Desde EE UU y Europa hasta los vecinos sudamericanos adoptan ayudas económicas ante la nueva ola del Covid-19

Protesta por los 300.000 muertos por Covid-19 en Brasil, donde se reinstauró la ayuda a los más pobres.

El gobierno argentino no está previendo cierres de actividades económicas, como otros países lo hicieron ante la segunda o la tercera ola del Covid-19, y si lo tuviera que hacer, apuntaría a paralizaciones de establecimientos determinados, a los que planea auxiliar. Esas ayudas se financiarán con emisión de deuda y si no alcanzara, con impresión de moneda, que a su vez el Banco Central buscaría absorber con letras. ¿Qué ocurre en otros países americanos y europeos que están enfrentado situaciones similares? Para empezar, muchos de ellos han dispuesto aislamientos y, frente a ello, han desplegado medidas de compensación económica.

Vizzotti aseguró que “la segunda ola es un hecho” antes de definir restricciones

Vizzotti aseguró que “la segunda ola es un hecho” antes de definir restricciones

* Estados Unidos: aprobó el mes pasado un Plan de Rescate por US$ 1,8 billones, el equivalente al 8,8% de su PBI, que consiste en inversión sanitaria y ayudas a familias, comunidades y empresas. Entre las medidas incluidas, el paquete extiende los beneficios a los desempleados, incluidos algunos suplementos complementarios a los habituales, le transfiere US$ 1.400 a personas vulnerables, asiste a estados y municipios, agrega recursos al programa de vacunación y aumenta el fondeo para la reapertura de escuelas. 

* Francia: el presupuesto 2021 votado en diciembre pasado prorrogó medidas de contención equivalentes al 0,7% del PBI e incluyó un plan de recuperación económica que prevé 100.000 millones de euros por dos años para la transformación ecológica, el incremento de la competitividad y el apoyo a la integración social y territorial. El 40% será financiado por un Fondo de Recuperación de la Unión Europea. 

* Italia: el mes pasado aprobó un nuevo plan de estímulo por 32.000 millones de euros para prorrogar las ayudas a compañías y trabajadores independientes afectados -son proporcionales a las pérdidas de 2020- y para impulsar la reactivación. También extendió la prohibición de despidos y un régimen de contratos laborales de corta duración. Además, a fines de 2020 se ampliaron hasta junio medidas para sostener la liquidez crediticia, como garantías y moratorias. 

*Alemania: adoptó el mes pasado un presupuesto suplementario para combatir la crisis económica y favorecer la recuperación por 60.000 millones de euros, equivalente al 1,7% de su PBI. El nuevo paquete incluye ayudas a familias, trabajadores jóvenes y empresas perjudicadas, de modo que recuperen el 75% de sus pérdidas. También dispuso la extensión del acceso a garantías y de la devolución de impuestos, así como ayudas al gasto sanitario.

* Unión Europea: en diciembre pasado, se creó un fondo de recuperación llamado Nueva Generación que consiste en 750.000 millones de euros para garantías y préstamos para los países miembros para el periodo 2021/2023. El 30% se destinará a gastos contra el cambio climático. Después de haber prohibido a los bancos que repartieran dividendos entre sus accionistas, el Banco Central Europeo permitió en diciembre pasado que lo hicieran pero bajo estrictos límites.

* Chile: el mes pasado, prorrogó medidas en favor de la clase media y los pobres que sufran caídas de ingresos por un monto equivalente al 2% del PBI. Las ayudas a la población de ingresos medios ha incluido créditos blandos, postergación de pagos de créditos hipotecarios, subsidios a inquilinos y transferencias directas. 

* Brasil: pese a que el presidente Jair Bolsonaro sostenía a principios de año que su país estaba quebrado y no podía ayudar más, ahora reinstauró de abril a julio próximo el programa de Ayuda de Emergencia, que contempla giros de efectivo a los trabajadores informales y de bajos ingresos, aunque en montos menores y con una cantidad inferior de beneficiarios que en el periodo de marzo a diciembre de 2020. El año pasado, el plan abarcó a 68 millones de personas por US$ 110 mensuales, pero ahora llegará a 45 millones por entre US$ 27 y 67 ante la menor disposición de recursos fiscales. 

* Uruguay: el mes pasado, extendió algunas de las medidas de emergencia, incluida la prórroga de las garantías crediticias, del seguro de desempleo y de la eximición tributaria para pequeñas empresas, el incremento de la asistencia de las personas más vulnerables y la continuidad de los incentivos a la inversión.

* Perú: ante la segunda ola, se anunciaron transferencias de efectivo por US$ 160 a hogares en áreas donde volvieron los confinamientos por una suma equivalente al 0,4% del PBI. También se retrasó por dos meses el vencimiento de gravámenes a empresas e individuos. Además, se elevó el gasto sanitario en 0,5% del PBI, se extendió un programa de garantías crediticias para familias y pymes, se expandieron préstamos a compañías, incluidas las de turismo, se prorrogó por un año el periodo de gracia y de pago de un financiamiento llamado Reactiva Perú, se reforzaron las partidas para obras públicas y asistencia alimentaria, se relajó la disciplina fiscal para municipios y se lanzó un plan para proveer Internet gratis a determinadas comunidades, incluidas las rurales, y reducir la brecha de infraestructura digital. El banco central mantiene relajadas hasta este mes las exigencias de reservas adicionales a los bancos que prestan en moneda extranjera, así como otras medidas para incrementarles la liquidez.

* Paraguay: para 2021, el gobierno propuso un Plan de Recuperación Económica por US$ 2.300 millones que contempla inversión, gasto social y financiamiento del sector privado. 

* Colombia: El Comité Consultivo de la Regla Fiscal permitió al gobierno suspender en 2020 y 2021 las normas que le imponen disciplina. Por eso, para este año se prevé un déficit fiscal del 8,6% del PBI. El presupuesto incluye medidas de reactivación, la prórroga de los planes de ayudas a familias y empresas y un alza de la inversión en infraestructura. Los fondos de emergencia que no fueron gastados en 2020 pueden usarse en 2021. La Superintendencia Financiera permitió reperfilar créditos, lo que contempla periodos de gracia, alargamiento de plazos y congelamiento de tasas de interés.

AR

Etiquetas
stats