Guerra en Ucrania

El Parlamento votará en Moscú una ley que prohíbe adoptar menores de Rusia a familias de “países inamistosos”

Fachada del palacio de la Duma Estatal en Moscú, Rusia.

elDiarioes / EFE

Moscú, Rusia —

0

“Ya son muchos años que el 'Occidente Colectivo' suplanta las nociones del bien y el mal, destruye los valores familiares tradicionales y los principios morales. 'Quieres vencer a un pueblo, educa a sus niños'”. Así se lee en la nota aclaratoria remitida por los diputados en el proyecto de ley que prohíbe la adopción o custodia de niños rusos por familias de países “inamistosos”, es decir, aquellos que adoptaron sanciones contra Rusia después de las operaciones militares en Ucrania iniciadas el 24 de febrero por orden del Kremlin.

Al aludir a los países que han cometido acciones “inamistosas” contra Rusia, se refieren a los que han adoptado medidas restrictivas por la campaña militar rusa en Ucrania, es decir todos los países de la Unión Europea (UE) y otros como Canadá, Japón, Australia, Gran Bretaña o Corea del Sur.

Precisamente, países afectados como España, Italia y Francia han sido tradicionalmente los que más niños rusos han acogido, aunque esa cifra se redujo muy considerablemente desde que en 2012 el Gobierno obligara a dichos países a suscribir convenios bilaterales de adopción. “Entregar a nuestros niños para su educación en países inamistosos es un revés para el futuro de la nación”, añade la nota.

EEUU tiene prohibido adoptar menores rusos desde que Moscú aprobara hace diez años la ley de “Dima Yákovlev”, en memoria de un niño ruso que murió en ese país por negligencia de su padre adoptivo.

El proyecto de ley permite excluir de la lista de países a los que se prohíbe adoptar a aquellos que renuncien en un futuro a dar pasos “inamistosos” contra el Kremlin.

Los autores de la iniciativa, que pertenecen a todos los partidos con representación en la cámara baja del Parlamento ruso, menos el partido del Kremlin, Rusia Unida, precisan que no quieren prohibir completamente la adopción extranjera.

Además, no descartan continuar la cooperación con aquellos países cuyas familias ya hayan adoptado niños rusos.

El Gobierno ha reconocido que en Rusia hay casi 300.000 huérfanos y que, una vez alcanzan la mayoría de edad, deben esperar una media de siete años a recibir una vivienda.

Etiquetas
stats