Repro para todos los sectores que se restrinjan, la receta para enfrentar eventuales cierres adicionales

Controles en el transporte público.

El gabinete económico volvió de lleno a la agenda pandémica. Sin la presencia del ministro de Economía, Martín Guzmán, de viaje por Europa, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los funcionarios del área económica analizaron la posibilidad de asistir con el plan de Reconversión Productiva (Repro) II a aquellos sectores que eventualmente deban sumarse a las restricciones por la segunda ola de Covid-19. Los primeros rubros que la semana pasada debieron limitar sus horarios y aforos o que tuvieron que directamente cerrar ya fueron incluidos en el Repro II, cuyo subsidio al salario de las empresas se elevó de $ 12.000 a 18.000, aún lejos de los 33.000 que abonaba el año pasado la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). Por ahora no se habla de cómo asistir a los trabajadores independientes, que en 2020 tuvieron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Cafiero ordenó reforzar con agentes de la AFIP el control sobre el programa de Precios Máximos

Cafiero ordenó reforzar con agentes de la AFIP el control sobre el programa de Precios Máximos

El Repro II ya venía asistiendo a sectores aún afectados por la crisis del coronavirus como turismo y cultura. Acaba de sumar a los nuevos rubros restringidos, como bares, restaurantes, gimnasios, shoppings, centros culturales, teatros, cines, boliches, salones de fiestas, bingos, casinos y viajes grupales (de egresados, jubilados, de estudio, deportivos de competencias no oficiales) que sufran caída de ingresos. Pero el Gobierno analiza extender las restricciones de actividades, con lo que más compañías necesitarán subsidios de subsistencia.

La pregunta es qué ocurrirá con monotributistas y trabajadores informales. La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, y el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, prometieron ayudar a quienes lo necesiten. En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro había dicho a principios de año que se interrumpía su IFE por falta de fondos, pero este abril debió reponerlo.

Hay muchos trabajadores independientes, incluidos obreros de la construcción, que pueden trabajar, pero no viajar en transporte público. Por tanto, o se quedan en casa o deben gastar más (o que alguien les pague) para viajar en auto (incluido remise) o moto.

AR

Etiquetas