Segunda noche de vigilia frente al Ministerio, entre fogones y frazadas

Segundo día de manifestación frente al Ministerio de Desarrollo Social.

Caía la noche y comenzaban a prenderse los primeros fogones sobre la 9 de julio. Para la madrugada de este jueves anunciaron 11° grados de mínima por lo que, aquellos que pudieron, llevaron pilones de frazadas y aislantes donde armaron y concentraron sus carpas. Fue la segunda noche de acampe piquetero en el microcentro porteño para reclamar “empleo genuino”, “mayor asistencia alimentaria” y una respuesta del Gobierno a sus demandas.

La pobreza bajó a 37,3% en el segundo semestre de 2021, pero la inflación amenaza con detener la mejora

La pobreza bajó a 37,3% en el segundo semestre de 2021, pero la inflación amenaza con detener la mejora

Fueron semanas de tensión entre las organizaciones sociales y el Ministerio de Desarrollo Social. La Unidad Piquetera endureció el plan de lucha, con una nueva protesta por segunda vez en el mes. También plantean como alternativa la reapertura y nuevas incorporaciones al programa Potenciar Trabajo en concepto de pago de medio salario mínimo –unos $16.500– como contraprestación por su trabajo en, principalmente, cooperativas y municipios.

De forma sorpresa, Juan Grabois, el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), se hizo presente durante la tarde entre los bombos y la multitud y expresó su apoyo a los dirigentes de la Unión Piquetera. “Mi obligación como militante social es acompañar la lucha de los humildes”, indicó el dirigente social ante las cámaras de televisión. Sin embargo, no dejó de aclarar: “Soy parte del Frente de Todos, que no queden dudas”.

Lourdes es de Avellaneda pero vive Cuartel V, en Moreno. Fue al acampe con su hija porque no tenía con quien dejarla en su casa. En cambio, su otro hijo de 15 años, cuenta, estaba en la escuela técnica donde cursa sus estudios secundarios. Lo que la motivó a manifestarse fue la falta de empleo y la demanda de un aumento en el programa Potenciar Trabajo. “Estoy sin trabajo desde que nació mi hija, hace 5 años”, dice. Tenía su propio negocio en la localidad del sur bonaerense pero tuvo que cerrar porque, cuenta, le robaron toda la mercadería.

Fue en ese momento cuando le surgió la oportunidad de irse a vivir a Moreno. Una vez en la localidad del oeste bonaerense, volvió a ser víctima de la inseguridad, pero en su casa. “Ahora vendo chipa y empanadas para poder llevar adelante mi familia; con eso me voy manteniendo”, dice y deposita sus esperanzas en un “futuro mejor” para sus hijos. “Mi hijo está en tercer año y el año que viene tiene que decidir en qué especializarse dentro de la técnica. Esperemos que elija algo bueno y siga adelante, que no siga el mismo camino que yo”, cierra.

La convocatoria fue impulsada por representantes del Polo Obrero, MTR-Votamos Luchar, el CUBA-MTR-, Barrios de Pie/Libres del Sur, MST Teresa Vive, el Movimiento Territorial (MTL-Rebelde), el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y fracciones del Frente Popular Darío Santillán (FPDS). Exigen la reapertura de nuevos programas de empleo y políticas alimentarias. 

Guido Vidal es uno de los referentes del Polo Obrero. Entre la larga lista de reclamos de las organizaciones resalta “la creación de puestos de trabajo, la apertura de Potenciar Trabajo y el aumento de mercadería que llega a los comedores”. Sobre este último punto denuncia que se “habían prometido 21 productos diferentes de los que hoy nos llegan 8, entre ellos, polenta, sémola y fideos”. La situación en los comedores barriales, asegura, es crítica: “Tenemos la lista de espera cada vez más grande. Las personas se acercan en busca de un plato comida y no nos da abasto la mercadería que tenemos. Es un reclamo concreto contra el hambre”, insiste Vidal.

Destaca un nuevo fenómeno: “Nos encontramos con que los trabajadores en relación de dependencia, que tienen un trabajo en blanco, también están por debajo de la línea de pobreza. La pobreza crece, la inflación crece y no crecen los ingresos”. El ajuste, dice, “también se relaciona con el acuerdo con Fondo Monetario Internacional, ya que designan todos los recursos del país a pagar una deuda que es ilegal. Están haciendo que lo paguen los trabajadores y desocupados, los más golpeados por la crisis”.

Fuentes oficiales del Ministerio de Desarrolló informaron que “presentarán un plan de actividades laborales para titulares del Potenciar Trabajo”, mientras la cartera de Estado “financiará la compra de maquinarias, herramientas e insumos para la producción para fortalecer el trabajo en cooperativas y un refuerzo para las políticas”. También que se implementará un “refuerzo para las políticas alimentarias”.

Diana tiene 24 años y estudia la Licenciatura en Turismo en la Universidad de San Martín. También pasó la noche en el acampe y en la mañana, cuenta, se va a ir directo a cursar. “Busco trabajo desde que terminé la secundaria”, asegura. Todos los días viaja dos horas desde Moreno hacia la facultad para completar sus estudios universitarios.

Lo que la motivó a manifestarse es la falta de empleo. “Me capacité en computación para ser cajera, entre otras cosas, pero no consigo nada”, insiste la joven que envía su currículum vía internet para postularse a diversos empleos. También es beneficiaria de Potenciar Trabajo pero advierte que con eso, “no alcanza”.

El comedor en el que Viviana trabaja a diario en la ciudad de Luján, se trasladó este miércoles y jueves a la 9 de Julio. “Es la representación de lo que se vive en los barrios”, dice mientras pica cebolla para preparar la cena de quienes acampaban. “Lo que queremos es trabajo y proyectos; proyectos de vivienda con los que podamos acceder a una tierra y una casa. Nos quieren conformar con un plan social y lo que queremos es trabajo genuino”, insiste.

Viviana recuerda la situación crítica que vivieron en plena pandemia de coronavirus: “Desde el primer día estuvimos en los comedores sin alcohol en gel, sin mascarilla y el Estado no nos abasteció de nada. Estuvimos permanentemente en la primera línea de contagio y nunca fuimos reconocidos como trabajadores”.

Insiste en las carencias dentro de los comedores comunitarios. “Los municipios te dan las charlas con nutricionistas con todas las vitaminas que tendrían que tener los niños, pero el niño no recibe frescos ni carne ni verdura ni lácteos suficientes. Tampoco todos pueden acceder a la Tarjeta Alimentar”, cierra.

AB/CC

Etiquetas
stats