Oscarcito, el maître histórico del Sheraton Córdoba: "empezó la cuarentena, y después de 17 años, no volví nunca más"

Oscar Vola, más que un maître, la cara del Sheraton Córdoba, que cerró por la pandemia

En cada evento que se desarrollaba en los salones Lugones o Champaquí, la imagen institucional del Sheraton Córdoba era Oscar Vola, el maître del primer hotel 5 estrellas de Córdoba.

Sheraton se va y Córdoba se queda sin cinco estrellas

Sheraton se va y Córdoba se queda sin cinco estrellas

Todas las veces que el catalán Joan Manuel Serrat visitó Córdoba, comió en el restaurante La Pampa y lo atendió “Oscarcito”, como llaman cariñosamente quienes conocieron a Vola en su función.

“Llegué de las vacaciones el 1 de marzo y el 15 o 16 me llamaron de Recursos Humanos y me dijeron que me debía retirar, que era personal de riesgo y ellos preservaban mi salud. Cuando empezó la cuarentena, y después de 17 años, no volví más”, le cuenta Vola a elDiarioAR

Durante la cuarentena, como ya tiene 62 años, el maître del Sheraton Córdoba estuvo en su casa, “guardado”. “¿Qué hago?, leo, veo series, películas y me preparo para regresar. Le digo una cosa, yo sigo siendo empleado de Quinto Centenario. Si volvemos como Sheraton o con otra marca, yo estoy al pie del cañón, hace 25 años que trabajo en hoteles, primero en el Ducall, después en el Amerian y hace 17 años en el Sheraton”.

A lo largo de los años en la empresa, Oscar Vola armó un plantel de 50 personas: “Son chicos maravillosos, empezamos de a poco, hasta que armamos un plantel exquisito; nos felicitaron de Ceremonial y Protocolo de la Provincia y de la Municipalidad, imagine mi orgullo de trabajar con jóvenes, de intercambiar la experiencia con la energía, es maravilloso lo que se logra”.

El maître más conocido de Córdoba, el que vio a Luis Miguel y que se encargó de supervisar la compra de ollas y sartenes nuevas a pedido de Madonna para su estadía cordobesa en diciembre de 2012; el mismo que se impresionó por el protocolo de la realeza española cuando visitó Córdoba para el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española en marzo de 2019; nunca se había emocionado tanto como cuando en octubre de 2018 llegó a los 10 mil eventos conducidos por él: “No se puede contar la experiencia, fue como una película de mi vida, desde el primer evento; pasando por las cenas o almuerzos de importancia por los invitados, fue un flash lleno de emociones, algo increíble”, recordó Oscar Vola.

En el verano, cuando se liberaron las restricciones, Oscar fue convocado por una ex compañera “para darle una mano en un evento de un hotel nuevo de Villa Carlos Paz, fui una noche y me quedé todo el mes. El dueño quería que me quedara, para formar al plantel que tenía, pero justo hubo un rebrote del Covid y otra vez me mandaron a casa. Pero acá estoy, listo para servir cuando haga falta, con o sin menú a la carta”.

Etiquetas
stats