China inicia maniobras militares antes de la posible llegada de Pelosi a Taiwán

Nancy Pelosi, en una imagen de archivo.

elDiario.es / EFE


0

Un buque destructor del Ejército chino se estacionó la madrugada de este martes a unos 80 kilómetros de las costas de la isla Lanyu, situada al sureste de Taiwán, según informa la agencia de noticias de la isla CNA. El buque fue visto escoltado por una fragata a las 04:00 hora local.

Todo x 2 pesos

Todo x 2 pesos

Fuentes militares citadas por la agencia aseguraran que, además, otros destructores, buques de inteligencia y fragatas de misiles del Ejército Popular de Liberación (Ejército chino) fueron avistados “en los últimos dos días” en las aguas cercanas a la ya mencionada isla Lanyu y a 88 kilómetros la ciudad de Hualien, en la costa este de Taiwán.

Los acercamientos de embarcaciones chinas se producen a la espera de la posible llegada de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, la octogenaria Nancy Pelosi, demócrata y correligionaria católica del presidente Joe Biden, a Taiwán en las próximas horas. Es una visita no anunciada dentro de la gira que lleva a cabo por Asia.

Si bien ni la Casa Blanca ni la delegación de Pelosi, que viaja acompañada por un equipo de congresistas, lo han confirmado, medios taiwaneses informan este martes que se espera que la estadounidense aterrice en Taiwán, en el aeropuerto de Songshan, la noche del martes, sobre las 22:20 hora local (16:20 hora española). The Guardian también ha confirmado, a través de varias fuentes, que se espera que Pelosi aterrice en Taipei este martes por la noche y se reúna con la presidenta Tsai Ing-wen el miércoles.

Desde que medios estadounidenses y taiwaneses avanzaran la posibilidad del viaje de Pelosi, representantes chinos tanto militares como civiles han avisado de posibles consecuencias del viaje de la funcionaria.

El portavoz del Ministerio de Defensa de China, Tan Kefei, declaró la semana pasada que el Ejército chino “no se quedará de brazos cruzados” si se produce la visita de Pelosi.

El destructor chino detectado esta martes en Lanyu, también conocida como “isla Orquídea” y situada a 64 kilómetros de Taiwán, tiene un radio de vigilancia de 380 kilómetros a nivel del mar y de hasta 560 kilómetros si monitorea el espacio aéreo a su alrededor, según expertos en defensa citados por CNA.

El Ministerio de Defensa de la isla ha explicado que ha utilizado “métodos conjuntos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento para registrar y controlar los posibles movimientos del enemigo”.

El Ministerio de Defensa de Taiwán ha dicho este martes que tiene un conocimiento completo de las actividades militares cerca de Taiwán y que enviará fuerzas de manera apropiada en reacción a las “amenazas enemigas”, según recoge The Guardian. El ministerio añadió que había hecho varios planes no especificados en caso de emergencia.

Maniobras militares

Varios aviones de guerra chinos han volado este martes por la mañana cerca de la línea que divide el estrecho de Taiwán, según Reuters. Citando a una fuente anónima, la agencia ha informado de que varios buques de guerra chinos habían permanecido cerca de la línea divisoria no oficial desde este lunes.

La fuente dijo que tanto los buques de guerra como los aviones chinos “apretaron” la línea mediana este martes por la mañana, un movimiento inusual que la persona describió como “muy provocativo”. Según esta fuente, los aviones chinos realizaron repetidamente movimientos tácticos de “tocar” brevemente la línea divisoria y volver en círculos al otro lado del estrecho, mientras que los aviones taiwaneses estaban en espera en las cercanías. Ningún avión de ambas partes suele cruzar esa línea.

Los aviones chinos abandonaron la zona por la tarde pero los barcos se quedaron, añadió la fuente de Reuters.

Además, la Administración de Seguridad Marítima de China ha anunciado maniobras militares en el Mar Meridional de China y en el mar de Bohai para los próximos días.

Medios estatales chinos se han hecho eco este martes de los avisos publicados este lunes por la Administración al respecto de las maniobras, que se prolongarán entre este martes y el sábado en el caso de las del Mar Meridional de China y desde el lunes hasta el jueves en el de las del mar de Bohai, situado en el norte de China.

El anuncio avisa de que las áreas en las que tendrán lugar las maniobras permanecerán cerradas al tráfico marítimo. Los ejercicios en el Mar Meridional de China sucederán cerca de las costas de la isla sureña china de Hainan, ubicada a algo más de 1.000 kilómetros de Taiwán.

Taiwán se prepara

En respuesta a las maniobras chinas, Taiwán ha aumentado su nivel de alerta para el combate, según ha informado este martes CNA.

Este nivel de alerta se mantendrá hasta este jueves a mediodía pese a que las autoridades taiwanesas no han ajustado oficialmente el nivel al de “emergencia”, explica la agencia. La categoría podría cambiar en los próximos días “dependiendo del nivel de amenaza que suponga el Ejército chino”.

China reclama la soberanía sobre la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Taiwán, con quien el país norteamericano no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y EEUU, debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas de Taiwán y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con el gigante asiático. 

La posible visita a Taiwán de Pelosi –conocida por mantener una firme postura frente a los “abusos” que denuncia por parte de Pekín– ha elevado la tensión entre las dos primeras economías mundiales.

Durante la conversación telefónica que mantuvieron la semana pasada, el presidente chino, Xi Jinping, pidió a su homólogo estadounidense, Joe Biden, que “no jugase con fuego” y acatase el principio de una sola China, reiterando la oposición de Pekín “a la independencia de Taiwán” y a “las injerencias externas”.

“Línea roja” para China

En medio de la polémica, China ha prohibido en la últimas hora la importación de más de cien productos alimenticios y agrícolas de Taiwán, alegando, sin dar más detalles, que estas compañías violaban “regulaciones importantes”.

El Gobierno chino, a través de su representante en las Naciones Unidas, Zhang Jun, reiteró este lunes que la posible visita a Taiwán de la presidenta de Pelosi, “socavará, si se lleva a cabo, la relación entre China y Estados Unidos”.

En una rueda de prensa, Jun dijo que esa posible visita de Pelosi puede calificarse de “peligrosa y provocadora si EEUU insiste en hacerla”, ya que “definitivamente mina el principio de la soberanía china y de nuestra integridad territorial”.

Si se produce, “EEUU debe asumir todas las consecuencias”, a pesar de que los periodistas le recordaron que la agenda de Pelosi no la diseña el Departamento de Estado y que los poderes ejecutivos y legislativos son independientes.

China “tomará medidas firmes y enérgicas”, pero se negó a especificar cuáles serían a preguntas de los periodistas. “Haremos todo lo que esté en nuestra mano para defender nuestra soberanía (sobre Taiwán)”, que calificó de “línea roja” para el Gobierno chino.

AGB

Etiquetas
stats