Twitter suspendió el pago para verificar cuentas después de que perfiles falsos desataron el caos

Una imagen de la cuenta de Twitter de Elon Musk.

elDiarioAR

0

Twitter paralizó su servicio de pago 'Blue', que otorgaba desde hace unos días a los suscriptores de Estados Unidos el símbolo azul que los identifica como usuarios verificados y que antes de la llegada de Elon Musk a la empresa podía obtenerse de forma gratuita. La empresa dio marcha atrás a la polémica medida después de que miles de perfiles falsos y cuentas parodia compraron el distintivo.

Contra "zurdos", "progres" y "feministas": la cruza de consignas que une a la nueva derecha en Twitter

Contra "zurdos", "progres" y "feministas": la cruza de consignas que une a la nueva derecha en Twitter

La opción de pagar ocho dólares mensuales para tener acceso al símbolo de cuenta verificada, que hasta ahora había distinguido a perfiles relevantes con una identidad confirmada, facilitó a numerosos usuarios suplantar a otros a modo de broma o con fines fraudulentos. Compañías como Nintendo, la farmacéutica Eli Lilly o la propia Tesla que dirige Musk vieron cómo usuarios que lucían el 'tick' azul de verificación se hacían pasar por ellas durante horas.

Eli Lilly sufrió importantes pérdidas económicas por el caos con las cuentas verificadas. Un perfil se hizo pasar por la compañía y obtuvo el 'tick' azul. Acto seguido, publicó que la empresa entregaría insulina gratis a todos su clientes. Sus acciones cayeron un 4% durante el día. La empresa pidió disculpas en su perfil real a todos aquellos que se han “confundido” con los mensajes lanzados desde otra cuenta “falsa” de Lilly. “Nuestra cuenta oficial es @LillyPad”, aclararon.

La compañía Lockheed Martin, uno de los mayores proveedores de armas del mundo, también sufrió estos días importantes caídas en bolsa producto de uno de estos 'trolleos'. “Vamos a detener todas las ventas de armas a Arabia Saudi, Israel y los Estados Unidos hasta que se analicen en profundidad todas las denuncias sobre sus abusos contra los derechos humanos”, rezaba el viernes la oficiosa cuenta @LockheedMartini, que a pesar de ser falsa contaba con la verificación azul. Las acciones de la empresa sufrieron una caída de casi el 4% en los últimos días.

También hubo casos más divertidos. El viernes, la cuenta que representa a Jesucristo–en forma de parodia, lógicamente– lucía la flamante insignia azul reservada para perfiles de “interés público, auténticos, relevantes y activos”.

De este modo, la posibilidad de suscribirse a Twitter Blue había desaparecido este sábado en Estados Unidos para los usuarios no verificados, aunque la compañía no hizo ningún anuncio al respecto.

En su web, Twitter sí deja claro que cualquier cuenta creada desde el 9 de noviembre, cuando se puso en marcha el nuevo sistema de verificación, no podrá suscribirse ahora a Twitter Blue. Según un mensaje interno visto por la web tecnológica Platformer, Twitter optó por paralizar el servicio y frenar el acceso a la verificación de pago “para ayudar a dar respuesta a problemas de suplantación”.

Mientras el caos se sucedía –la cuenta supuestamente oficial del expresidente de EEUU George W. Bush decía que extrañaba disparar contra iraquíes–, Twitter tomaba medidas de contención improvisadas. Por ejemplo, impidió el miércoles, de forma momentánea, que los usuarios puedan cambiar su nombre. La rapera Doja Cat, por ejemplo, había modificado su nombre como 'Christmas' a poco más de un mes de la Navidad.

Tras darse cuenta de que no podía cambiarlo le pidió a Musk en un tuit que le dejara cambiarlo: “No quiero ser navidad para siempre @elonmusk por favor ayúdame he cometido un error (sic)”. El propietario de Twitter le dijo que podía hacerlo y de forma inmediata Doja Cat se puso como nombre “Elon Musk”, según cuenta el diario The New York Times. El viernes, el perfil verificado de la rapera era “fart”. El rotativo estadounidense cifra en 140.000 las cuentas que se habían apuntado a Twitter Blue hasta el jueves.

El jueves, Twitter anunció algunos cambios. Entre ellos, que recuperó la etiqueta de “oficial” para distinguir algunas cuentas, una marca que había creado esta semana, pero que horas después había sido cancelada por orden directa de Musk. Aparentemente, únicamente los anunciantes en la red social están recibiendo ahora este distintivo, que busca combatir el problema de los impostores.

Hasta ahora no hay una versión oficial completa de lo que pasó en las últimas horas ni de lo que va a suceder en el futuro. Musk ha tuiteado en las últimas horas para aclarar que la plataforma está preparando un sistema para identificar a las cuentas parodia. Según contó, llevarán ese explicativo no solo en la bio, también junto al nombre. “Vamos a añadir un sufijo 'parodia' para aclarar”, añadió.

Poco antes lanzó críticas a los medios de comunicación masivos, a la “élite mediática, por querer impedir el supuesto objetivo de su empresa de impulsar el 'periodismo ciudadano'”. “Los medios de comunicación seguirán prosperando, pero la creciente competencia por parte de los ciudadanos les forzará a ser más precisos, toda vez que su oligopolio va mermando”, escribió. En las últimas horas también reiteró que pronto los 'bots' serán eliminados de la plataforma.

Despidos masivos

El caos de las últimas horas completa dos semanas de auténtico caos en la compañía desde la llegada del hombre más rico del mundo. Musk, que compró la tecnológica por 44.000 millones de dólares, anunció el pasado 5 de noviembre el despido de miles de trabajadores en Estados Unidos, Europa y Asia. La explicación, en un tuit, fue: “No hay más remedio”.

Poco antes, el multimillonario había argumentado que la compañía había tenido una drástica caída de ingresos, que atribuyó a una estampida de los anunciantes por culpa de “grupos de activistas” que supuestamente presionan a las empresas para retirar la publicidad. Volkswagen y General Motors anunciaron que dejan de anunciarse en la plataforma, aunque esta última a la espera de ver “la dirección” que toma la red social.

Otras grandes empresas de publicidad también recomendaron a sus clientes que suspendan temporalmente su publicidad en Twitter por las preocupaciones sobre la capacidad de la empresa de monitorear su contenido, según informó The Wall Street Journal.

Además de los despidos y los 8 US$ al mes a cambio del distintivo azul, la compañía ya había comenzado a experimentar con una suscripción mensual de 5 dólares hace algunos meses, con beneficios para los usuarios como la posibilidad de editar tuits o personalizar su pantalla de inicio.

Con información de agencia de noticias EFE

Etiquetas
stats