Cómo habla y qué dijo en las últimas horas el hombre acusado de intento de homicidio de Cristina Fernández de Kirchner

La Justicia tiene dos informes contrapuestos sobre el perfil psicológico del hombre que apuntó contra Cristina

Fernando Andrés Sabag Montiel, el hombre que atentó contra Cristina Kirchner.

0

¿Cuál es el perfil psicológico de Fernando André Sabag Montiel, el hombre que apuntó a la cara de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y gatillar un arma de fuego? Dos informes psicológicos oficiales realizados al detenido por el intento de homicidio a la expresidenta arrojaron resultados disímiles sobre el estado de salud mental del hombre de 35 años, afirmó a elDiarioAR una fuente con acceso directo al expediente.

El acusado fue entrevistado y analizado por equipos oficiales de psicólogos que trabajan de manera separada: el Cuerpo Médico Forense, que depende de la Corte Suprema de la Nación; y los psicólogos de la Policía Federal Argentina (PFA), que tienen bajo su responsabilidad al detenido. Los investigadores creen que los informes no son contradictorios y que ambos acreditaron que el detenido estaba en condiciones de declarar como imputado, respondió una fuente de la investigación ante la consulta.

El informe de la Federal fue realizado por dos psicólogas que lo entrevistaron tras su detención en la alcaldía de la Policía Montada, la sede de la Fuerza en Palermo, donde Sabag Montiel llegó detenido el jueves por la noche, tras haber apuntado y gatillado a centímetros de la cara de la Vicepresidenta.

Ese primer informe sostiene que el hombre se mostró colaborativo con las profesionales y presentó un “pensamiento de curso normal”, pero las psicólogas de la policía afirmaron que detectaron “disgregación de pensamiento”, con predominio de “ideas de tipo delirante” y “relato confuso”, de acuerdo con la fuente consultada.

Las profesionales sugirieron en el informe que Sabag Montiel sea remitido “para evaluación de un equipo interdisciplinario para diagnóstico y eventual tratamiento” psicológico. Este informe no necesariamente implica de manera asertiva que Sabag Montiel no comprendía las consecuencias de sus actos. Para determinar si un acusado de un delito es o no es inimputable, es necesario un estudio mucho más profundo de su salud mental.

En cambio, en el mismo lugar y momento cercano, el informe realizado por el Cuerpo Médico Forense del poder Judicial, que se entregó a la jueza María Eugenia Capuchetti en un formulario base que suele aportarse en estos casos, sostiene que Sabag Montiel fue observado “sin síntomas patológicos ni signos de alteración”, que evidenció “facultades conservadas” y que podía prestar declaración indagatoria ante la jueza y el fiscal federal Carlos Rívolo.

Los peritos de la Defensoría General de la Nación también evaluaron al detenido el domingo por pedido de su abogado oficial, Juan Martín Hermida, confirmó una fuente del expediente. Aún no presentaron ese tercer informe para terminar de construir el perfil psicológico del atacante.

Perfil de “Tedy”

Sabag Montiel no es un hombre “simple” o “básico” desde el punto de vista intelectual, según reflejó una fuente con acceso a ambos informes. Quienes lo entrevistaron de manera oficial tras su detención sostienen que habla con un vocabulario completo, se expresa bien y es verborrágico. Es difícil seguir el hilo de una conversación con este hombre y ante una pregunta concreta que requiere una respuesta concisa, la reacción de Sabag Montiel es “irse por las ramas”, según pudo reconstruir elDiarioAR con dos fuentes de esas conversaciones, que tuvieron lugar en la sede de la Federal en la calle Cavia.

En un primer momento, el hombre quería declarar ante la jueza y el fiscal que lo investigan por el delito de homicidio en tentativa, pero su defensor le aconsejó que se negara a declarar hasta no tener acceso a la totalidad de las pruebas en su contra para garantizar su derecho a una buena defensa. Sabag Montiel comprendió y tomó la decisión de no declarar por el momento, pero ese viernes a última hora de la tarde, quiso hacer “aclaraciones” tras escuchar la acusación en su contra. Estaba frente a la jueza y el fiscal, en el lugar de detención.

Se mostró molesto, “ofendido” -dijo una fuente consultada-, cuando el personal del juzgado leyó que se le atribuía ser chófer de la aplicación Uber. Aclaró que nunca trabajó para esa empresa y que sí es propietario de autos que alquila como remises.

Sabag Montiel no tiene a nadie, según manifestó el detenido. Su madre, quien lo trajo a Argentina desde Brasil cuando tenía unos tres años, murió en 2017. No tiene relación con su padre. Cuando se le preguntó a quién podían contactar las autoridades para facilitarle mudas de ropa para cambiarse, contestó: “A Ámbar”. Se refería a Brenda Elizabeth Uliarte, su supuesta novia, con quien convive en un monoambiente desde hace muy poco tiempo. Cuando le informaron que no era posible localizarla y supo que podía ser detenida, intentó despegar a la mujer de 23 años: “Ella no tiene nada que ver”, dijo entonces, según una fuente consultada. La mujer fue detenida el domingo por la noche y se encuentra a disposición del juzgado. Podría ser indagada este martes.

La jueza y el fiscal investigan si Sabag Montiel actuó solo o tuvo cómplices en la planificación del atentado a Fernández de Kirchner. Su supuesta novia fue identificada en una serie de imágenes en las inmediaciones del domicilio de la vicepresidenta al momento del ataque, confirmó una fuente con acceso directo a la investigación. Además, los resultados de la pericia de rastros genéticos en la pistola Bersa calibre 32 determinaron que el arma secuestrada tras la detención tiene el ADN de Sabag Montiel en el gatillo, la corredera y la empuñadura, según un informe de la Policía Federal Argentina (PFA), como publicó este lunes elDiarioAR.

Al hombre que casi asesina a una de las mujeres más poderosas de Argentina y cambia el curso de la historia de un país, le terminaron prestando un buzo para que no pase frío.

Un entrevistado por Telefé, quien dijo ser su “amigo”, declaró como testigo en la causa este domingo. Dijo que “Tedy”, como lo conoce a Sabag Montiel de la adolescencia, fue “víctima de bullying” y que entonces “no tenía ideas políticas”. Cuando ambos hombres se frecuentaban eran apenas adolescentes y ya no estaban en contacto. Por aquellos años frecuentaban el mundo del Metal y asistían a Requiem, un club nocturno de culto ubicado sobre Avenida de Mayo.

Este artículo se actualizó el 5 de septiembre a las 21:04.

ED

stats