Polémica por el revalúo: por qué la AFIP busca elevar los valores fiscales y la Ciudad denuncia “discriminación”

Marco del Pont, titular de la AFIP

Luego de enviar una nota formal con el reclamo, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aprovechó este martes la presentación del Plan de Renovación del Casco Histórico de la Ciudad para volver a cuestionar una medida del gobierno nacional que considera “una barbaridad”. Es la decisión de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de restituir la metodología que la Ciudad utilizó hasta 2018 para valuar las propiedades, lo que redundará en una mayor recaudación del impuesto a los bienes personales. 

Rodríguez Larreta solicitó por escrito el jueves pasado que se revise el dictamen 1/22 de la AFIP, que revocó el criterio impuesto en la Ciudad en 2018 y que generará, en los hechos, un aumento del 505,6% en la valuación fiscal de los inmuebles porteños, según calculó el gobierno local. 

El organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont argumenta la decisión en la necesidad de acercar las valuaciones fiscales al valor real de las propiedades urbanas en todo el país, dado que hoy apenas representan entre el 5% y el 7%, lo que “erosiona la base imponible de uno de los tributos más progresivos que tiene la Argentina”. Con la modificación, ese porcentaje se elevará a 28%.

Para Rodríguez Larreta se trata de “una medida totalmente arbitraria y además discriminatoria, porque en el resto del país el aumento más o menos acompaña la inflación, el 50%, mientras que los que pagan bienes personales en la ciudad tienen que multiplicar por 4 el pago de su impuesto”. Aseguró que “miles” de personas que no estaban alcanzadas por ese tributo comenzarán a pagarlo al superar el mínimo no imponible. La mejora estimada en la recaudación por el cambio de criterio instrumentado por la AFIP asciende a unos $36.000 millones en 2022, que aportarán unos 233.000 contribuyentes.

Rodríguez Larreta resaltó que Bienes Personales es un impuesto coparticipable, por lo que lo recaudado no queda dentro de la Ciudad sino que se distribuye entre las distintas jurisdicciones. “Pretenden que los porteños paguen muchísimo más y, además, no nos dan nada a cambio”, se quejó. 

La titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, cuestionó el “doble estándar” de Horacio Rodríguez Larreta y el partido que encabeza el ex presidente Mauricio Macri. “Utilizan un criterio para el impuesto inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires que acerca la valuación de los inmuebles a su valor de mercado que, sin embargo, pretenden que no se aplique al pago del impuesto sobre los Bienes Personales, que es coparticipado a todas las provincias”, dijo. 

Así como el impuesto a las ganancias grava los ingresos regulares, el impuesto a los bienes personales se aplica sobre el patrimonio y alcanza a inmuebles, automóviles y embarcaciones personales, así como activos declarados en el exterior. Se excluyen algunos ítems puntuales, como la vivienda personal siempre que tenga un valor de hasta $30 millones. 

Luego de la última modificación de este tributo, que se dio en diciembre del año pasado, el mínimo no imponible es de $6 millones (US$51.300 al dólar oficial). De acuerdo a la cantidad de patrimonio que se tenga por encima de ese límite, los contribuyentes pagan una tasa de entre 0,5% y 1,75%, que en el caso de bienes extranjeros llega al 2,25%. 

Cada jurisdicción define su propia estrategia de valuación, por eso son tan heterogéneas en todo el país. De todos modos, en el Consenso Fiscal 2017 se acordó disponer un organismo federal que defina los procedimientos y metodologías para realizar las valuaciones en todas las jurisdicciones (el OFEVI: Organismo Federal de Valuaciones de Inmuebles), acercándolas a los estándares del mercado. 

Sin embargo, la AFIP pudo maniobrar directamente sobre la valuación porteña porque lo que hizo no fue crear una norma sino restituir una metodología que estaba vigente. “La AFIP la aplicó a partir de 2013 hasta que en 2018, durante la presidencia de Macri, se dio marcha atrás. Lo que hicimos nosotros es cumplir a rajatabla con lo que dice la ley y reparar el desvío”, argumentó Marcó del Pont tras el reclamo porteño. 

El aumento de la recaudación es uno de los pilares definidos por el Gobierno para alcanzar las metas de reducción del déficit definidas en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) “sin ajuste” y también sin negociar en el Congreso con la oposición, que se opone a la creación de nuevos tributos. Es “camino virtuoso” que definió el ministro Martín Guzmán y que implica exprimir más las fuentes de ingreso que ya existen, haciendo foco en los sectores con mayor capacidad contributiva.

DTC/CC

Etiquetas
stats