, Tamburelli. Para la titular de Anac las medidas oficiales responden a un análisis de la evaluación epidemiológica y las restricciones actuales apuntan a retrasar el ingreso de la variante Delta. 

"Desde el principio del encuentro dejaron en claro que no tenían información adicional que proporcionarnos, ya que no son ellos quienes toman las decisiones sobre los temas planteados", dijo a elDiarioAR Taveira, de IATA, en referencia a Tamburelli y Jaques.

Ayer, horas antes de que fueran convocados nuevamente por Transporte, IATA lanzó un comunicado en el que culpaba al Gobierno argentino de dejar "literalmente tiradas a unas 1.400 personas en diversos lugares del planeta” por cada día de restricciones". 

Para IATA “la incertidumbre es máxima ya que, a 10 días de haberse decretado esta medida, el Gobierno argentino no ha autorizado todavía ninguna operación aérea posterior al 12 de julio e incluso desconocemos si extenderá las limitaciones actuales de los vuelos a partir del 9 de julio". "Lo único que tenemos claro hasta ahora es que los vuelos autorizados no alcanzan para poder traer de vuelta a los miles de pasajeros varados”, señalaron.  

DT

Etiquetas