YPF obtuvo el apoyo del 60% de los tenedores del bono 2021 y espanta el fantasma del default

El ahorro en el pago de intereses que obtuvo YPF irá a inversiones

YPF logró reducir sus pasivos luego de un proceso de negociación sofisticado con sus acreedores que se extendió durante 35 días febriles en los que el fantasma del default sobrevoló sobre la empresa más endeudada de la Argentina.

Luego de lanzar una oferta de canje de deuda por hasta US$ 6.200 millones en bonos que fue modificada en cuatro oportunidades, la petrolera consiguió su objetivo de mínima: refinanciar exitosamente el bono que vence en marzo próximo luego de obtener el apoyo del 60% de los tenedores del papel. Adicionalmente, la petrolera alcanzó un nivel de participación de la totalidad de bonos cercana al 32%, con lo que mejorará substancialmente el perfil de su deuda.

En principio, al obtener el apoyo mayoritario de los tenedores del bono 2021, la compañía logró cumplir con las condiciones que le impuso el Banco Central para darle acceso a los dólares necesarios para cumplir sus obligaciones: la refinanciación del 60% de ese bono.   

Para hacer frente al resultado del canje, YPF emitirá nuevos bonos con vencimiento en el 2026, 2029 y 2033 por aproximadamente US$ 2.100 millones. Con este resultado, YPF logra la refinanciación temprana de pagos de capital e interés acumulado hasta diciembre de 2022 por un total de US$ 630 millones que podrá destinar a inversiones productivas.

El acuerdo para evitar el default de la compañía llegó en tiempo de descuento, y después de negociaciones febriles que se prolongaron durante el sábado fin de semana pasado. Un grupo de acreedores duro, liderado por el fondo Fidelity Investments se opuso hasta el domingo a la noche a la tercera oferta mejorada que presentó la petrolera la madrugada del martes 2 de febrero. El acuerdo alcanzado la noche del domingo pasado no podía prolongarse hasta el lunes ya que mañana 12 de febrero es la fecha del settlement, es decir el último plazo para que se materialice el canje de los bonos viejos por los nuevos papeles que ofrece la petrolera sin que incurra en un evento de default. Las partes sellaron el acuerdo verbal a las 7 de la tarde del domingo y en línea con ese acuerdo, YPF mejoró por cuarta vez su oferta lanzada el 7 de enero ofreciéndole más efectivo pero menos bonos a los acreedores del bono que vence en marzo para que aceptaran el canje. A las 11 de la noche, YPF envió un comunicado oficial anunciando los términos mejorados de su oferta modificada por cuarta vez y el grupo duro emitió otro comunicado anunciando que aceptaría la oferta para canjear únicamente sus papeles del bono 2021.

 La nueva oferta mejorada por YPF para ese papel consistí de un rebalanceo entre la cantidad de bonos garantizados al 2026 y el dinero en efectivo que recibirán los tenedores de los bonos 2021. YPF pasó de ofrecer US$ 15,8 en cash más 94,9 del nuevo bono 2026 a ofrecer US$ 40,8 en cash más 69,9 del nuevo bono con vencimiento en 2026 que está garantizado por exportaciones y tiene una prenda sobre los activos de YPF Luz. 

Como anticipó, el grupo de bonistas duros liderado por Fidelity sólo canjeó los bonos que vencen el 23 de marzo para evitar el default técnico de la empresa pero se quedó con los bonos que vencen en el 2024 y en el 2025 para no concederle a la petrolera controlada por el Estado una quita en su deuda que ellos consideran excesiva, oportunista y hostil, aseguró una persona con conocimiento directo de los planes del grupo de acreedores. La empresa y esos bonistas volverán a renegociar en 2024.

Etiquetas
stats