Council of the Americas

Massa y Larreta, dos presidenciables en busca de seducir al establishment

Massa en el Council of the Americas.

“Estoy todo el dia hablando con Massa. Hasta los de mis medios lo repiten todo el tiempo”, bromeaba hoy José Luis Manzano, socio del Grupo América y Edenor, ante Juan Martín Bulgheroni, vicepresidente de Pan American Energy (PAE) en un descanso de la jornada anual del Council of the Americas, organización de empresas norteamericanas, en el Alvear Palace Hotel. Falta sólo un año para las elecciones presidenciales, Sergio Massa por ahora dice que no aspira a 2023 sino a 2027 y Horacio Rodríguez Larreta está lanzado a la carrera, pero tanto el superministro de Economía, que aclaró que no hay “superhombres ni supercargos”, como el jefe de gobierno porteño se presentaron ante ese auditorio selecto del establishment para seducirlo. Cada uno a su estilo.

Los anuncios que hizo Sergio Massa ante los empresarios

Los anuncios que hizo Sergio Massa ante los empresarios

Massa cerró la mañana de conferencias con un discurso en el que comentó las medidas y gestiones de sus primeros 10 días en el cargo, pero aportó dos novedades: que negocia con un banco asiático, uno europeo y otro norteamericano un crédito llamado repo para recomprar deuda y fortalecer las reservas, y que la semana próxima creará un rėgimen de promoción minera, similar al que acaba de otorgar a las petroleras, para liberarle parte de las divisas de sus exportaciones a cambio de que agreguen valor a su producción. También se fijó cuatro objetivos: orden fiscal, superávit comercial, acumulación de reservas y crecimiento con inclusión social.

“Fue muy bueno... comparado con lo que dejaban los dos anteriores ministros”, aclaró un empresario en referencia a Martín Guzmán y Silvina Batakis. “Lo ideal sería un plan económico integral, con poder político para llevarlo adelante, con un gobierno unido detrás de la propuesta, cosa que no parece posible con la conformación del Frente de Todos. No podemos pedirle peras al olmo, pero Sergio hace lo posible”, agregó.

Otro colega quedó más entusiasmado: “Planteó lo que venimos planteando: reducción del déficit fiscal, aumentar reservas, salir a exportar y dialogar con la oposición, lo que no significa pensar igual sino intercambiar pensamiento”. Massa propuso buscar acuerdo con Juntos por el Cambio de aquí a abril próximo, antes del periodo de campaña electoral pura y dura. Más temprano, Larreta, al inaugurar el encuentro, había llamado a que el próximo fuera un “verdadero gobierno de coalición” para sostener en el largo plazo la misma estrategia de inserción internacional y después el embajador norteamericano en Buenos Aires, Marc Stanley, Ilamó a no esperar hasta 2023 para arribar a consensos entre gobierno y oposición sobre cómo aprovechar los recursos que ahora la Argentina puede ofrecerle al mundo en tres materias concretas: alimentos, energía y litio.

“Massa se defendió bien, pero ahora se tiene que subir a la Ferrari”, apuntó uno de los empresarios más poderosos en el Council of the Americas. Aunque celebró el compromiso del ministro con el ajuste del gasto público, puso en duda su efecto si continúa tan amplia la brecha cambiaria entre el dólar oficial y los paralelos. No por nada, Larreta les prometió a los empresarios lo que querían oír: “En algún momento debemos apuntar a converger a un solo tipo de cambio, que sea competitivo y que permita acceder a insumos importados”.

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio, Mario Grinman, abrió el encuentro aclarando que el país ''no es rico sino potencialmente rico“. Después, en una entrevista pidió devaluar el peso oficial. Tras su alocución, habló la jefa del Council of the Americas, Susan Segal, habilidosa para acomodarse bien a los gobierno de turno en América Latina. Mientras algunos de los empresarios del auditorio envían cada una o dos semanas listas de precios a los supermercados, Segal llamó a ”atacar la inflación“. Destacó que ”la Argentina tiene abundantes alimentos, minerales y recursos energéticos, pero también oportunidades en tecnología, biotecnología“ y en la mudanza de cadenas de valor de China a Latinoamérica, en lo que se llama el ''nearshoring”.

Después fue el turno del jefe de gobierno porteño y uno de los tres aspirantes presidenciales del PRO, junto con Patricia Bullrich y eventualmente Mauricio Macri. Aseguró que con los especialistas de relaciones exteriores de su partido coinciden en que el mundo actual necesita de la energía, los alimentos y la minería que la Argentina “tiene de sobra”, pero reclamó que el país sea “coherente y profesional” en su estrategia de inserción internacional. Entre esos recursos incluyó no solo el gas no convencional sino también las energías renovables y el litio, insumo de las baterías eléctricas.

Larreta aclaró que las oportunidades comerciales deben atarse a los “valores que queremos en el mundo”, en momentos en que Estados Unidos se enfrenta a Rusia y China. El jefe de gobierno aprovechó para condenar a Cuba, Nicaragua y Venezuela por violaciones a los derechos humanos.

Llamó al “equilibrio fiscal”: “Eso nos permitirá aflojar con la presión impositiva”. También convocó a que Mercosur firme más tratados de libre comercio, a exportar más carne vacuna, a terminar el gasoducto Néstor Kirchner de Vaca Muerta a la provincia de Buenos Aires, a fomentar la economia del conocimiento, a combatir el narcotráfico en la Triple Frontera y en Rosario y a lucha “contra la amenaza a la propiedad en la Patagonia”, en alusión a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). Los empresarios, encantados.

El siguiente orador fue el subsecretario de Crecimiento Económico de Estados Unidos, José Fernández, que se conectó por videoconferencia desde su país. Destacó las oportunidades de la Argentina a la hora de ofrecer soluciones a tres crisis que sufre el mundo: la alimentaria, la climática y de la aprovisionamiento de “minerales críticos”, como el litio. Después Stanley completó que a Estados Unidos también le interesa el desarrollo de la inteligencia artificial y la nanotecnología y por eso aprovechó para recordar la necesidad argentina de adoptar una tecnología 5G como la que ofrecen empresas norteamericanas, la llamada Open RAN.

El embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, destacó que Massa, al que en una entrevista posterior llamó “presidente”, viajará a Estados Unidos a principios de septiembre y después irá allí Alberto Fernández para la postergada reunión con Joe Biden y una ulterior visita a Houston, capital internacional de la industria petrolera. Después hablaron de oportunidades de negocios Bulgheroni, el director general del proyecto de litio salteño Rincón de la empresa Rio Tinto, Guillermo Calo, el presidente de la química Dow en el sur de Latinoamérica, Matías Campodónico, y su par de la eléctrica AES en la Argentina, Martín Genesio. También expusieron los gobernadores Gerardo Morales, de Jujuy, Rodolfo Suárez, de Mendoza, y Gustavo Sáenz, de Salta.

Por último, Massa fue recibido con un aplauso tibio, pero despedido con uno más contundente. “Definir una estrategia país en función del contexto internacional, entendiendo que la energía, la minería, la agroindustria y la economía del conocimiento son clave”, propuso el ministro. También dejó otras frases que resonaron. “Sin estabilidad macroeconómica no hay paz social. Pero sin paz social no hay estabilidad macroeconómica”, aclaró. Agradeció al embajador en Brasil, Daniel Scioli, y al equipo entrante y saliente de la Secretaria de Energía por ahorra US$ 1.100 millones de importaciones de gas en agosto. Citó tres ejemplos de empresas que “abusaron” de las escasas divisas del país para elucubrar maniobras para hacerse de dólares mediante importaciones. Pero, pese a ello, Massa cayó bien a los empresarios. Habrá que ver si les cumple el deseo de hacer el “trabajo sucio” antes de que venga el próximo gobierno.

AR

Etiquetas
stats