Último intento en Diputados por Humedales, pero la falta de acuerdo en el oficialismo haría fracasar la ley

La ley de Humedales volvería a fracasar en el Congreso, pese a que ya lleva diez años de discusión

1

La ley de Humedales está a punto de fracasar una vez más en el Congreso. La iniciativa parlamentaria será este jueves el tema central de un plenario de comisiones de Diputados que desde las 13 tiene como orden del día buscar darle dictamen para que llegue al recinto, pero la falta de acuerdo político haría que quede bloqueada, por lo menos hasta el 2023.

El proyecto de ley ambiental es resistido fuertemente por los propios gobernadores del Norte Grande aliados del Frente de Todos, que denuncian que afectaría actividades productivas clave para las economías regionales. La iniciativa a su vez genera rispidez entre las bancadas del oficialismo y la oposición de Juntos por el Cambio, que tiene entre sus manos un texto propio sobre humedales.

El desacuerdo parlamentario quedaría plasmado hoy en dos dictámenes distintos del plenario de las comisiones de Recursos Naturales, Agricultura y Presupuesto, pero ninguno con posibilidades concretas de avanzar y tener media sanción en la Cámara baja. Así, no habría ley de Humedales en lo que queda del año –al igual que en los últimos diez años–, según recogió elDiarioAR de fuentes tanto oficialistas y opositoras. 

“Está muy difícil sacar dictamen”, admitió un vocero del FdT al tanto de las negociaciones que hubo hasta ayer a última hora para conseguir voluntades. La principal resistencia que tiene el proyecto firmado por Leo Grosso –el de consenso con ambientalistas y la comunidad científica– es de los diputados que responden a los gobernadores de las provincias mineras. De las diez jurisdicciones que integran el bloque del Norte Grande, ocho son peronistas. También está en contra San Juan, gobernada por el peronista Sergio Uñac.

Uno de los puntos claves que generan el rechazo es la definición de humedales que adopta la iniciativa, que entiende que es todo ambiente con agua, por lo que comprendería a las reservas de litio, recurso muy preciado en Jujuy –con el gobierno del radical Gerardo Morales a la cabeza– y Salta –donde está Gustavo Sáenz, del Frente Renovador–. También se resisten a que sea la Nación la que esté a cargo de un inventario sobre los humedales. Denuncian que violaría la autonomía de las jurisdicciones, aunque los autores del proyecto aseguran que la ley la respeta.

Ayer, en una reunión de la comisión de Minería, la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) expuso un paper en el que denunció que la iniciativa “puede llegar a paralizar proyectos ya analizados y aprobados” y que “presenta una definición extensa del bien jurídico a proteger y genera incertidumbre en el sector productivo”. El encuentro fue encabezado por Walberto Allende, diputado oficialista oriundo de San Juan. Además del litio, estiman que la ley afectaría la explotación de otros recursos como cobre, plata y oro.

La iniciativa de Grosso es rechazada también por JxC, que este martes irá a la comisión con un proyecto de ley propio. Una espada de la oposición aseguró que en su articulado “se compatibiliza el cuidado del ambiente con las actividades productivas”. Aunque hasta ahora no se conoció su letra chica, el proyecto toma como base un texto ya presentado por los diputados cambiemitas Maximiliano Ferraro y Ximena García, pudo saber este medio. “Vamos a tener dictamen propio con el acompañamiento de nuestros diputados”, se mostró confiado un legislador.

El desacuerdo interno en el FdT y la avanzada opositora generaría una situación hasta hace dos meses –cuando comenzó a discutirse la iniciativa por un emplazamiento aprobado por Diputados– inesperada: que el proyecto del oficialismo sea el de minoría y el de la oposición, el de mayoría. “Nosotros hicimos la torta y ellos soplan las velitas”, consideró un diputado kirchnerista, que calificó de “bizarra” la foto final que podría revelarse. Es que derrotado en la comisión, el oficialismo no impulsaría el texto opositor en el recinto, aunque pagaría un costo político porque Humedales fue una promesa de campaña. 

Cruces en el recinto

La división entre el oficialismo y la oposición por Humedales se cristalizó ayer en la sesión especial que hubo en el recinto de Diputados. La discusión la abrió el radical Ricardo Buryaile, presidente de la comisión de Agricultura, que tomó la palabra para cruzar a Grosso y a la peronista disidente Graciela Camaño, que la semana pasada lo acusaron de vaciar el plenario de comisión porque no hubo legisladores cambiemitas. 

En un tuit, el dirigente del Movimiento Evita había provocado al ex ministro de Mauricio Macri: “Los esperamos para discutir, salvo que quienes les financian la campaña no los dejen venir”. “A la única persona a la que alude en ese tuit es a mí. Por lo tanto, voy a contestar que a mí no me financia nadie. Yo soy un productor agropecuario y defiendo la producción, el comercio y los servicios. No me financia absolutamente nadie más que mi trabajo, del que vivo hace muchísimos años”, recogió el guante Buryaile y le espetó al legislador oriundo del partido bonaerense de San Martín: “No me financia ni la Universidad de San Martín, ni el  2% que se cobran de los planes sociales, absolutamente nada”. 

Buryaile también cruzó a Camaño, que lo había tildado de “patrón de estancia” y  de “apropiador” del cuerpo de trabajo de Agricultura. “Se pone un vestido largo y cree que se puso una toga, y nos da clases del reglamento”, dijo el legislador, que en la reunión de hace una semana evitó siquiera convocar a la comisión al plenario porque entendió que había irregularidades reglamentarias. 

“La Argentina tiene una historia muy dolorosa con la apropiación. Yo no me apropié de nada. Es grave. Segundo punto, si yo soy patrón de estancia. Yo trabajo en un campo y tengo gente que trabaja conmigo. Quizá la conducta de patrón de estancia se pueda confundir con la de algún secretario general que le traiga reminiscencias, yo no”, cerró.

MC

Etiquetas
stats