Podcast

Un llamado de atención en las encuestas: basta a la casta

MEC: Se me ocurrió como tema que podríamos hablar de las elecciones y de algunas encuestas que estuvieron circulando hace poco. Porque me llamó la atención la relativa dispersión de las encuestas. O sea, en todas las encuestas el Gobierno perdió puntos desde el año pasado, pero hay algunas que lo muestran relativamente mal y hay otras lo muestran relativamente bien. No sé qué pensás vos.

"En todas las encuestas el Gobierno perdió puntos desde el año pasado, pero hay algunas que lo muestran relativamente mal y hay otras lo muestran relativamente bien". (MEC)

AM: Vi lo mismo. Dispersión en las encuestas y, además, unas encuestas cualitativas que me llamaron la atención por las palabras más grandes, en la nube de palabras, y por las palabras ausentes. Y te las tiro: corrupción. Y el ausente: dólar. Y lo del dólar es importante porque suele definir elecciones cuando se desestabiliza. No es el caso en este momento. Por eso está completamente ausente. Si se dispara, probablemente pase a ser la palabra más grande en la nube. Pero mientras tanto es corrupción, que para mí no significa lo que dice. No es que la gente tenga de repente una reivindicación moral. Con corrupción mi impresión es que lo que están haciendo es diciéndole basta a la casta. Acá lo que hay es un llamado de atención a la dirigencia política, clase política, dirigentes políticos, como se los quiera llamar, y me da la impresión de que son algunos dirigentes lo que están captando esto. El otro día en los diarios salían con nombre y apellido Cristina y Lilita, que son no solamente dos dirigentes muy hábiles, sino dos dirigentes que tienen la oreja en el suelo del conurbano. 

"Con corrupción mi impresión es que están diciéndole basta a la casta. Acá lo que hay es un llamado de atención a la dirigencia política y me da la impresión de que son algunos dirigentes los que están captando esto". (AM)

MEC: Me parece lo mismo que vos, porque uno de los datos que aparecen de las encuestas, creo yo, es que tampoco aparece un gran catalizador. O sea, no se ve un fenómeno como fue De Narváez en el 2009 o, no sé, Massa pasa en el 2013. No aparece alguien que esté al menos a priori capitalizando ese descontento, sino que parecería ser un descontento más general contra, como vos decís, contra la clase política o contra el momento, digamos.

AM: Es así. Hoy estamos en el escenario Chile. Dispersión entre partidos y entre independientes. La diferencia es que nuestro sistema electoral es mucho más restrictivo que el chileno para la Constituyente y, por lo tanto, obliga a concentrar el voto. Y, ahí, hasta ahora no aparece nadie, salvo una persona. Y soy parte interesada y lo cuento antes de tirar su nombre. Pero en las encuestas aparece entre los no políticos que tiene alta imagen y cierta intención de voto Facundo Manes, que podría ser un game changer. Podría ser el que cambie el escenario si se presenta, en la provincia o en la capital, que son los dos distritos por los que podría disputar las elecciones. Pero no parece tener intención de hacerlo en este año y en ese caso estaríamos jugando con cuatro candidatos y no veo más. Perdón, cuatro en la oposición y 40 en el oficialismo. El oficialismo puede concurrir con cualquiera, como hizo Macri en 2017 en la provincia de Buenos Aires. El que tiene que definir el candidato para atrapar la bronca, el voto hastío, la indignación es la oposición. Y lo que vos decías recién es así. Salvo este que mencioné, no veo otro en condiciones de hacerlo. 

"El que tiene que definir el candidato para atrapar la bronca, el voto hastío, la indignación es la oposición". (AM)

MEC: Es más: me parece interesante que algunos outsiders que parecía como que metían la patita en el agua no fueron bien recibidos. Estoy pensando específicamente, por ejemplo, en Marcelo Tinelli. En gente que pareció hacer un coqueteo con la política y que, comprensiblemente también, porque este es un año muy muy cómodo para la política, dijeron: bueno, me parece que mejor me voy a organizar competencias de baile o lo que sea.

"Algunos outsiders que parecía como que metían la patita en el agua no fueron bien recibidos. Estoy pensando específicamente, por ejemplo, en Marcelo Tinelli" (MEC)

AM: Es así. Y me da la impresión de que es por el perfil. ¿Qué es lo que busca la gente en medio de una crisis como esta? Contención. ¿Qué es lo que ofrecen los candidatos de la grieta o la personalidad de Tinelli? Irritación. No porque Tinelli esté jugado por un lado de la grieta o por el otro, sino porque su estilo es ese. Es el estilo de la irritación, de la efervescencia permanente, de la sorpresa, de la excitación. Y creo que este hastío, que se manifiesta en la palabra corrupción, lo que busca es calma. Expresar la rabia a través de la calma. Y acá te incorporo una palabra, que es la que surge junto con rabia o la indignación, que es tristeza o desesperanza, que por ahora no está convergiendo. No es que la sociedad explota porque está triste e indignada al mismo tiempo. La indignación te irrita pero la tristeza te desmoviliza. Y quizás sea este sentimiento contradictorio el que lleva a que por ahora no seamos Colombia, no seamos Perú, Ecuador, Bolivia o Chile. Todos países que explotaron en los últimos años.

MEC: Me interesa mucho lo que dijiste acerca del rol de Lilita y Cristina. Porque realmente son notables las declaraciones de Lilita Carrió en las últimas semanas pidiendo bajar la pelota, enfrentándose en un cierto sentido con Patricia Bullrich, que, recordemos, en un momento hace algunos años eran muy cercanas. De hecho, Patricia Bullrich parecía más cercana por un momento a la Coalición Cívica o no recuerdo inclusive si no fue candidata en la lista de la Coalición Cívica que a otros aspectos del PRO. Yo siempre sostuve que el rol de Lilita adentro de la coalición de Cambiemos o Juntos por el Cambio era central, porque era la que permitía expresar la crítica desde adentro de la coalición. Es decir, la que criticaba a la Coalición desde adentro de la Coalición. Y eso permitía que las personas podían sentir que alguien estaba haciendo una especie de control moral de su propio espacio. Y esas críticas no se vivían como una traición. Por decirlo de esta manera. Y siempre pensé que esta era una falencia del tipo de coalición del kirchnerismo, que el kirchnerismo no permitía, sobre todo en los últimos años, tener una persona que desde adentro dijera: esto se está haciendo mal. Y me pregunto si este es el rol que empieza a tratar de ocupar Cristina Fernández de Kirchner. No sé. También hay diferencias, porque la diferencia es que este siempre fue el rol que ocupó para mí Elisa Carrió y ella no tuvo una posición nunca de liderazgo full en la Coalición. No sé si Cristina Fernández de Kirchner puede pasar de un lugar al otro lugar y no ser vista como demasiado rupturista.

"Son notables las declaraciones de Lilita Carrió en las últimas semanas pidiendo bajar la pelota, enfrentándose en un cierto sentido con Patricia Bullrich" (MEC)

AM: Me gusta la idea. No sé si va a funcionar, pero me parece que es la intención que ella tiene: actuar como compensador. Cuando las cosas llevan por un lado es el que desde adentro corrige. Yo no la veo como titiritera de este gobierno. Y no porque crea que Alberto Fernández tiene al caballo por las riendas, sino porque me parece que el que influye más en las políticas públicas es Kicillof y su mesa de los lunes, en la que se está juntando ahora con unos cuantos barones de la provincia de Buenos Aires. Y a Cristina la veo en un rol de moderación, aunque parezca increíble. Ella polariza, radicaliza o juega al extremo cuando hay algo en juego. Y algo en juego tiene que ver con la administración de sus problemas judiciales y con las elecciones. En las políticas públicas no la veo metida, salvo apoyando. Pero además de este rol de moderación o de equilibrio dentro de la coalición que cumple Lilita y podría cumplir Cristina, las veo como canarios en la mina. Son las que detectan primero el escape de gas y las que te avisan que está por explotar. No solamente cumplen un papel adentro de la coalición sino que tienen la oreja afuera. De nuevo: en el terreno. No solamente se desmarcó de Patricia Bullrich Lilita, sino de Macri, al que dijo que hoy no volvería a votar. Así que lo que parece es mandar mensajes a la dirigencia de que se controlen y al pueblo de que los está escuchando.

"Las veo a Cristina y a Lilita como canarios en la mina. Son las que detectan primero el escape de gas y las que te avisan que está por explotar. No solamente cumplen un papel adentro de la coalición sino que tienen la oreja afuera" (AM)

MEC: Te hago una pregunta, pero ¿y cómo va a ser leído esto en Juntos por el Cambio? Me parece que esa es la pregunta. Porque adentro de la coalición... Hay muchas tensiones adentro de la coalición del Frente de Todos, pero el presidente hoy no tiene un discurso radicalizado, por decirlo de esta manera. Pero en Juntos por el Cambio vemos que el discurso de Macri, sobre todo, y de los que están más alineados más directamente con él, hizo un giro a una cosa mucho más polarizante. ¿A vos te parece que escucharán estas advertencias?

AM: Al presidente lo veo más desdibujado que radicalizado. Y Juntos por el Cambio, sí, la clave es qué va a pasar con las candidaturas en esta elección. Y ahí Rodríguez Larreta es el único gobernador del PRO. Después de gobernar el país y los dos distritos más grandes -Capital es el cuarto, en realidad, por población, pero por presupuesto y visibilidad supera a Córdoba y Santa Fe- ahora tiene una gobernación. ¿Y a ese gobernador no le van a dar el derecho de que elija su lista de diputados, que es lo habitualmente se le permite a todos los gobernadores como se les permite los intendentes que elijan a sus concejales? ¿Le van a hacer la interna a Larreta? Si le hacen eso, posiblemente, sea el fin del PRO tal como lo conocemos.

MEC: Wow. Bueno, creo nos vamos con un muy buen titular, un muy buen título, y creo que es un gran tema para seguir a la semana que viene y en los meses que siguen.

AM: Peronistas y radicales van a quedar contentos.

Etiquetas
stats