Restricciones al dólar: el Gobierno asegura que la medida estaba hablada con el agro

Sergio Massa y Miguel Angel Pesce

“Fue un error en la comunicación”. Dentro del Gobierno buscan suavizar el cortocircuito del lunes por la noche, cuando el Banco Central emitió una comunicación de una medida y poco después otra para rectificarla. Fue una desinteligencia, dicen, a la hora de bajar al papel una decisión que no era una sorpresa para nadie. Incluso los representantes del agro estaban anoticiados de que si los pesos resultantes de la liquidación de soja terminaban por recalentar el MEP y el CCL les vedarían el acceso a esos mercados, aunque sin incluir a los productores. 

En la primera comunicación, el Banco Central informó que a partir de este martes “los clientes residentes en el país dedicados a la actividad agrícola que vendan mercadería en el marco del decreto n°576/22”, es decir, el esquema “dólar soja”, no podrían acceder al mercado de cambios para comprar moneda extranjera ni realizar operaciones con títulos y valores con liquidación en moneda extranjera. 

Pocas horas después, y cuando la reacción de los exportadores ya era generalizada, el BCRA emitió una segunda comunicación en la que aclaró que “las disposiciones no son de aplicación para las personas no humanas”. También lo señaló el propio secretario de Agricultura, Juan José Bahillo en su Twitter y el mensaje fue compartido por el ministro de Economía, Sergio Massa. “Quiero aclarar que la resolución del Banco Central no incluye a los productores y las productoras que con tanto esfuerzo vienen acompañando el Programa de Incremento Exportador”, decía. 

Con esta medida el Gobierno busca frenar la presión sobre los dólares financieros, que recibieron más demanda por el aumento de la emisión de pesos. Ayer el CCL cerró por encima de los $300, en $303, y el MEP se ubicó cerca de esa barrera, en $297. Los pesos pueden ir a otros instrumentos como plazos fijos, cuentas “chacarero” o dólar linked (que actualiza el monto en línea con los movimientos del tipo de cambio) o directamente al blue, que este martes dio un nuevo salto. 

“Todos los sectores que participaron de las negociaciones previas al anuncio del esquema dólar soja sabían que esta medida podía concretarse”, aseguraron a elDiarioAR en el entorno de Bahillo. “Nosotros les dijimos que no queríamos que los pesos se fueran al dólar y por eso les dábamos la opción de la cuenta dólar linked. Aunque ahora muchos se hagan los distraídos, existía el compromiso”, señalaron. 

Sin embargo, en las conversaciones previas se había hablado de que la medida, de concretarse, no incluiría a los pequeños productores. Por eso cuando Pesce publicó la Comunicación A 7609 llegó inmediatamente un pedido del Ministerio de Economía para que la corrigiera. El “error” fue suficiente para generar tensión con un sector que suele ser de difícil trato para el Gobierno, pero en las oficinas Economía  aseguran que “no hay ningún enojo” con Pesce. Como todas las medidas extraordinarias, aseguran, pueden surgir problemas que hay que ir corrigiendo. 

Poco más de una semana atrás Pesce ya había decidido avanzar por su cuenta al encarecer la tasa de financiamiento para los productores que no vendieran al menos el 95% de su cosecha. Desde la Sociedad Rural de Gualeguaychú, de donde es oriundo, el secretario Bahillo dijo que se trataba de una medida “no alineada” con el incentivo de la producción. 

“Nosotros vamos a trabajar para lograr que se siga financiando capital de trabajo, bienes de capital, bienes de uso, lo hablé con el ministro Sergio Massa y la idea es seguir en esta línea de trabajo. Seguramente nos reuniremos con el Banco Central y le haremos llegar nuestra opinión, aunque tengamos en cuenta que el Banco Central tiene por carta orgánica autonomía para tomar este tipo de decisiones y en ese marco tomó esta decisión”, señaló. 

En el Ministerio de Agricultura trazan una diferencia: en ese momento Bahillo se enteró de la decisión del Central por los medios; esta vez se trató de una medida consensuada. 

Después de eso el Presidente firmó un decreto junto a Massa mediante el que le renovó el mandato de Miguel Pesce en el Banco Central hasta septiembre de 2028; por seis años más. La decisión se interpretó como un respaldo a la gestión de Pesce, que tambaleó en el  recambio de nombres que llegó con la salida de Martín Guzmán. De todos modos, la renovación del mandato no implica blindaje. Ya se ha visto que una decisión política puede desplazar a un presidente del Banco Central en funciones. 

La acumulación de reservas es la meta que, por ahora, al Gobierno le cuesta cumplir en el marco del acuerdo con el FMI y es el foco principal de Pesce. De hecho, ayer Luis Cubeddu, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental y Jefe de Misión para Argentina precisó que “la mayoría de los objetivos del programa cuantitativo hasta fines de junio de 2022 se cumplieron, con la excepción del piso de las reservas internacionales netas”. 

Según pudo saber elDiarioAR hasta el viernes pasado se habían liquidado alrededor de US$4.100 millones gracias al esquema “dólar soja” –que les ofrece a ese complejo un tipo de cambio preferencial de $200 por dólar– y el Gobierno confía en que se cumplirá la meta de los US$5.000 millones. Incluso si algunos productores deciden replegarse tras las novedades del lunes. Lo que sí está decidido, aseguran, es que el régimen no se prorrogará y el 30 de septiembre llegará a su fin. 

DT

Etiquetas
stats