El oficialismo, más urgido que nunca a negociar en Diputados

Sergio Massa, a cargo de una sesión en Diputados. Obligado a negociar.

Con más necesidad que nunca de acordar. Ese sería el mensaje para el Gobierno en la Cámara de Diputados tras las PASO, si se proyectan los resultados a noviembre. Es que la correlación de fuerzas cambiaría en la Cámara baja en favor de JxC, aunque el oficialismo actualmente ya está obligado a negociar con partidos provinciales para obtener quórum y abrir el debate. 

La proyección de bancas a partir de las primarias daría que el macrismo avanza un casillero, de 115 bancas a 116, mientras el FdT retrocede de 120 a 117, quedando aún más lejos del ansiado número de 129 bancas para lograr quórum propio.

“No hay mucho cambio porque hay muchos bloques provinciales con los que estamos acostumbrados a dialogar”, confió a elDiarioAr una fuente oficialista que transita habitualmente los pasillos del Congreso, aunque la muñeca del presidente de la Cámara, Sergio Massa, deberá ser más ágil para llevar adelante las conversaciones con la oposición, luego de la dura derrota electoral que hasta reconoció el propio Alberto Fernández. 

Teniendo en cuenta todas las bancas en juego a nivel nacional, JxC sumaría una más a las 60 que está revalidando, mientras el kirchnerismo renovaría 49 escaños de los 51 que vencen en diciembre. El resto de las 127 bancas en total que cambian este año quedarían repartidas en 4 para el Frente de Izquierda-Unidad, 4 para los libertarios y 9 para fuerzas provinciales.

La pelea más disputada entre las dos fuerzas mayoritarias es la provincia de Buenos Aires -que otorga 35 lugares-, y donde el Gobierno esperaba llegar a los 40 puntos, pero apenas está logrando una banca menos que la oposición. Con casi el 96% de las mesas escrutadas, JxC obtendría 16 diputados propios, entre las listas encabezadas por Diego Santilli y Facundo Manes, mientras que la boleta oficialista de Victoria Tolosa Paz sumaría 15 legisladores. Por la izquierda entrarían Nicolás del Caño y su segunda en la lista definitiva para noviembre, a negociar entre Romina Del Plá o Vilma Rippoll. Y las restantes dos bancas en juego quedarían para José Luis Espert y Carolina Píparo.

En Capital Federal (13 en disputa) el macrismo haría pie con 7 diputados a partir de la interna que ganó María Eugenia Vidal frente a Ricardo López Murphy y Adolfo Rubinstein. El kirchnerismo obtendría tres lugares, con Leandro Santoro a la cabeza. Dos bancas quedarían para la boleta libertaria de Javier Milei. Y la restante para Myriam Bregman de la izquierda.

La mayoría de las nueve bancas en disputa en Córdoba quedarían para JxC (se llevaría 5), mientras la fuerza del gobernador Juan Schiaretti se alzaría con 3, ingresando Natalia De la Sota, hija del fallecido ex mandatario. El FdT arañaría allí la banca restante, a cargo de Martín Gill.

Santa Fe -también nueve en juego- aportaría cinco diputados de JxC, a definir entre las cinco listas internas que jugaron en la provincia. Tres corresponderían al kirchnerismo. Y una para el Frente Amplio Progresista.

El macrismo también se llevó la mayoría de las 5 bancas en juego en Mendoza, con Julio Cobos a la cabeza de la interna. El par de bancas restantes las obtendría el FdT. Misma cuenta quedaría en Entre Ríos, donde ganó la boleta del ex ministro macrista Rogelio Frigerio.

También ganó en Corrientes, confirmando el poderío del gobernador radical Gustavo Valdés: allí sumaría dos bancas, contra una del FdT. El mismo resultado daría la elección en La Pampa y Salta. El macrismo ganaría dos bancas más en Misiones, pero la restante en juego sería para una fuerza provincial.

En pocas provincias ganó el Gobierno. Las victorias más contundentes fueron en Santiago del Estero, donde se quedaría con las tres bancas en juego, y La Rioja, donde se alzaría con las dos en disputa. Catamarca y San Juan fueron para el kirchnerismo, donde sumaría en cada jurisdicción dos diputados frente a uno de JxC. 

En Neuquén se mantendría el histórico liderazgo del Movimiento Popular Neuquino, con dos bancas para su molino, frente a una de JxC. En Río Negro también ganó una fuerza local, y sumaría una banca, mismo número que la boleta macrista. Y situación parecida habría en San Luis, con dos bancas para la boleta encabezada por el ex gobernador Claudio Poggi y una para el kirchnerismo.

En Chaco y Tucumán la situación sería de tablas, con dos diputados para el macrismo y dos para el kirchnerismo en cada provincia. Lo mismo en Chubut, Tierra del Fuego y Formosa, con un legislador para cada fuerza. También habría empate en Jujuy, pero ahí entre tres fuerzas: el macrismo, el kirchnerismo y la izquierda se alzarían cada uno con una banca. E incluso en el terruño de Cristina Kirchner, Santa Cruz, donde se llevarían un escaño tanto el oficialismo, como el macrismo y un partido local.

MC

Etiquetas