Miocarditis y vejiga hiperactiva: Advierten sobre algunas efectos de las vacunas contra el covid

Vacunas contra el Covid-19

0

Mientras se alienta a la vacunación a nivel global y más del 65,7% de la población mundial recibió al menos una dosis, un grupo de investigadores advirtió sobre el riesgo de desarrollar un cuadro de miocarditis y pericarditis tras la aplicación de las vacunas contra el Covid-19 de Pfizer, Moderna o AstraZeneca.

Esta posibilidad, sugieren los expertos, es más alta en hombres jóvenes después de la inoculación con la segunda dosis, informó un último estudio sobre vacunas publicado en la revista de divulgación científica JAMA Cardiología.

Durante el período de riesgo de 28 días, se detectaron 105 casos de miocarditis luego de la administración de la primera dosis de BNT162b2 (vacuna Pfizer- BioNTech) y 115 luego de la segunda dosis. También se observaron 15 registros, luego de la administración de la primera dosis con mRNA-1273 (Vacuna Moderna) y 60 de miocarditis luego de la segunda dosis.

“Las tasas de incidencia de miocarditis durante el período sin vacunación fueron de 9,7 por 100.000 años-persona para los hombres y de 4,3 por 100.000 años-persona para las mujeres. Entre las personas de 16 a 24 años, las tasas de incidencia fueron de 18,8 por 100.000 años-persona para los hombres y de 4,4 por 100 000 años-persona para las mujeres. Las tasas de incidencia de pericarditis aumentaron con la edad”, concluyó el texto.

En tanto, la pericarditis en los hombres siguió un patrón similar a la miocarditis según el producto vacunal y la edad, pero con una tasa interna de retorno (TIR) más bajas.

“La pericarditis fue rara en mujeres de 12 a 39 años. Entre los hombres de 16 a 24 años de edad, el exceso de eventos de pericarditis dentro del período de riesgo de 28 días fue de 7,39 por 100.000 vacunados (IC del 95 %, 1,46-13,32) eventos para la segunda dosis de mRNA-1273”, continuó la publicación.

Síntomas del tracto urinario

Además, las vacunas contra el coronavirus: Pfizer, AstraZeneca y Moderna, se asociaron “significativamente” con un mayor riesgo de empeoramiento de los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) de almacenamiento y un mayor cambio detectado en la urgencia y la frecuencia urinaria, indicó el último informe de relación liderado por el Instituto de Posgrado de Medicina Clínica de la Universidad Médica de Kaohsiung en Taiwán.

El texto, que publicado el 12 de mayo en la revista Journal of Clinical Medicine de Japón, se realizó sobre un total de 889 voluntarios inoculados contra el SARS COV-2 y que no se habían sometido a procedimientos urológicos en los últimos tres meses.

“586 (65,9%) recibieron vacunas de AstraZeneca-Oxford; 260 (29,2%) con el fármaco de Pfizer-BioNTech, y 89 receptores de Moderna”, detalla el apartado de características demográficas.

Así, los Eventos Adversos (EA) “autoinformados” tras la aplicación de una de las vacunas COVID-19 se hizo presente en 119 personas (13,4 %), relacionados con la orina, mientras que 49 (5,5 %) buscaron ayuda médica debido a EA urinarios después de la inoculación.

“Nuestros hallazgos demostraron que después de la vacunación contra el COVID-19, hasta el 13,4 % de los 889 participantes revelaron un deterioro en los STUI de almacenamiento”, informó el estudio en el tramo conclusivo.

Además, el síndrome de vejiga hiperactiva (VH) previo a la vacunación se asoció significativamente (con posterioridad) a un mayor riesgo de empeoramiento de los STUI de almacenamiento, especialmente en la urgencia y la frecuencia urinaria.

“Aunque se necesitan más estudios prospectivos para probar la asociación causal entre la vacuna y los síntomas urinarios después de la vacunación, sugerimos que los STUI almacenados se controlen de cerca después de la vacunación contra la COVID-19, especialmente en aquellos que ya padecían síntomas de vejiga hiperactiva, y buscar asistencia médica. si es necesario”, advierte el artículo liderado por Yu Chen Chen.

Alerta vacunas de Covid-19: ¿Qué es el síndrome de vejiga hiperactiva y cuáles son los síntomas?

La Vejiga Hiperactiva (VH), también llamada OAB (por sus siglas en inglés), provoca una necesidad repentina y frecuente de orinar que puede ser difícil de controlar.

Según detalla el portal de la Mayo Clinic, es posible que las personas que padecen esta patología “necesiten orinar muchas veces durante el día y la noche”, al igual que experimentar una pérdida no intencional de orina (incontinencia de urgencia).

“Es posible que puedas controlar los síntomas de una vejiga hiperactiva con estrategias de comportamiento simples, como cambios en la dieta, micción cronometrada y técnicas de contención de la vejiga utilizando los músculos del piso pélvico. Si estos esfuerzos iniciales no ayudan lo suficiente con tus síntomas de vejiga hiperactiva, hay tratamientos adicionales disponibles”, repasa el sitio.

LG. con información de agencias.

Etiquetas
stats