Vinculo el juicio con el atentado en su contra

Cristina dijo que la causa es una “fábula” y acusó a la Justicia de dar “licencia social para hacer cualquier cosa”

Cristina Kirchner asume su defensa en el cierre de alegatos por el Juicio por Vialidad.

elDiarioAR


0

La vicepresidenta Cristina Kirchner asumió este viernes el cierre de alegatos de su defensa en el marco del juicio oral por la obra pública, siendo la principal acusada de ser la jefa de una asociación ilícita y por administración fraudulenta durante sus mandatos. “Esta declaración que voy a hacer no es una graciosa concesión del Tribunal sino que me asiste el 104 del código de procedimiento. Si no tuviera la suerte de ser abogada estaría en un estado de indefensión frente al alegato del fiscal”, arrancó su intervención la ex mandataria.

El abogado de Cristina dijo que la empresa de los Macri tenía el mismo nivel de incumplimiento que las de Lázaro Báez

El abogado de Cristina dijo que la empresa de los Macri tenía el mismo nivel de incumplimiento que las de Lázaro Báez

Y pidió que investiguen a los fiscales: “Se desmontaron las increíbles mentiras de Mola y Luciani”. Y apuntó más duro contra este último: “La intervención del fiscal Luciani fue artística”. Además, para CFK, el juicio es “anti-inconstitucional, anti-republicano y anti-federal”.

Para la Vicepresidenta, el juicio es una “fábula” y acusó a los jueces dar “licencia social para hacer cualquier cosa”.

Yo pensé que este juicio era para difamarme o calumniarme, pero a partir del 1° de septiembre (día del atentado en la puerta de su domicilio), creo que puede haber otra cosa”, dijo hacia el final de su alocución, al tiempo que recordó los afiches que aparecieron en distintos puntos del país meses atrás con una imagen suya y la inscripción “asesina”. Y puso en duda que “la banda que está detenida como autores materiales del ataque en la que dispararon a 15 centímetros de mi rostro (Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte, Agustina Díaz y Nicolás Gabriel Carrizo), sean los autores intelectuales”.

En su exposición en su despacho del Senado, la expresidenta adelantó que pedirá “que extraigan los testimonios de las mentiras de los fiscales. No se puede creer por qué este juicio se llevó adelante. Las pruebas tienen que estar en el expediente”, exigió, al tiempo que remarcó que subirá todos los elementos recogidos durante el juicio “a las redes, porque quiero que el mundo pueda observar lo que fue este juicio” y que hará “el pedido formal al tribunal para que extraiga testimonio sobre las mentiras de la Fiscalía contrastadas con pruebas documentales y testimoniales”. Antes, felicitó a sus abogados por “el ejercicio profesional del derecho” y por “la claridad” durante sus alegatos.

Al fundamentar sus argumentos para pedir, como lo hizo desde el comienzo de la causa que investiga la obra pública en la provincia de Santa Cruz durante los gobiernos del matrimonio Kirchner, la nulidad de la causa, Cristina Fernández consideró que los principios del derecho “están contenidos en los primeros artículos del Código Civil. Allí se establece cómo debe ser interpretada la ley y el principio de inexcusabilidad, es decir, nadie puede justificar el incumplimiento de la ley por no conocerla”.

Asimismo, sostuvo que en la vida política argentina “nunca hubo ninguna fuerza política que tuviera 3 períodos consecutivos de gobierno; sólo nosotros fuimos elegidos en dos oportunidades más. Sin embargo, la Fiscalía dice que esta asociación ilícita fue pergeñada para hacer 51 contratos viales en la provincia de Santa Cruz. Es ilógico, absurdo y ridículo pensar que militamos toda una vida para esas 51 obras viales. Nos eligió el pueblo, no podemos ser una asociación ilícita”, subrayó.

“Yo recuerdo que la llegada de Kirchner a la presidencia fue una de las cosas más aleatorias en la historia. Llegó de chiripa, en un momento de crisis monumental, con fuerzas políticas divididas. La realidad de lo que pasó en la historia no resiste esta acusación”, dijo.

Para la exmandataria, “me trajeron de los pelos a este juicio; lo que se discute aquí es un disparate, al borde del ridículo. La acusación de los fiscales Luciani y Mola viola el artículo 1 de la Constitución Argentina, es decir, la forma de gobierno adoptada por la Argentina, Representativa, Republicana y Federal. Un gobierno elegido bajo esta forma no puede ser una asociación ilícita”, dijo, y disparó fuerte contra el sistema judicial: “Ustedes, la Justicia, creen que son más que nosotros. Los jueces violaron tres veces la Constitución”.

Cristina Kirchner también dijo vivir “en un estado de sitio permanente, porque mis garantías constitucionales están suspendidas desde diciembre de 2015”, cuando finalizó su segundo mandato presidencial.

Otras frases de Cristina Kirchner

  • Así como vamos, con esta Justicia, vamos mal.
  • ¿Impunidad? Yo me siento muy intranquila, en estado de indefensión con esta Justicia, que visitaba asiduamente a Macri en olivos o Casa de Gobierno, o jugaban juntos al fútbol en su quinta. ¿Cómo se sentiría usted en mi lugar, doctor Gorini?“.
  • “El fiscal Luciani no podría estar en esta causa porque no es fiscal. Se lo firmé yo, la jefa de la asociación ilícita. ¿Se dan cuenta hasta dónde llegamos cuando retorcemos los códigos?”
  • “Todo lo que no está prohibido, está permitido. Pero en materia de derecho administrativo la regla es sin competencia, es decir, no hay reglas tácitas, todo debe estar precisado”.
  • “Es un disparate lo que estamos discutiendo”.
  • “La acusación es profundamente inconstitucional” “El Presidente solo supervisa al Jefe de Gabinete” “El Jefe de Gabinete administra y ejecuta el presupuesto”.
  • “En este juicio están discutiendo DNU aprobados en el Congreso”.
  • “Han traído de los pelos un juicio porque a la que tenían que traer de los pelos era a mí”.
  • “Este juicio pone en ridículo al país”.

La fiscalía pidió 12 años de prisión para la Vicepresidenta y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. La audiencia comenzó a las 9:30 de modo virtual y Cristina Kirchner empezó su alegato pasadas las 11.30.

Primero fue el turno de su abogado Carlos Beraldi para continuar con las respuestas a la acusación de los fiscales federales Diego Luciani y Sergio Mola, y, después de las palabras de la expresidenta, el mismo letrado cerrará el alegato con el pedido formal de absolución para su clienta.

La última vez que la vicepresidenta se pronunció sobre la causa fue el 23 de agosto pasado, sin autorización y fuera del ámbito del tribunal, previo al intento de magnicidio.

El alegato completo de Cristina y Beraldi

Qué dijo Beraldi

La defensa de Cristina Kirchner inició su última jornada de alegatos refutando uno de los últimos puntos de la acusación fiscal: la presunta demora injustificada de las empresas de Lázaro Báez en realizar las obras adjudicadas en la provincia de Santa Cruz.

El abogado Carlos Alberto Beraldi recordó que los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola justificaron parte de la acusación en que las obras adjudicadas a Báez tenían demoras que, según un reporte de mediados de 2016, tenían un nivel de cumplimiento del orden del 50 por ciento en promedio.

“Esto hay que mirarlo en contexto, no aisladamente”, propuso Beraldi, y comparó el grado de cumplimiento de otras empresas adjudicatarias de obra pública en el resto del país evaluadas en ese mismo período.

“Las obras de la empresa IECSA también estaban al 50 por ciento de cumplimiento”, especificó Beraldi, tras recordar que esa firma es la que históricamente estuvo vinculada con la familia del ex presidente Mauricio Macri. Y aclaró que el ejemplo no tenía “ninguna intención de chicana”.

Qué había dicho al principio la expresidenta

Esta es la segunda vez que la vicepresidenta habla en el juicio, ya que la primera fue el 2 de diciembre de 2019 en su indagatoria.

Ante los tribunales de Comodoro Py, había sentenciado: “Este tribunal, el del lawfare, seguramente tiene la condena escrita. No me interesa, a mí me absolvió la historia, me va a absolver la historia. Y a ustedes, seguramente, los va a condenar la historia. Preguntas van a tener que contestar ustedes no yo”, desafió aquella vez.

Además, en su primera intervención sostuvo que la causa “fue un plan ordenado por el Gobierno saliente” en referencia al de Mauricio Macri, habló de su relación con Lázaro Báez y de cómo se confecciona el presupuesto nacional para las obras públicas.

El discurso de hoy se hace a 22 días del intento de homicidio que sufrió el primero de septiembre en la puerta de su domicilio en Recoleta, cuando Fernando Sabag Montiel le gatilló con una arma Bersa calibre 32 a centímetros de su cara y por la causa hay cuatro personas detenidas.

Los alegatos de los demás acusados

En los últimos días la defensa del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido refutó la acusación que le formularon los fiscales, advirtiendo que se construyó “un relato” que no consiguió siquiera explicar qué se le imputa al ex funcionario.

Por su parte, la defensa del ex subsecretario de Obras Públicas Abel Fatala pidió la absolución por inexistencia de delito. Su abogado Lucio Simonetti explicó al tribunal los errores que, según su criterio, cometió la fiscalía al elaborar la acusación. El letrado señaló que su defendido no fue incluido en la acusación inicial que formuló Javier Iguacel, ex titular de Vialidad Nacional durante el gobierno de Mauricio Macri, sino que fue añadido mucho después de que tramitara la causa, a raíz de un dictamen de los fiscales Gerardo Pollicita Juan Mahiques.

El argumento de la defensa de Cristina

El lunes, pasado la defensa de la vicepresidenta comenzó a refutar los argumentos de la acusación fiscal. En una exposición que duró cerca de seis horas, el abogado Beraldi arremetió contra los fiscales: “A contramano de lo que marca la ley, hay que demostrar la inocencia”. Denunció un “apagón informativo” en torno al caso, contraponiendo las acusaciones de los fiscales con testimonios que se registraron en los tres años del juicio.

El abogado se preguntó cómo los fiscales pudieron construir la acusación sosteniendo que ninguno de los organismos de control, incluido el Congreso, cumplió con su función de controlar o lo hizo ignorando lo que según la imputación fueron delitos de asociación ilícita y defraudación en perjuicio de la administración pública. Según su interpretación, este hecho demuestra que los fiscales “construyeron un relato” sobre la base de “mentiras”.

Para Beraldi, la Fiscalía hizo un “intento desesperado” por mantener la acusación, para lo que “se falsearon pruebas y se introdujo un supuesto plan 'limpiar todo'”,que incluía una reunión entre Cristina Kirchner y Lázaro Báez para borrar las pruebas de supuestas irregularidades en la obra pública. El letrado negó que esa reunión haya existido, y señaló que la entonces mandataria estaba encabezando un acto político en la provincia de Río Negro, lo cual justificó mostrando imágenes.

Por último, el abogado de Cristina Kirchner en su alegato recordó que tanto la vicepresidenta como el expresidente Néstor Kirchner fueron sobreseídos por inexistencia de delito en causas penales ya cerradas por sus vínculos comerciales con Lázaro Báez. Asimismo, sostuvo que no hay normas que impongan a la Presidencia de la Nación el control de adjudicación de obra pública.

Para la fiscalía, 12 años de prisión para CFK

El 22 de agosto pasado, el fiscal Diego Luciani pidió 12 años de prisión para la vicepresidenta.También, y en un hecho inédito, solicitó al tribunal que la inhabilite de manera perpetua a ejercer cargos públicos. El fiscal la caracterizó como jefa de una asociación ilícita para defraudar al Estado, en lo que ha sido, dijo, “la maniobra más grande de corrupción en la historia del país”.

La fiscalía también solicitó al Tribunal Oral las condenas a 12 años de prisión para el empresario Lázaro Báez; a diez años para el exministro De Vido y el exsecretario de Obras Públicas José López y a cuatro años para el ex subsecretario Fatala, entre otros presuntos organizadores de la asociación ilícita. Además, pidió que se decomisen bienes por casi mil millones de dólares.

El fiscal Luciani no había terminado de hacer su alegato cuando el presidente Alberto Fernández, quien declaró como testigo en la causa, manifestó su rechazo a la condena pedida para la vicepresidenta. “Hoy es un día muy ingrato” tuiteó Fernández y transmitió su “más profundo afecto y solidaridad” con la ex presidenta. En ese mensaje, adjuntó un comunicado del Gobierno Nacional que califica el juicio como una “persecución judicial y mediática”.

“Derecho de Defensa”

Luego que el fiscal Luciani presentara sus pruebas y pidiera las condenas, la exmandataria solicitó ampliar su declaración indagatoria. Sin embargo, el Tribunal decidió rechazar el pedido, al sostener que las ampliaciones sólo pueden realizarse antes de que comiencen los alegatos. El abogado de la vicepresidenta argumentó que su pedido se basa en que durante el alegato de la fiscalía se expusieron cuestiones que no habían sido “ventiladas” durante el juicio.

El 23 de agosto, Cristina Kirchner habló durante más de una hora y media por su canal de Youtube desde su despacho del Senado, donde dijo que los fiscales “adoptaron el guión de los medios”, aludiendo a la teoría del lawfare que articula su defensa política ante la justiciaAdemás, leyó mensajes de texto entre el ex secretario José López y el empresario Nicolás Caputo, amigo del ex presidente Macri, en torno a la obra del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento.

Además, apuntó a Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, otro miembro de Cambiemos cercano a Macri prófugo de la justicia, y al “partido judicial”, el cual, dijo, “confunde asociación ilícita con gobiernos populares”. En esa línea, identificó al presidente del tribunal Giménez Uriburu como el “arquero del Liverpool” que sobreseyó a Macri en la causa por espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan, “el mismo que juega en Los Abrojos (la quinta de Macri) con Luciani, que es el fiscal”.

El atentado

Tras la declaración pública de Cristina Kirchner, comenzó una vigilia en la puerta de su domicilio en Juncal y Uruguay, en el barrio porteño de Recoleta. También hubo manifestaciones en su contra, que derivaron en incidentes y represión por parte de la Policía de la Ciudad. La vicepresidenta apuntó al Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Luego de idas y venidas por la seguridad del lugar, de la vicepresidenta y los vecinos del barrio, la noche del jueves 1º de septiembre, Fernando Sabag Montiel le gatilló dos veces un arma pero no salió ningún disparo. En su primera aparición pública después del hecho, Cristina Kirchner dijo, emocionada: “Yo siento que estoy viva por Dios y la Virgen”.

Cómo sigue

Luego de los alegatos, el Código establece la etapa de réplicas y dúplicas. No es obligatoria, sino que las partes pueden solicitarla si entienden que deben responder algo de los alegatos que no se expuso durante el juicio. Finalizada esa etapa, vendrán las últimas palabras de los acusados y el veredicto final se estima que sea antes de fin de año.

Etiquetas
stats