Opinión

¿Estados Unidos como paraíso fiscal? El caso del presidente ecuatoriano Guillermo Lasso 

Guillermo Lasso al asumir la presidencia de Ecuador

0

Si usted es político y necesita ocultar su dinero de las autoridades fiscales de su país, puede optar por esconder sus dólares en uno de los lugares más seguros del mundo, dentro del sistema bancario de los Estados Unidos de América. El país más poderoso del mundo protegerá su dinero y guardará sus secretos. ¿Por qué arriesgarse en otro lugar cuando puede ocultar sus activos en Dakota del Sur, Florida o Delaware? 

Y hay más: el gobierno de Estados Unidos puede proporcionarle un apoyo político vital cuando enfrente problemas en su país. Caso paradigmático: Ecuador, donde el presidente Guillermo Lasso se enfrenta a un gran escándalo a raíz de las revelaciones de los Pandora Papers sobre sus activos en el extranjero. El 19 de octubre, el secretario de Estado de Estados Unidos Antony Blinken realizó una visita especial a Ecuador, lo que el gobierno ecuatoriano se apresuró a presentar como una muestra de apoyo al atribulado presidente. 

El 10 de octubre, la Asamblea Nacional de Ecuador abrió una investigación formal sobre las finanzas del presidente. La comisión legislativa que investiga a Lasso busca establecer si violó una ley que prohíbe a los funcionarios públicos, incluidos los presidentes, tener activos en paraísos fiscales. 

La ley se remonta a 2017, cuando el gobierno realizó un referéndum en el que preguntó a los ecuatorianos si estaban de acuerdo con que “¿para desempeñar una dignidad de elección popular o para ser servidor público, se establezca como prohibición tener bienes o capitales, de cualquier naturaleza, en paraísos fiscales?”. El 55% de los ecuatorianos dijo "sí". Los funcionarios públicos tuvieron un año para cumplir la ley o enfrentarse a la destitución. 

Recibí nuestro newsletter El mundo es azul como una naranja
Un resumen semanal de política internacional en mil palabras. Por Alfredo Grieco y Bavio.

Es gratuito y podés darte de baja en cualquier momento.

Cuando en 2016 salió a la luz la información de que Lasso controlaba un complejo entramado de activos en las Islas Caimán, Florida y Delaware, su primera reacción fue negarlo. "Eso es mentira", dijo Lasso en repetidas ocasiones en entrevistas televisivas (aunque admitió tener un banco en Panamá). Pero, meses después, anunció que efectivamente repatriaría sus activos en el caso de ser elegido a la presidencia. 

Lasso no salió elegido en 2017. Pero cuando anunció que se presentaría de nuevo a las elecciones de 2021, la prohibición de tener activos en paraísos fiscales ya era ley. Lasso tuvo que presentar una declaración juramentada de que no tenía ningún activo de este tipo y su candidatura fue aprobada. 

Los Pandora Papers aportan nuevas pruebas de que Lasso ha tenido durante mucho tiempo una laberíntica red de empresas ficticias registradas en jurisdicciones problemáticas. La nueva filtración también añade una serie de entidades antes desconocidas a la lista de activos previamente identificados, incluyendo nuevas empresas en Dakota del Sur. 

La primera reacción de Lasso ante esta filtración fue anunciar en su discurso televisado del 5 de octubre que la información de los Papeles de Pandora era obsoleta y que desde entonces había repatriado todos sus activos a Ecuador. Pero en una entrevista del 13 de octubre, Lasso pareció desmentir esa afirmación. 

En los últimos días, las declaraciones de Lasso se han vuelto cada vez más volátiles. El 13 de octubre, acusó a los 600 periodistas del consorcio ICIJ que están detrás de los Pandora Papers de formar parte de un "complot internacional" y de una "concertación para atacar a líderes políticos". Acusó a George Soros de estar detrás de la supuesta trama, y denunció a la cadena de televisión por cable alemana Deutsche Welle de obrar en su contra. Significativamente, tras su promesa inicial de cooperar con la investigación parlamentaria, Lasso se negó a asistir a la audiencia de la comisión cuando fue citado el 20 de octubre. 

Luego, el 25 de octubre, se hicieron públicos documentos oficiales panameños que demuestran que, en octubre de 2020, Lasso transfirió sus acciones en su banco en Panamá a sus hijos. Los documentos confirman que Lasso aún poseía esas acciones al momento de inscribir su candidatura en septiembre de 2020. Son además evidencia de que Lasso transfirió esos bienes a sus vástagos, lo que de acuerdo a la legislación ecuatoriana no califica como desinversión. 

Lasso está en aprietos. Si su candidatura fue ilegal, entonces podría ser destituido. Además, habrá cometido perjurio, lo que es un delito penal. El partido de Lasso tiene menos del 10% de los escaños en la Asamblea Nacional. Y su índice de aprobación se ha desplomado del 74 al 34% en menos de tres meses. El 27 y 28 de octubre fueron marcados por importantes movilizaciones en contra de un gobierno que enfrenta duras críticas por el aumento de los precios de los combustibles, la agresividad de sus proyectos de reforma laboral, el fuerte incremento de los índices de la inseguridad, y las masacres carcelarias que han estremecido al mundo

El gobierno de los Estados Unidos tiene todas las claves para descubrir la verdad sobre las finanzas ocultas de Lasso. El presidente Biden se ha manifestado abiertamente contra los paraísos fiscales, incluso en su discurso sobre el estado de la Unión de abril pasado. La apertura de las empresas fantasma de los políticos-oligarcas de América Latina en Estados Unidos daría concreción y credibilidad a las bien recibidas palabras del presidente estadounidense. 

GL

Etiquetas
stats