Sobre este blog

Un resumen semanal de política internacional a cargo de nuestro responsable del área de Mundo, Alfredo Grieco y Bavio. Serán diez puntos geográficos para pensar nuestro presente cada vez. Vías de acceso a una realidad que excede por mucho las fronteras de la Argentina.

Para recibir cualquiera de nuestros newsletters deben registrarse aquí con el mail en el que lo quieren recibir. En caso de que ya estén suscriptos, les aparecerá un mensaje mencionando que ya están en la base de datos de elDiarioAR y les ofrecerá un link para actualizar sus preferencias, es decir para elegir el newsletter que se quiere recibir.

Recibir los newsletters es gratis. Si te interesa apoyar a elDiarioAR, navegar sin publicidad y recibir la revista trimestal, podes asociarte aquí.

Pandora, Lulú y otras chicas del montón

En la Argentina, Mercedes Marcó del Pont, titular de la AFIP, anunció que el organismo de control fiscal e impositivo investigará los datos que surgen de los Pandora Papers.

0

  1. El Ecuador es la línea imaginaria que divide en dos al mundo. Hasta ahora, el banquero Guillermo Lasso, presidente de Ecuador desde abril por vencer en un balotaje al correísmo que lo había derrotado en los dos anteriores, había obtenido en la población encuestada de su país grados de aprobación discreta, promedio sostenido arriba del 50 por ciento. Cuando la pandemia aliviaba sus estragos, este hombre mayor, de la tropical ciudad costeña y porteña de Guayaquil, católico devoto, firme defensor de la caridad, la asistencia, el empleo de pobres y desvalidos, tan temperamentalmente fóbico a exhibir lujo como aficionado a contar su historia limpia de millonario self-made man hecho desde abajo, que había crecido sin estudios ni favores de casta, hijo de familia pobre pero numerosa, parecía bálsamo para la litigiosidad abierta por la grieta ecuatoriana desde la primera presidencia del socialista (pero también fiel católico) Rafael Correa. Al menos fue así durante su primer trimestre, cuando Lasso cumplió en término razonable con su más priorizada promesa electoral: vacunar. El desplome le llega con los Pandora Papers, que enumeran bienes en el extranjero y relaciones peligrosas que el presidente mantuvo con sociedades off-shore.
  2. La grieta es la zanja que divide en dos a Ecuador. La felicidad que las informaciones de los Pandora Papers le provocaron a Andrés Arauz es grande, y no la oculta. Hay un grado de ironía indeterminable en que también, hasta cierto punto, parezcan sorprenderlo un poco, a pesar de que insista en que confirman lo que siempre supo cuando exige, es más, solicita, la renuncia de Guillermo Lasso a la presidencia que este economista perdió, como candidato correísta, en la segunda vuelta electoral ecuatoriana . En todo caso, los Pandora Papers aportan calor -después se verá cuánta luz- al debate polarizador que había perdido algo de su fuego y su lumbre. Y también, refuerzan la hipótesis de lawfare en la investigación que la Fiscalía ecuatoriana inició sobre la legalidad del crowdfunding que este año financió en parte la campaña presidencial de Arauz. Con los Pandora Papers, la judicialización de la política tiene asegurada una visible continuidad prominente y acaso preeminente.
  3. Danzón folklórico de la Fortuna. Menos inesperadas para todo público resultaron qué hubiera revelaciones dignas de promover alguna investigación o curiosidad más aguda y circunscrita sobre qué hace o deja de hacer con un patrimonio holgadamente cuantioso otro ciudadano ecuatoriano de fama continental. La asociación erosiona la sorpresa, porque Jaime Durán Barba había asesorado ostensible y orgullosamente las campañas electorales del ex presidente argentino Mauricio Macri. Una figura política sobre la que habían informado ese profeta, nuncio o precursor de los Pandora Papers que fueron los Panamá Papers. Esta había sido una investigación periodística anterior sobre las evasiones ilegales, cuasi legales, legales pero éticamente cuestionables o nunca menos que opinables de problemáticas o discutibles de acaudalados empresarios y políticos, y políticos empresarios, y variadas celebrities, en el país del istmo.
  4. Chile, o una loca geografía política. Si hay una nación latinoamericana que desde el estallido social de octubre de 2019 acumula sin desfallecimiento sorpresas que sólo su prosperidad única en la región hace que nunca las clasifiquemos como alarmas, es la República de Chile, que una Convención Constitucional en funciones posiblemente convierta en Estado Plurinacional, como Bolivia. El antiguo paraíso regional de la derecha renuncia a la subsidiaridad del Estado a la vez que emula al antiguo paraíso de la izquierda, que hoy se recupera de un golpe de Estado de noviembre de 2019, coetáneo al estallido chileno. Acaso Bolivia, privada de su pulmón oceánico por Chile en la Guerra del Pacífico de 1879, esté más cerca de recuperar o negociar una salida al mar con el gobierno de izquierda que ganará en las elecciones presidenciales chilenas de noviembre y se regirá por la nueva Constitución: serialismo laberíntico de las causas y los efectos.
  5. Piñera, un pobre megamagnate. Empresario multimillonario, presidente centroderechista chileno en su segundo mandato, Sebastián Piñera se cuenta entre las causas inmediatas de aquella avalancha de violentas protestas masivas por la desigualdad social y su impopularidad entre las consecuencias a mediano y largo plazo. Lo menos sorpresivo en el país de las sorpresas, aunque no por ello menos irritante, han sido las revelaciones sobre Piñera de los Pandora Papers. Justifica, con una fortaleza anecdótica aunque en nada irrelevante, a la protesta social por la desigualdad y la concentración piramidal de la riqueza. Los grupos de oposición anunciaron este miércoles que presentarán un pedido de impeachment en el Congreso. Será el segundo de su mandato. El primero –que no prosperó– fue a finales de 2019 por las violaciones a los derechos humanos durante el estallido. Este otro será por haber infringido el principio de probidad y por "comprometer gravemente el honor de la patria", ambos puntos establecidos en la Constitución. Es el presidente chileno más débil desde Salvador Allende, que lo fue por razones por completo incomparables. Y en el país de Pinochet, un presidente débil no puede gobernar. Ahora, no es seguro que pueda sobrevivir.
  6. Bolsonaro entre dos impeachments. Piñera hizo de Chile uno de los primeros países del mundo en vacunar amplia y tempranamente a su población contra el Covid-19, el presidente Jair Bolsonaro se desinteresó por completo de coordinar una campaña federal de inmunización en Brasil, que llegó sufrir casi tantas muertes como EEUU. Una comisión del Senado está investigándolo desde hace semanas por las deficiencias en la gestión con la pandemia. Hasta ahora merece el apodo que se ganó el republicano Ronald Reagan: ´presidente de teflón’, nada se le adhiere, se le queda pegado, lo arrastra en una caída fatal. Su carrera en la política nacional nació cuando como diputado de derecha clamó y votó en 2016 el impeachment que en el Congreso destituyó a la presidenta petista Dilma Rousseff, bajo acusaciones de corrupción y de malas prácticas administrativas por las que después fue definitivamente absuelta este año por la Justicia. Hoy es el impeachment de Bolsonaro por el que rutinarias manifestaciones claman los fines de semana en las avenidas urbanas. Lo acusan de la crisis sanitaria, de destruir la economía, el medio ambiente y el lugar de Brasil en el mundo, conserva una base de apoyo incondicional de alrededor del 20% de los votantes. Y, como aclara Ciro Gomes, un exministro de centro izquierda que tiene la intención de postularse para presidente, un juicio político de Bolsonaro solo sería posible si los 120 representantes de la oposición en el Congreso pudieran ganarse a los aliados conservadores.
  7. La bala no mata sino el destino. Salpicado pero no manchado Bolsonaro, los Pandora Papers ensucian a su ministro de Economía, el liberal ortodoxo Paulo Guedes, y al presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto, por la creación de sendas compañías off-shore, una en las islas Vírgenes Británicas, la otra en Panamás. Dos funcionarios ahora a la defensiva, investigado, olvidadizos de la gestión para preparar sus respuestas a la Fiscalía, a la Justicia, al Congreso, y a la opinión pública. En los dos casos, la ilegalidad es dudosa. Un código brasileño de conducta de la alta administración federal prevé estas situaciones y cómo lidiar con ellas. En Brasil el factor visibilidad juega más a favor de la oposición que el de la sorpresa: ya eran conocidas las informaciones por Diputados y el Senado del Brasil, y ministro y banquero central las habían confirmado cuando el consorcio de periodistas por detrás de Pandora las chequeó con ellos. Será una herramienta política más propiamente judicial, servirá al Congreso para trabar más iniciativas económicas del gobierno y favorecerá en suma al Partido de los Trabajadores (PT) y a su candidato Luiz Inácio Lula da Silva en las presidenciales de octubre de 2022.
  8. Nuevos mapas del encanto discreto del buen edén fiscal. En los EEUU, los Pandora Papers iluminaron una realidad que prefería mantenerse en suave claroscuro: que cada vez más son un tentador paraíso ‘barely legal’ para el blanqueo de capitales, la evasión impositiva o el más inocuo (o inimputable) resguardo de patrimonios cuyos titulares pueden y prefieren mantener aparte de los fiscos de sus naciones de actividad u origen. Cuando no son, como el presidente Vladimir Putin y su élite oligárquica de capitalismo del día del amigo, o el ex premier laborista británico Tony Blair, locales en el edén propio moscovita o londinense y bien recibidos en las sucursales de su red de paraísos. En particular, Dakota del Sur, un estado rural en el noroeste del país, por lo común desapercibido en las noticias. Pero también los tranquilos, pequeños, estados de Delaware, Alaska, New Hampshire. La tranquilidad que prometía la alpina, neutral, secreta, bancaria Confederación Helvética Y también, según los mismos Pandora Papers, las Suizas sudamericana y centroamericana, Uruguay y Costa Rica, y Qatar en la Península Arábiga, Hong Kong en el Extremo Oriente, y Macedonia del Norte en los Balcanes: todos reinscritos en la lista gris de paraísos fiscales detectados por la Unión Europea (UE).
  9. De la evasión sigilosa al gasto conspicuo. Washington se sabe protegido de la corrupción de sus súper ricos (en Caracas o La Habana diría que se sienten protegidos por ella), pero los súper ricos se creen desprotegidos contra Washington. El gigantesco proyecto de ley de macro estímulo económico y gasto social de 3,5 billones de dólares que Joe Biden presentó al Congreso no obtiene todos los votos que necesita ni siquiera en el oficialismo demócrata. Por lo pronto, Biden consiguió que se elevara el techo del monto que fija hasta cuándo es posible endeudarse. Desde 1960, EEUU elevó 80 veces el límite que permite gastar ensanchando el déficit del Estado. Esta vez la votación fue la más renuente de todas las anteriores.
  10. Una íntima tristeza reaccionaria. Buscando firmar acuerdos económicos con EEUU, el presidente ecuatoriano se encontró con que era más fácil y rápido un TLC con la archienemiga China, el otro país poco afectado en su cúpula por los Pandora Papers que tanto hirieron a Lasso. Su credibilidad se desplomó, rematada como por un tiro de gracia gratuito, cuando ya era letra muerta el primer proyecto de ley de reforma (oportunidad) económica que Lasso había presentado a la Asamblea nacional unicameral. ¿Cómo aceptar austeridades de un presidente que aumenta impuestos a la clase media, cómo creerle cuando dice que él será quien más pague, cuando se descubre que contó con dinero que estaba a salvo de gravámenes? Es posible que sea verdad que se deshizo de todo ello legalmente en 2017, como sostiene. Es imposible que el hecho de que no hablara de estas operaciones antes y de que Ecuador se entere por la investigación no vulnere su capacidad de gobernar, que ya era baja por no contar con apoyo partidario propio en la Asamblea, ni un partido ni bases que lo sostengan. Aun el fin pacífico o en término de su mandato ha entrado en una zona de riesgo, y definitivamente descartada su reelección. Toda iniciativa legislativa oficialista perecerá ante la sola mención de Pandora. En la estadística histórica general canta ausente sin aviso aquel caso feliz en que un mejor conocimiento público de la corrupción de las élites haya conducido a su castigo y enmienda o a una severa restricción visible del elenco de conductas odiosas posibles.

AGB

Sobre este blog

Un resumen semanal de política internacional a cargo de nuestro responsable del área de Mundo, Alfredo Grieco y Bavio. Serán diez puntos geográficos para pensar nuestro presente cada vez. Vías de acceso a una realidad que excede por mucho las fronteras de la Argentina.

Para recibir cualquiera de nuestros newsletters deben registrarse aquí con el mail en el que lo quieren recibir. En caso de que ya estén suscriptos, les aparecerá un mensaje mencionando que ya están en la base de datos de elDiarioAR y les ofrecerá un link para actualizar sus preferencias, es decir para elegir el newsletter que se quiere recibir.

Recibir los newsletters es gratis. Si te interesa apoyar a elDiarioAR, navegar sin publicidad y recibir la revista trimestal, podes asociarte aquí.

Etiquetas
Publicado el
10 de octubre de 2021 - 10:52 h
stats