Elevan a juicio la causa de abusos en el fútbol, pero los acusados apelaron

Uno de los detenidos, Martín Bustos, que quedó en libertad.

En octubre de 2020, la fiscalía presentó la solicitud de la elevación de juicio oral a seis imputados al Juzgado N° 9 de Avellaneda. Casi un año después, la jueza subrogante Brenda Madrid ratificó el pedido con la carátula de explotación sexual. No fueron tiempos fáciles para la dependencia: en 2019 fue separado el juez titular Luis Carzoglio, todos los empleados fueron sumariados y ya renunciaron siete. Sin embargo, todavía no habrá juicio: los acusados interpusieron un nuevo recurso y ahora la última palabra la tendrá la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora, sin un plazo para resolver. 

El proceso, que comenzó hace tres años y medio, continúa prolongándose. El antecedente de la intervención de la Cámara en el caso preocupa a quienes siguen el curso de la causa. Cabe recordar que, en septiembre de 2018, a seis meses de que los hechos salieran a la luz, modificaron la carátula de “explotación sexual” por “corrupción de menores”, un delito excarcelable que dejó en libertad a los seis acusados de pedofilia: Martín Bustos, Leonardo Cohen Arazi, Alejandro Dal Cin, Silvio Freytas, Juan Manuel Díaz Vallone y Alberto Ponte. 

Beneficiado del fallo, el árbitro Martín Bustos, uno de los imputados, reincidió en su accionar y a través de las redes sociales concretó un encuentro con un menor de edad de las inferiores de Newell´s en junio de 2019. Al llegar al domicilio acordado lo esperaba la policía, ya que el club rosarino lo había denunciado previamente. Otra vez volvió a quedar en libertad. 

La celeridad del principio, donde se le tomó la declaración judicial a más de 50 juveniles y se detuvo a 6 personas, se vio inesperadamente interrumpida por un sinfín de recursos dilatorios por parte de los acusados. Los encuentros sexuales fueron comprobados e, incluso, reconocidos por algunos de quienes los cometieron, que en un recurso judicial llamativo argumentaron su inocencia con el desconocimiento de la edad y el estado de vulnerabilidad de las víctimas. 

La investigación judicial detalló la repetida operatoria. En primer lugar, los contactaban por redes sociales e intentaban ganarse la confianza, generalmente con alguna mención a ser representantes u ofreciéndoles algún beneficio. Luego, los invitaban a encontrarse sin necesariamente mencionar para qué y ya en persona le ofrecían dinero a cambio de favores sexuales. Quedó asentado el testimonio de 13 juveniles, que con carencias económicas y lejos de sus familias por residir en la pensión de Independiente, fueron víctimas de explotación sexual. Uno de los acusados, el relacionista público Leonardo Cohen Arazi, continúa activo en las redes a través de su emprendimiento de venta de mates que entrega en San Cristóbal, barrio porteño donde tiene domicilio radicado.  

Quedó asentado el testimonio de 16 juveniles, que con carencias económicas y lejos de sus familias por residir en la pensión de Independiente, fueron víctimas de explotación sexual.

Lo que todavía no se pudo comprobar es si, además de los abusos sexuales, los acusados integraban una red de trata de menores. Algunos creen que las pruebas estaban en el celular de Martín Bustos, que su primer abogado Carlos Tomás Beldi rompió a martillazos antes de que lo detengan a él y a su defendido. La Justicia jamás pudo reconstruirlo. También así se deslizó en los medios tras una operación mediática explosiva en el programa de Mirtha Legrand, donde Natacha Jaitt dio nombres de otros victimarios que sumaron al escándalo, pero no pudo ratificar en Tribunales. La particularidad fue que esa vez estuvo acompañada de Ana Polero, que es investigada por una supuesta conexión con los servicios de inteligencia y, según pudo reconstruir elDiarioAR, amiga de Cohen Arazi hasta hace algún tiempo. 

Hay otros hechos aislados que podrían explicarse con que los actuales imputados protegen en silencio a otros involucrados de peso a cambio de su libertad. Por ejemplo, cuando se inició la causa hubo una persona que se presentó a la fiscalía en representación de un periodista para consultar si su nombre había surgido en las declaraciones testimoniales. En otra ocasión, mientras Cohen Arazi estuvo detenido, recibió un bolsón de zapatillas de desconocida procedencia para compartir con sus compañeros de celda. 

Lo cierto es que después de casi un año, la causa ya no está en el Juzgado N° 9 de Avellaneda, sino que en la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora.  “Esto es Argentina, tierra de milagros y sorpresas, país imposible de aburrirse”, dice alguien que conoce los pasillos de Tribunales, respecto al tiempo que puede demorar el fallo. 

Las víctimas dejaron atrás el tema e intentan enfocarse en sus carreras futbolísticas. Sin su impulso ni presión mediática, cada instancia judicial demora más de lo que se acostumbra. Mientras tanto, los acusados continúan en libertad. 

 

* Pedro Molina y Panqui Molina son periodistas y hermanos. En 2018 publicaron “Alerta Rojo ¿A quién le importan las Inferiores?”, un libro de investigación con el caso Independiente como objeto de estudio. Para más información: www.libroalertarojo.com.ar 

Etiquetas
stats