Edson Fachin, titular del Tribunal Superior Electoral y juez de la Corte Suprema de Brasil

“Fuera del estado de derecho lo que hay es barbarie, arbitrariedad y autoritarismo”

Edson Fachin, presidente del Tribunal Superior Electoral y juez de la Corte Suprema de Brasil.

“Vamos a erigir vallas de protección para preservar el resultado electoral” advirtió el presidente del Tribunal Superior Electoral y juez de la Corte Suprema Edson Fachin. Fue una manera si se quiere sutil de responder al presidente Jair Bolsonaro, para quien “el país no puede terminar con comicios que estén bajo un manto de desconfianza”, porque eso “causará la rebelión del lado perdedor”.

Fachin dio una entrevista a periodistas extranjeros el martes, organizada por la Asociación de Corresponsales de Río de Janeiro (ACIE), entre quienes estuvo presente elDiarioAR. Ante las incertidumbres que genera el jefe de Estado brasileño en cuanto al desenlace electoral, como presidente del TSE, el magistrado sostuvo: “Estamos atentos al papel clave que tendrá el Parlamento, dado que es una órgano central de la democracia representativa y, por lo tanto, tiene la obligación de vigilar el proceso institucional”.

Bolsonaro fue más lejos en sus apreciaciones al reiterar, también este martes, que no permanecerá pasivo frente a su eventual fracaso: “Queremos elecciones limpias”. Por la tarde, con un discurso poco ordenado, el jefe del Planalto volvió a atacar a la Justicia, a la prensa y repitió su decisión de desconocer los resultados que salgan de las urnas. Del ministro de la Corte Fachin dijo, a título de ejemplo, que es “marxista-leninista”. Y convocó a sus seguidores a “ignorar e incumplir” las sentencias judiciales.

Las amenazas distan de ser veladas. El jefe del Palacio del Planalto recordó, durante uno de sus discursos, la manifestación que encabezó el 7 de septiembre del año pasado cuando, al celebrar el Día de la Independencia, hizo marchar tanques por las avenidas de Brasilia. En esa oportunidad fueron cortadas las rutas de acceso al distrito federal, con la ayuda de los camioneros, por entonces sus aliados. Esta vez prometió repetir “aquel desfile” en septiembre próximo, cuando faltará menos de un mes para las presidenciales.

Según afirmó Fachin, el Tribunal Electoral, que debe organizar y fiscalizar todos los pasos hasta el 19 de diciembre, confía que la presencia de observadores internacionales “pueda representar un obstáculo, frente a una decisión de no aceptar los resultados, por parte de quien resulte vencido”. Fachin evaluó que “la presencia de los observadores es una condición necesaria porque de hecho la democracia no se circunscribe a los muros territoriales”.

-¿Qué puede hacer la Justicia en caso de actos de violencia por desconocimiento de los resultados?

-Nos parece que el día siguiente de las elecciones se construye desde mucho antes de los comicios. Y los pasos preliminares que tomamos, son procedimientos que ponen las vallas para la preservación de los cómputos. Desde luego, la justicia electoral no puede responder sola por todas las circunstancias. Por eso, estamos atentos al papel fundamental que tendrá el Congreso en ese momento, dado que es una institución central de la democracia representativa y por lo tanto, debe ejercer la vigilancia de la institucionalidad. Nuestras acciones están vertidas en un protocolo que culmina el 19 de diciembre con la entrega del diploma al futuro presidente electo de la República. Y ese acto se realiza en la sede del Tribunal Superior Electoral, en Brasilia. Nuestro compromiso es diplomar al presidente electo y lo vamos a cumplir. El proceso electoral brasileño tiene un calendario de auditoría, que da lugar a la participación de entidades fiscalizadoras: el Ministerio Público, la Contraloría General de la Unión, la Orden de Abogados de Brasil. Todas las etapas del proceso electoral son auditadas.

-¿Qué papel le cabe a las Fuerzas Armadas en estas elecciones?

--Como sabemos, Brasil es un continente. Y el papel de las Fuerzas Armadas, especialmente del Ejército, reside especialmente en la función de distribuir las urnas electrónicas en todo el país. Esa tarea representa un costo del orden de los 100 millones de reales (20 millones de dólares al cambio actual). Pero también serán convocadas a actuar si algún estado provincial lo solicita, para garantizar la seguridad de los votantes. Nuestra relación (con los militares) ha sido bastante fluida y muy respetuosa. No vemos, por lo tanto, ninguna circunstancia actual que pueda representar una quiebra de la institucionalidad. No hay ninguna señal en esa dirección. Por otro lado, el país tiene una prensa libre y bien informada; y sin duda, los medios ejercerán su vigilancia ante cualquier tipo de violencia que surja en un ambiente post electoral desfavorable. Por otro lado, hay un protocolo de actuación conjunta de la justicia electoral con las fuerzas de seguridad para garantizar el orden y la seguridad el día de la votación. Y las Fuerzas Armadas se incluyen en ese contexto, a pedido de la justicia electoral y en las circunscripciones que esta marque.

-¿Por qué se invitó a las Fuerzas Armadas a integrar la Comisión de Transparencia Electoral, constituida en 2021?

--El ambiente de la justicia electoral es absolutamente transparente, abierta a todos los interesados. No vemos ninguna dificultad, por lo tanto, en el hecho de invitar a las Fuerzas Armadas a ser parte. No implica ningún obstáculo en el respeto y acatamiento de los resultados electorales.

-¿La presencia de observadores internacionales podrá moderar las “guerras” y “rebeldías” mencionadas por el presidente Bolsonaro, en caso de no ser reelecto?

-El papel de los observadores internacionales es importante. Es una condición necesaria porque, a nuestro modo de ver resulta la idea de democracia no se circunscribe a los muros territoriales, tal como en el antiguo concepto de soberanía. La democracia de Brasil no sólo nos interesa a sus ciudadanos, sino también a América del Sur, a Latinoamérica y a todas las naciones democráticas del mundo. El tema de la democracia es parte de la casa común planetaria, para usar una expresión del Papa Francisco. Por otro lado, entendemos que los observadores extranjeros pueden ejercer una función “obstaculizadora” delante de una negativa a aceptar los resultados por parte de aquel que fuera vencido en las urnas. La soberanía del país se reafirma con un Estado democrático de derecho, tal como asumió Brasil en 1988 (con la Constitución sancionada ese año). Fuera de eso lo que hay es barbarie, arbitrariedad y autoritarismo. La Constitución establece la cláusula de apertura para tratados y convenciones internacionales de derechos humanos firmados por Brasil. Eso significa que los tratados pasan a valer como ley interna del país

-¿Cuáles son las misiones observadoras que confirmaron su presencia?

-Prácticamente está confirmada la del Carter Center, el centro que lleva el nombre del ex presidente norteamericano Jimmy Carter. En cuanto a la Unión Europea, el tribunal electoral formuló la invitación para su presencia con una misión observadora. Pero algunas condiciones que requerían no fueron satisfechas por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Y es por eso que no estará presente en las elecciones de 2022. Sí en cambio vendrán delegaciones de expertos en derecho electoral de diversos países de Europa. Estarán presentes además observadores del Parlasur (Parlamento del Mercosur).

-El presidente Jair Bolsonaro declaró que usted fue quien “retiró a Lula de la cárcel” y quien le abrió las puertas para candidatearse. Por eso cuestiona que presida el TSE.

-La decisión tomada con relación a los procesos atinentes al ex presidente Lula da Silva es pública, y fue acompañada por fundamentos técnicos expuestos públicamente. Y si bien fue una decisión que tomé inicialmente, luego fue refrendada por una mayoría expresiva de la Corte Suprema. Ahora bien, el presidente de la República es un político que busca promover su legítima reelección, y por lo tanto sus argumentos operan en el campo de las narrativas políticas. Los magistrados del Tribunal Electoral nos movemos con hechos e imparcialidad.

CC

Etiquetas
stats