Salud

Por qué la yerba mate puede ser mejor que el café

Mate

Darío Pescador

0

La cafeína es la droga psicoactiva más usada en todo el mundo. Lo que cambia de un lugar a otro es la forma de administración. Alrededor de 1.000 millones de personas toman café a diario, pero no es la fuente de cafeína más usada. Otros 2.000 millones de personas prefieren beber té (sí, el principio activo del té, aunque durante años se llamó teína pensando que era diferente, es en realidad cafeína). 

Sin embargo, en varios países de Latinoamérica, especialmente Uruguay, Argentina, Paraguay y Brasil, la infusión carenada preferida es otra: la yerba mate. También llamada cimarrón, la especie Ilex paraguariensis, ya era cultivada por los indígenas guaraníes y tupíes mucho antes de la colonización europea de América. Los jesuitas descubrieron pronto su potencial comercial y extendieron su uso a otros países, incluida la Corona Española aunque, por desgracia, no hemos conservado esta costumbre. 

Hoy en día, además de los países mencionados, la yerba mate es popular en la comunidad drusa y alauita en Siria y Líbano, donde se importa gracias a los inmigrantes sirios que llegaron a Argentina en el siglo XIX. Pero esta situación puede que cambie pronto porque esta infusión se está haciendo popular en todo el mundo gracias a sus propiedades, que son mucho más interesantes que las del café.

La cafeína y sus acompañantes

Los efectos de la cafeína en el cerebro son variados. Por un lado, actúa bloqueando los receptores de la adenosina, un neuromodulador que induce el sueño, y también incrementa la adrenalina. De este modo, nos mantiene despiertos y en alerta. Además, aunque no aumenta la dopamina directamente, hace aumentar sus receptores y su sensibilidad. Es decir, con el café, la dopamina, el neurotransmisor que nos motiva a hacer cosas, funciona mejor. Todos estos efectos combinados hacen que la cafeína sea un poderoso estimulante, pero tiene efectos secundarios indeseables: interfiere con el sueño, produce nerviosismo e incluso, a altas dosis, una empanada mental

En el té, la cafeína viene acompañada de L-teanina, un aminoácido que tiene efectos calmantes. La L-teanina produce relajación sin sedación, con lo que modula los efectos de la cafeína y produce menos nerviosismo que el café. ¿Y en la yerba mate? Además de la cafeína, el otro alcaloide presente significativamente en la yerba mate es la teobromina, el mismo que contiene el chocolate. La teobromina tiene unos efectos similares a la cafeína, pero más suaves. 

Una taza de yerba mate contiene unos 85 mg de cafeína, más que una taza de té, pero menos que la misma cantidad de café. Aunque no hay estudios al respecto, los consumidores de yerba mate dicen que les mantiene alerta pero, al contrario que el café, sin provocar nerviosismo.

Los otros efectos saludables de la yerba mate

De lo que sí hay estudios es de sus otros efectos beneficiosos, entre ellos, el más notable es el rendimiento deportivo y el consumo de grasa en el organismo. En un estudio, los sujetos que recibieron una cápsula de 1 gramo de hojas de yerba mate molida justo antes del ejercicio quemaron un 24% más de grasa durante el ejercicio, lo que permite mantener el rendimiento durante más tiempo.

El efecto sobre la grasa se ha observado en otros estudios que indican que la yerba mate podría prevenir la obesidad. Por ejemplo, se ha visto que reduce tanto el número de células de grasa como la cantidad de grasa que almacenan. Por otro lado, también combate la resistencia a la insulina, una alteración asociada a la obesidad que puede terminar convirtiéndose en diabetes. 

La yerba mate tiene efectos antiinflamatorios gracias a su contenido en saponinas. También tiene efectos bactericidas y puede proteger contra las infecciones por salmonella. Por si fuera poco, puede proteger el corazón de infartos, porque reduce del estrés oxidativo, que es la causa principal de las enfermedades cardiovasculares, y reduce los niveles de colesterol

La yerba mate contiene diversos polifenoles, los mismos compuestos antioxidantes que también son responsables las propiedades saludables del aceite de oliva, los frutos rojos, las verduras de hoja verde oscuro y las hierbas aromáticas. Por último, se cree que los compuestos de la yerba mate podrían actuar como inhibidores de la monoamina oxidasa, que es el mecanismo de acción de ciertos antidepresivos, aunque de momento este efecto solo se ha observado en ratas.  

Si te animas a probar, la forma más común de consumirla es el mate, una infusión que se prepara en un recipiente llamado mate o porongo, con agua a 80 grados (no hirviendo) y que se bebe sorbiendo por una “bombilla”, una pajita metálica con un filtro en el extremo. Se puede añadir agua caliente a las mismas hojas varias veces, y añadir limón, leche o azúcar quemada.

* Darío Pescador es editor y director de la revista Quo y autor del libro Tu mejor yo publicado por Oberon.

¿En qué se basa todo esto?

DP

Etiquetas
stats