Vaca Muerta

El problema de la basura petrolera: qué hacer con la "sopa química" del fracking

Comarsa, una planta de tratamiento de residuos petroleros.

0

Vaca Muerta es una roca generadora gas y petróleo. Son 30 mil kilómetros cuadrados, unas tres millones de hectáreas, de hidrocarburos de excelente calidad. El yacimiento tiene dos propiedades fundamentales: la porosidad, es decir, el espacio donde se aloja el recurso; y la permeabilidad, la facilidad con la que el recurso fluye. El método de extracción es no convencional. Esto significa que hay que ir a buscarlo donde se origina, a unos dos mil o tres mil metros de profundidad, y no en la superficie. El procedimiento se llama fracking y consiste en perforar el suelo con agua y arena a una presión altísima. Ese método genera residuos, lodos y líquidos contaminados con químicos que no pueden ser reutilizados. Esa es otra cara (algunos dicen “un controversial lado b”) de la extracción de gas y shale oil en la Cuenca Neuquina.

Vinculan los sismos en Sauzal Bonito con el fracking: "Como si viniera una culebra debajo del piso y ¡zas! El cimbronazo"

Vinculan los sismos en Sauzal Bonito con el fracking: "Como si viniera una culebra debajo del piso y ¡zas! El cimbronazo"

Las empresas petroleras que operan en la zona juntan los barros, que pueden ser sólidos, semi sólidos o líquidos y no deberían tener más de 9% de hidrocarburos. Las empresas de tratamiento transportan ese material y los arrojan en predios, tierras fiscales cedidas por el Estado provincial. Un triángulo cuyos dos vértices son privados y el otro, público. Son tres las compañías que tratan lodos: Treater, Indarsa y Comarsa. Dos de ellas, Comarsa y Treater, han sido denunciadas en la Justicia por organizaciones civiles preocupadas por el impacto ambiental. En mayo del año pasado, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, afirmó en la Cámara de Senadores que los residuos de Vaca Muerta son “alarmantes” y que las empresas “se manejan con impunidad”.

Los líquidos terminan en pozos sumideros hechos para ese fin por las empresas petroleras. También hay pozos adaptados, es decir, que ya han sido explotados o que quedaron abandonados y fueron reconvertidos. A medida que se van llenando, más pozos se necesitan. Entre 2012 y 2020, en ocho años, se habían inyectado doce millones de metros cúbicos en los sumideros, lo que equivale a llenar de agua 18 Bomboneras. El 80 % de esas inyecciones corresponden al periodo 2018-2020.

Hay pozos sumideros muy cerca de lagos de donde se extrae agua potable para consumo humano. Y hay sismos justo donde están esos grandes recipientes subterráneos llenos de líquido tóxico. Hay basureros petroleros inmediatamente al lado de barrios que se levantaron a fuerza de tomas en la capital neuquina, personas que llegaron con la esperanza de conseguir un trabajo, una changa o una casa en una provincia que depende exclusivamente del extractivismo. El agua mala se barre debajo de la alfombra. Y las montañas de tierra empetrolada desbordan en piletones dentro del ejido urbano. El problema es ambiental, pero también social.

Vivir al lado de una montaña de tierra empetrolada

“El viento trae el olor y la nariz, la garganta, la boca se secan. Ahora ya no hay hornos, ahí quemaban la tierra. Eso es lo peor, porque el humo… ¿vio? Ahora que siguen removiendo la tierra igual hay olor. Y con el calor se siente más. ¿Erupciones en la piel? No. ¿Casos de cáncer? No sabemos. Pero con el olor no se puede estar”. Habla Gladys Wilka, jujeña, diez hijos, en pareja. Gladys llegó hace apenas un año y medio y vive en la toma de Casimiro Gómez.

“El viento trae el olor y la nariz, la garganta, la boca se secan. Ahora ya no hay hornos, ahí quemaban la tierra. Eso es lo peor, porque el humo… ¿vio? Ahora que siguen removiendo la tierra igual hay olor".

Gladys Wilka. — Vecina.

Detrás suyo, a unos 200 metros, está el tapial que divide la planta de tratamiento de Comarsa (N. de la R.: Compañía de Saneamiento y Recuperación de Materiales S.A.) de la barriada que habita. Desde aquí se ven los picos de esa tierra demasiado negra y la pala mecánica de una retroexcavadora que se hunde y asoma, con un ritmo programado, removiendo barro. El aire es agrio.

Hace más de un año, cuando tomaron este predio baldío dentro del perímetro del Parque Industrial de Neuquén, la municipalidad tuvo que hacer un relevamiento: 5.600 personas habían marcado sus lotes. Acá no hay nada. No hay sombra, no hay agua, no hay gas y la conexión eléctrica es precaria y clandestina. Sobran ranchos: cuatro tablas, una chapa por techo, plásticos en las aberturas, galerías improvisadas con dos palos y una lona, eso es todo. Y a los ranchos suele llevarlos el viento que sopla en ráfagas violentas. El polvo saca músculo acá, no hay suficientes árboles que lo contengan. Menos la esperanza y los reclamos, todo es estéril.

Algunas familias fueron reubicadas. Ahora el asentamiento de Casimiro Gómez está dividido en cuatro sectores, cada uno con un referente, y ocupado por unas 200 familias que deben ser mudadas porque la zona industrial no es apta para vivienda. La toma y la planta de tratamiento están una al lado de la otra y ambas a sólo doce kilómetros de la ciudad de Neuquén. Comarsa donó un generador eléctrico para sus nuevos vecinos. También ha dispuesto una guardia armada las 24 horas para custodiar su predio. 

Una relocalización demorada

En 2015, en Neuquén promulgaron una ley que prohíbe las plantas de tratamiento de descarte de hidrocarburos dentro de los diez kilómetros del ejido urbano. Como la norma es posterior a la habilitación de la planta, le comunicaron a la empresa que debía trasladarse y que no podía seguir usando las tecnologías instaladas para dar tratamiento al stock en planta. El plazo es hasta 2022.

elDiarioAr envió un cuestionario por escrito a Nicolás Messina, Gerente General de Comarsa. A vuelta de correo electrónico, desde la empresa respondieron: “En 2017 la empresa construyó una nueva  planta y trasladó todas sus operaciones a Añelo (N. de la R.: localidad epicentro de la explotación no convencional en Neuquén), fuera del ejido urbano. En ese contexto, la autoridad de ambiente provincial le otorgó un tiempo para tratar lo que de manera legítima recibió hasta el momento del cierre, por el único método posible – y de hecho el más amistoso según la pirámide ambiental – la bio-remediación”. La bio-remediación es un proceso natural, según explicaron, por el cual las mismas bacterias que conviven con los hidrocarburos y el suelo degradan el hidrocarburo rompiendo el  enlace entre la molécula de carbono e hidrógeno. “Dicho proceso, si bien eficiente y  ambientalmente seguro, requiere grandes extensiones de espacio y condiciones ambientales”, agregaron.

No hay plazos concretos para el cierre de la planta de tratamiento de Neuquén. Comarsa indica que la duración del plan está calculada "sobre la base de los tiempos estándares del proceso, las restricciones de temperatura y humedad". Y que "viene  cumpliendo y reportando avances a las autoridades competentes (provincia, municipio y nación) como así también a distintos concejales y diputados que se mostraron interesados".

Abogados ambientalistas: "Los basureros petroleros son la cara más visible del fracking"

La Asociación Argentina de Abogados y Abogadas Ambientalistas (AAdeAA) denunció penalmente a dos empresas tratantes de los descartes que generan las empresas que operan en el yacimiento de Vaca Muerta en diciembre pasado. La Fiscalía Especializada en Derecho Ambiental del Ministerio Público Fiscal de Neuquén lleva las causas contra Treater y Comarsa, en ambos casos por irregularidades en el tratamiento de los residuos petroleros. La AAdeAA pide que se investigue la responsabilidad de las compañías, de las petroleras y de las autoridades estatales. Y denuncia un negocio millonario: “No forman parte de la estrategia sólo un grupo de empresas, sino muchos actores del establishment político de la provincia y la Nación”, dice a elDiarioAr el abogado ambientalista Rafael Colombo, miembro de la Asociación. 

“No forman parte de la estrategia sólo un grupo de empresas, sino muchos actores del establishment político de la provincia y la Nación”.

Rafael Colombo. — Abogado ambientalista.

Entre la radicación de la denuncia en la Justicia en diciembre pasado y abril hubo algunos avances. Luego de un pedido de acceso a información pública, vino un “escopetazo de información”: 1.182 páginas provistas por el Estado provincial con información surgida de las actas de inspección. El Observatorio Petrolero Sur (Opsur), el Taller Ecologista y la Izquierda Diario analizaron los analizaron y recogieron datos para ampliar la denuncia. Los y las abogadas ambientalistas nucleadas en la asociación creen que los residuos no son tratados, sino que simplemente se trata de lugares de acopio que ponen en peligro a las personas y el entorno que habitan: suelo, agua, atmósfera y ambiente.

Sigue Colombo: “Los basureros petroleros son la cara más visible del fracking. El hecho de que pongan en riesgo el ambiente y la salud de los habitantes configura el tipo penal. Vamos por la comprobación efectiva de los daños”. Que Comarsa se apropió de tierras con las complicidad del Estado, que declaran tratar una cantidad de descartes mucho mayor a la real, que acumulan más basura de la que deberían y que no suspendieron las tareas a pesar del mal funcionamiento de los hornos “poniendo en peligro a la población con emisiones de dioxinas y material particulado” son parte de la la denuncia ampliada.

El riesgo a la salud pública es inmenso, porque las personas no están viviendo a pocos metros de residuos domiciliarios (...), sino de residuos peligrosos de altísima toxicidad con los cuales si las personas entraran en contacto directo y/o continuo probablemente morirían al poco tiempo, más allá de los potenciales y gravísimos riesgos a la salud que implica el hecho de vivir inhalando los gases que emanan estos residuos peligrosos”, dice la denuncia en la que no se detallan cuáles son las consecuencias de vivir al lado de una planta de tratamiento a corto o mediano plazo. “Estamos a disposición de la Justicia y de todos los organismos de control”, dijeron a elDiarioAr desde Comarsa.

El agua que no sirve, a miles de metros de profundidad

A los pozos sumideros van los líquidos que se usan en el fracking y que ya no se pueden tratar. Es agua totalmente inutilizable, irrecuperable. De hecho, sólo pueden reutilizar hasta un 10% del agua de retorno y por única vez. Las empresas petroleras toman el agua del río Neuquén y pagan 90 pesos cada mil litros. Esa “sopa química” no se ve: está alojada a 80, mil, mil quinientos metros bajo tierra. 

Javier Grosso es geógrafo, docente e investigador de la Universidad Nacional del Comahue y del Instituto de Formación Docente de Villa Regina, y advierte sobre la propagación de los pozos sumideros: “Hay una normativa específica para que los líquidos no entren en contacto con las napas, pero hoy es el riesgo es que los sismos que se están dando en esta zona pueden romper los sumideros y generar filtraciones de agua contaminada a las napas. Pero además, el tiempo que llevan acumulando liquido residual puede generar efectos adversos”. Sauzal Bonito volvió a temblar el domingo.

De acuerdo a sus datos, hay cerca de 160 pozos sumideros en la provincia de Neuquén. Unos 60 están activos. Allí van a parar los descartes de aguas, al que llaman flowback o fluidos de retorno. Alrededor de 40 de esos pozos fueron perforados desde 2017, un año caliente para la industria del petróleo. A más actividad, más necesidad de pozos.

“La empresa Pan American Energy tiene un pozo sumidero a 2.900 metros de distancia del lago Mari Menuco. Y la distancia entre el sumidero y la boca de toma de donde sale el 70% del agua para consumo de Neuquén está a 3.300 metros”, agrega Grosso. Ante la consulta de elDiarioAr, desde Pan American Energy informaron que no tienen pozos sumideros a esa distancia.

VDM

Esta nota fue producida con el apoyo de Observatorio Petrolero Sur.

Nota aclaratoria del 28 de agosto de 2021. El primer párrafo de esta nota fue modificado a las 17.04 luego de advertir una equivocación respecto de la extensión de Vaca Muerta. La versión original le atribuía al yacimiento 30 mil metros cuadrados cuando la unidad de medida correcta es kilómetros. También convertimos la equivalencia de manzanas a hectáreas.

Etiquetas