Después de 85 días, dan por terminada la erupción del volcán de La Palma

Vista del volcán de Cumbre Vieja en erupción, en la isla de La Palma, el 19 de septiembre de 2021

María Rodríguez Santana

0

“La erupción ha terminado”. Así lo ha confirmado este sábado, día de Navidad, el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, tras la reunión diaria del comité científico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), en la que se ha comprobado que, efectivamente, tras diez días inactivo, el volcán de La Palma no ha registrado nuevas deformaciones. Después de 85 días y ocho horas, el consejero verbaliza estas palabras de “alivio”, tal y como él mismo ha reconocido en rueda de prensa.

Los científicos avisan: el fin de la erupción en La Palma no significa que no haya "algunos peligros"

Los científicos avisan: el fin de la erupción en La Palma no significa que no haya "algunos peligros"

La erupción comenzó el pasado 19 de septiembre, “casi todavía en verano”, y ha durado hasta el 13 de diciembre (fecha en la que se detuvo la señal de tremor y declinaron todos los parámetros del volcán), “casi en invierno”, lo que ha hecho que Canarias pase un “otoño volcánico, literalmente”, como ha dicho el consejero en su discurso, en el que ha destacado que este cese de “goteo diario de destrucción” dará pie a lo más importante ahora: la reconstrucción de la isla.

Ha hablado de “satisfacción” al referirse al dispositivo humano que ha estado detrás de esta emergencia volcánica, pese a su dimensión, “probablemente la más grande de las catástrofes de Protección Civil de España en los últimos tiempos”. Pérez ha reseñado que, dejando a un lado las grandes catástrofes meteorológicas y las operaciones militares (como la del control de la pandemia), la erupción del volcán de Cumbre Vieja es “por su dimensión, por su duración y por su impacto destructivo, la mayor catástrofe que se ha producido en el país en los últimos años”.

El fin de la erupción, sin embargo, no supone el fin de la emergencia. “Los riesgos y los peligros subsisten”, ha aclarado. El consejero de Seguridad ha señalado que el plan del Pevolca va a continuar “igual, en semáforo rojo, la emergencia en el mismo nivel”, matizando que no cree que la emergencia deje de estar declarada a lo largo del mes de enero, ya que mientras subsista peligro, se debe mantener activada.

Desde este sábado, además, se va a comenzar a estudiar un plan de realojo “seguro, ordenado y paulatino” con el fin de que en la primera quincena de enero se “puedan acordar algunos realojos (de las 7.000 personas que hay evacuadas) e intentar ver cómo restablecer algunos servicios esenciales”, ha señalado Pérez al tiempo que subrayaba que las autoridades no se van a ir de La Palma “de un día para otro” a pesar de que se haya dado oficialmente por finalizada la erupción. “Hay que prever la desescalada”.

Por otro lado, ha destacado que esta crisis en el que son miles de personas las que han tenido que ser trasladadas, “no hay víctimas directas” del volcán, si bien hay un caso que se encuentra en proceso de investigación.

Balance de datos

Julio Pérez ha hecho un balance de las cifras que ha dejado el dispositivo montado con motivo del volcán de La Palma, como las más de cien reuniones del Pevolca desde su activación (13 de septiembre), seis días antes de la erupción (19 de septiembre) en lo que constituye el episodio volcánico más largo en La Palma.

En cuanto a los datos del volcán, la colada ocupa 1.219 hectáreas y se han generado dos deltas lávicos, uno de 43,46 hectáreas al sur de la erupción y otro de 5,05 al norte.

La erupción ha engullido 1.576 edificaciones, según el recuento del Catastro y 2.988 ,según las estimaciones del sistema de satélites europeos Copernicus.

Asimismo, la lava ha arrasado 370 hectáreas de cultivo, la mayoría plataneras pero también viñas y aguacates, y en total han quedado afectados 73,8 kilómetros de carreteras.

Más de 500 científicos en el dispositivo

El consejero de Seguridad también ha querido destacar el papel de la ciencia en esta crisis volcánica, en la que han intervenido 528 científicos acreditados, así como la labor de las mil personas del dispositivo de emergencias.

En el transcurso de la erupción se han producido diez evacuaciones, con 7.000 personas afectadas y seis confinamientos y en el aeropuerto han sido canceladas 500 operaciones por la presencia de ceniza.

Un volcán visto desde el aire

El director del comité técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, quien ha estado casi diariamente informando sobre la evolución del volcán, ha destacado este sábado la presencia de drones en el monitoreo. Se han llevado a cabo un total de 2.800 vuelos para el seguimiento de la erupción.

Etiquetas
stats