Industriales buscan “coordinar la demanda” ante eventuales cortes de gas

Daniel Funes de Rioja, titular de la UIA, y Darío Martínez, secretario de Energía

Con la llegada de la temporada de frío más intenso, que dispara el consumo de energía en la Argentina, la Unión Industrial Argentina (UIA) solicitó una reunión con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para evitar ser sorprendidos por una situación que los preocupa especialmente: que una eventual falta de gas derive en cortes para los grandes consumidores. 

“Queremos alerta temprana y coordinar la demanda en función de la oferta si llega a haber problemas aunque la Secretaría de Energía considera que no debería haberlos”, dijo a elDiarioAR Daniel Funes de Rioja, titular de la entidad fabril. “Queremos estar preparados”, agregó. 

Los industriales saben que, frente a un escenario de escasez, se privilegia el suministro a los hogares. Por eso pretenden ser advertidos con tiempo y diseñar un plan de contingencia que les permita disponer de un orden de prioridades. Consultados por este medio, en la Secretaría de Energía y en el Ministerio de Desarrollo Productivo no dieron precisiones al respecto.

Una de las principales distribuidoras coincidió en que “por ahora” no hay ninguna previsión de cortes para industrias. “Si bien el consumo subió en estos días por bajas temperaturas, desde las cuencas productivas está llegando el gas necesario para residenciales, pymes y grandes usuarios (industrias)”, señalaron. Aún así, indicaron que la situación es cambiante y que depende de la producción y el transporte. “Hasta ahora el gas está llegando y alcanza bien para todos”. 

Además de la producción propia, la demanda de gas de la temporada invernal se nutre del acuerdo cerrado con Bolivia para que el país vecino envíe 14 millones de metros cúbicos diarios y del GNL que llega en barcos y se regasifica en Escobar (donde hay un buque regasificador de manera permanente) y en el puerto Ingeniero White (donde hay un buque alquilado para la temporada de invierno). 

En lo que va del año, la Argentina compró 31 cargas de GNL, que empezaron a ingresar al país en las últimas semanas. El dato positivo es que los precios promedio adquiridos en la última licitación fueron US$25 por millón de BTU, menores a los US$40 y US$30 de las dos licitaciones anteriores. Así, el precio respecto del primer momento posterior al inicio de la guerra entre Ucrania y Rusia se moderó, pero todavía son valores muy superiores a los US$8 promedio a los que se compró el millón de BTU en 2021.

Por la suba de precios, la Argentina ya gastó en lo que va del año más del doble de la cuenta de gas de todo 2021. En 2021, 56 barcos costaron en total US$1.100 millones. Los 31 que se compraron en lo que va del año ya demandaron US$2.300 millones y todavía resta licitar los cargamentos de agosto y septiembre.

DT

Etiquetas
stats