Las clases presenciales para todos reflotan las controversias entre Nación y CABA

El 5 de julio todos los alumnos volverán a tener clases presenciales en CABA.

elDiarioAR

0

Mientras el Gobierno nacional espera con resignación que el Congreso apruebe la ley de “emergencia Covid” que Alberto Fernández pidió hace semanas y se suceden las renovaciones con el DNU que establece restricciones según los parámetros del semáforo epidemiológico, las clases presenciales continúan en el centro de las divergencias entre Nación y Ciudad de Buenos Aires.

Ciudad flexibiliza las restricciones: bares y restaurantes podrán atender dentro de los locales con aforo

Ciudad flexibiliza las restricciones: bares y restaurantes podrán atender dentro de los locales con aforo

En las últimas horas, Horacio Rodríguez Larreta decidió que desde el 5 de julio todos los estudiantes de secundaria retomen la presencialidad completa, algo que refrendó en declaraciones a Radio Mitre Felipe Miguel, Jefe de Gabinete de CABA, al manifestar que, en materia educativa, el regreso de los alumnos a las aulas “nos permite tener dos semanas antes del receso invernal para intensificar aprendizajes".

Pero, en el sentido contrario, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, volvió a cargar las tintas sobre el alcalde porteño: "CABA sigue en alarma epidemiológica con 613 casos cada 100 mil habitantes, lo que da una muestra superior a la incidencia límite de 500 casos y, según la normativa vigente, no tendría que haber clases presenciales”, sentenció, para después agregar: "Si Horacio Rodríguez Larreta hubiera cumplido con las restricciones, ahora estaríamos en otra situación. Con esa tasa de incidencia, la Ciudad está en alarma epidemiológica y las clases presenciales implican desconocer el DNU y la resolución del Consejo Federal de Educación".

Para llegar a tener clases presenciales en todos los distritos, el Ministro apunta a "la posibilidad de que las vacunas que tenemos se puedan aplicar a menores de 18 años", según manifestó a El Destape Radio.

Para Felipe Miguel, el regreso a una mayor presencialidad ahora y completa a partir del 5 de julio, "tiene relación con el número de casos y con la ocupación del sistema de salud. Estamos viendo la baja en las camas de terapia intensiva donde pasamos del 77% de ocupación en el sistema público a un 59%. Esta situación sanitaria habilita tomar estas medidas", justificó.

Por otra parte, a pesar del optimismo de Miguel, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, aseguró este viernes que "no hay ninguna duda" de que la Argentina atravesará una nueva ola de casos de coronavirus vinculada a las nuevas variantes más contagiosas, pero indicó que la campaña de vacunación podrá reducir las hospitalizaciones y los cuadros graves de la enfermedad.

"No hay ninguna duda de que tenemos por delante una nueva ola, probablemente vinculada a las nuevas variantes, que podrá ser significativa en términos de casos, pero los daños por hospitalizaciones y muertes van a depender de la campaña de vacunación", dijo Quirós en su habitual rueda de prensa sobre la evolución de la Covid-19.

Mientras tanto, todos los alumnos de la Ciudad estarán en las aulas entre el 5 y el 16 de julio (el 19 comienzan las vacaciones de invierno en el distrito porteño), con las ventanas abiertas en medio de las bajas temperaturas del invierno. Será una prueba clave para ver cómo evolucionan los contagios y cómo sigue la actividad educativa post receso de mitad de año. 

IG

Etiquetas