Análisis

¿Cómo es el plan de las ex colonias británicas del Caribe para desafiar a Su Majestad Carlos III?

Imagen del 9 de septiembre de 2022 de pantallas que muestran al rey Carlos III, primogénito, sucesor y heredero de Isabel II, dirigiéndose a la Nación y a la Mancomunidad (Commonwealth) en un discurso transmitido por televisión, en Londres, ex metrópoli imperial, y capital del Reino Unido de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte.

0

Cuando murió el jueves 8 de septiembre, la longeva Isabel II había presenciado durante el largo siglo XX el proceso de descolonización. En África, Asia, Oceanía, América y el Caribe, naciones súbditas del Imperio Británico proclamaban su independencia una tras otra, y retenían diversos vínculos con la antigua metrópoli. Una pregunta antes asordinada o postergada es cada vez más audible: ¿sobrevivirá a la Reina muerta la Monarquía? ¿Sobrevivirá unido el Reino Unido?

¿Sobrevivirá la Commonwealth o Mancomunidad de Naciones, que reúne a colonias o protectorados británicos que comprende 56 países en todos los continentes y entre ellos los del Caribe, imán de aventureros y  piratas, corsarios  y traficantes de esclavos?  Los países más importantes en esta institución heredera del Imperio son tres democracias parlamentarias de población mayoritariamente blanca y descendiente de ex colonos europeos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

La Mancomunidad, o el Imperio soft

Los países socios de la Mancomunidad (Commonwealth) -primero 'Británica', después sin este adjetivo- habían pasado a tener una autonomía total, una vez proclamada su independencia, para administrar sus asuntos internos. Pero subordinaban a Londres una política exterior común. Tal Commonwealth se conformó  con el reconocimiento de que la era imperial había terminado. Para sostener influencia sobre el resto del mundo, la ex metrópoli imperial debía optar por la vía económica y diplomática. Londres instauró un modelo original. La Corona se convirtió en el único nexo entre las partes, pero no en tanto Corona Imperial británica. Es decir, no hay una Monarquía común. Cada país es una monarquía constitucional separada e independiente. La reina Isabel II era la reina de cada uno de ellos, no de todos ellos. Desde su muerte, rey de cada uno de estos reinos es Carlos III.

Los  países heredaron y adaptaron el sistema Westminster de gobierno parlamentario responsable, en el que el Ejecutivo es nombrado por el Legislativo y es responsable ante este. Existe una clara separación entre el jefe de Gobierno y el jefe de Estado. El monarca sigue siendo el jefe de Estado pero sus funciones constitucionales están encomendadas a un Gobernador general, designado por la Reina (a partir de ahora por el Rey) por recomendación del primer ministro, normalmente por un período de cinco años. Su papel político es limitado aunque jurídicamente importante, excepto en períodos de crisis o incertidumbre constitucional, en los que puede invocar una autoridad discrecional.

Referéndum inminente en Antigua y Barbuda

Las dos islas de Antigua y Barbuda, uno de los enclaves más turísticos del Caribe donde van los enamorados a pasar su luna de miel y los millonarios a divertirse bautizadas con estos nombres  por Cristóbal Colón en 1493, conforman uno de los 13 países situados en las Antillas. Hasta ahora, Antigua y Barbuda mantenía a la Reina como a su Jefe de Estado. Estaba representada por la gobernadora general Louise Lake-Tack en el cargo desde 2007. El primer ministro laborista Gaston Browne encabeza el Ejecutivo desde 2014.

Antigua y Barbuda es uno de los 13 países del Caribe. Independiente de Gran Bretaña desde 1981, hoy integra el bloque ALBA creado por Hugo Chávez. Muerta Isabel II, no guardó luto severo y anunció un referéndum para desligarse por completo de Londres

Antigua y Barbuda, que fue  colonizada por los ingleses 1632  y que durante los siguientes 50 años tuvo como el factor dominante y determinante de la vida, paisaje,  economía y cultura la explotación de la caña azúcar, se independizó en 1981. A partir del  2009 es miembro pleno de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), organismo regional de cooperación inspirado por el entonces presidente de Venezuela, el comandante Hugo Chávez (1999-2013).

En la semana de luto por la muerte de la reina, Browne anunció que convocará un referéndum en el país en un plazo de tres años para que la población de Antigua y Barbuda decida si quiere mantenerse unida a la Monarquía británica o proclamar una República. Así lo había comunicado a principios de este año durante una visita de la familia real a las islas. “Es un paso final para completar el círculo de la independencia para convertirnos en una nación verdaderamente soberana”, aseveró el Primer Ministro

 

Rotas las cadenas: la República de Barbados

El antecedente inmediato a la voluntad de soberanía popular expresada por Antigua y Barbudo se encuentra en Barbados. El 30 de noviembre de 2021, al cumplirse 55 años de su independencia, esta nación caribeña rompió sus últimos lazos con la Corona. La primera ministra Mia Mottley del Partido Laborista de Barbados, había asumido en mayo de 2018 planificando la ruptura de los lazos monárquicos como uno de sus principales objetivos. Así lo anunció  la gobernadora Sandra Mason, representante de la Corona en la pequeña isla, cuando en 2020 presidió la apertura de sesiones del Parlamento: “Ha llegado el momento de dejar completamente atrás el pasado colonial”.

La decisión dejó en claro que la idea de que en un estado independiente una monarquía extranjera pueda seguir ocupando una posición constitucional, aunque sea en gran medida ceremonial, es anacrónica. O, en el mejor de los casos, una anomalía limitada a países que han sido colonizados por los británicos.

El día que se declaró la independencia de Barbados, Ralph Gonsalves, el premier laborista de San Vicente y las Granadinas, un país que se independizó de Gran Bretaña en 1979 pero sigue vinculado con la Corona, hizo un fuerte llamado a favor del republicanismo. “Barbados no está haciendo nada nuevo, pero lo que está haciendo es de suma importancia para su gente y para nuestra civilización caribeña. Tengo la esperanza de que, en mi vida, todos o la mayoría de los países independientes de Caricom (Comunidad del Caribe) pasen de un sistema monárquico a uno republicano”, subrayó.

La descolonización total parece indetenible

Jamaica –Jumieka en criollo jamaiquinocelebró el 6 de agosto los 60 años de su independencia. El premier laborista Andrew Holness aseguró que su administración está trabajando para lograr ese cambio de estatus político de cara a las elecciones generales de 2025. Coincidiendo con la efeméride, el líder de la oposición, el nacionalista popular Mark Golding, también instó nuevamente al Gobierno a comprometerse con la plena independencia política “eliminando los últimos vestigios del pasado dominio colonial”.

En Belice, el último país en Centroamérica en lograr su independencia -fue en 1981-, continúa como súbdito oficial de la Monarquía británica. Es uno de los países más pequeños del continente, uno de los menos poblados del mundo y también uno de los más desconocidos. El ministro de Reforma Constitucional y Política, el nacionalista popular Henry Charles Usher, anunció también en marzo pasado la creación de una comisión para realizar consultas en todo el país sobre el proceso definitivo de descolonización. “El proceso de descolonización está envolviendo a la región del Caribe. Tal vez sea hora de que Belice dé el siguiente paso para ser verdaderamente dueño de su independencia”, declaró.

Bahamas, Belice, San Vicente y las Granadinas y Santa Lucía son las excolonias que tras su independencia mantuvieron como jefe de Estado a Isabel II  y que en los últimos meses han abogado por cambiar su estatus político.

AGB

Etiquetas
stats