Podcast

Vacunas: moralidad, legalidad y conveniencia

AM: Volví a Olavarría después de 13 meses.

MEC: ¡Qué bueno que pudiste entrar! Y llegaste en un momento divertido.

AM: Sí, está divertido en varios países por diferentes razones. Pero acá en particular en Argentina estamos viviendo un momento caliente para la política y es interesante y necesario para analizar. 

MEC: Bueno, y ¿cuál es tu primera impresión?

AM: ¿Qué te parece si partimos con esta frase que usó Iván Schargrodsky que peor que un crimen fue un error, que me parece una gran ilustración de diferentes dimensiones o formas de abordar una cuestión, que incluyen acá moralidad, legalidad y conveniencia. Y no siempre todas apuntan en la misma dirección.

MEC: Bueno, creo que podemos actuar por eliminación, ¿no? Es decir, yo creo que ilegal no es, porque no sé cuál es el marco normativo, pero no creo que haya una ley escrita específicamente que se haya transgredido. Creo que también podemos eliminar la conveniencia. Evidentemente esto no... Le convino a los que se vacunaron, pero al Gobierno no le conviene. Más bien, sin ninguna duda, es el mayor escándalo desde que empezó. Creo que desde diciembre de 2019 sin duda es el mayor escándalo. No sé qué opinás vos.

AM: Pienso lo mismo.

MEC: Tal vez podríamos debatir la moralidad, ¿no? Si entonces corresponde la categoría de inmoralidad. 

AM: Justamente la cuestión del error. Más que un crimen fue un error. Porque al Gobierno no le convino hacer esto. La ganancia era mínima. Y el costo es enorme. Y acá lo que me planteo es compararlo con dos opciones. Lo que se hace en otros países y lo que se hace en las provincias argentinas. Por lo siguiente, a ver qué te parece a vos. En otros países también vimos acomodo, favoritismo, privilegio. Pero en general era descentralizado. Favores que se hacían a los obispos en alguna región de España. Casos particulares, miles. En Chile. En Portugal. Cuando sobraba alguna vacuna, se la daban al marido de la enfermera o al dueño de la panadería donde compraban las facturas en el consultorio. Pero en Perú y Argentina parece que hubo un sistema centralizado de favoritismo. Y esto es lo que causó un gran impacto. Era desde el Estado donde se hacían favores particulares en vez de respetar protocolos generales. Y esto quiero compararlo con lo que veo en la experiencia con la Provincia de Buenos Aires. Me interesa que vos nos cuentes en todo caso qué se ve en otras provincias. En la Provincia de Buenos Aires hubo una descentralización del proceso de vacunación, pero no se descentraliza en la burocracia platense, ni en los municipios, sino en una organización política, La Cámpora. Entonces nosotros vemos que hay jóvenes que no son del servicio de salud, con 30 años, que están vacunados en muchos municipios. Pero de ninguna manera la responsabilidad va a llegar a Kicillof. En este caso, la responsabilidad llegó directo al Ministerio de Salud de la Nación. En el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires no se está vacunando. Son dos opciones que se tomaron. Y a mí me llama la atención. Porque muchas veces se considera que el kirchnerismo es una orga disciplinada y en este caso lo que vemos es una tercerización. Mientras que en la Nación se hizo exactamente lo que a veces se critica en algunas provincias. Se apropió un patrimonio público para hacer un servicio particular. Y no estoy diciendo ni bien ni mal. En principio, me abstengo del juicio moral. Estoy destacando dos sistemas diferentes de funcionamiento del mismo partido en diferentes niveles de Gobierno. 

MEC: Sí, bueno, es que esa es la estrategia astuta, entre comillas. Por ejemplo también podemos mencionar lo que pasó en Jujuy. Ayer el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, dio una conferencia, supongo que fue una conferencia de prensa, en donde denunció que los prestadores privados, clínicas privadas de la provincia de Jujuy, habían vacunado indebidamente a las personas. O sea, de alguna manera es lo que sucede o lo que podría suceder en la Ciudad de Buenos Aires con la estrategia de Rodríguez Larreta de descentralizar el proceso de vacunación en prepagas, en el Hospital Italiano, en el Hospital Alemán y también en obras sociales sindicales, que es un dato interesante. Es decir, ahí perdés control. Ganás en negabilidad, digamos. Vos podés decir, bueno, el error, si se quiere, más grave de Ginés González García es que Morales puede decir: 'Ah, no sé quién vacunaba en esa clínica. No fui yo. No me miren a mí. Es culpa del privado'. Algo que el Ministerio de Salud de la Nación no puede decir en este caso. También esto te habla de lo que es la estrategia esta de manejar... Bueno, volvemos al federalismo. Es decir, no hay una estrategia de vacunación. Hay 25 estrategias de vacunación, 25 mecanismos de asignación de vacunas. Hoy estamos viendo que la Ciudad de Buenos Aires dijo que no va a vacunar docentes, la Provincia de Buenos Aires sí va a empezar a vacunar docentes. Lo que ganás en flexibilidad, se te genera un caos.

AM: Exactamente. Este es el contraste que estamos viendo entre control y descentralización. O control y tercerización. Y quien quiera el control, tiene que asumir la responsabilidad. Y acá viene entonces un segundo elemento que me parece fundamental: las consecuencias. Hay mucha gente en la oposición enojada porque los líderes opositores no se ponen a la cabeza del reclamo. Y mi impresión es que esto desgasta profundamente al Gobierno porque lo enemista con su propia base electoral. Porque los militantes del Gobierno tenían a sus abuelos sin vacunar, mientras el Perro Verbitsky iba al ministerio. Pero esto desgasta mucho más allá del Gobierno. Esto genera desconfianza hacia la política en un momento en que la política no está pasando por un buen momento. Y te cito un caso que me llamó la atención: Espert gritando en la plaza pública una convocatoria homofóbica, un insulto homofóbico a Alfredo Cornejo, el presidente de un partido político, con total desfachatez. Esto es algo... O era algo que pensábamos inconcebible. Y ahora está saltando el tapón de lo que viene por los extremos. Esto desgasta al establishment político y por establishment político no hago, de nuevo, juicio de valor. Son los partidos principales del régimen, aún aquellos que parecen extremistas. Y esto puede tener como consecuencia una ola de indignación o, lo que ya vivimos, 'que se vayan todos'. Y me parece que las encuestas ya empiezan a sentirlo.

(...)

Transcripción parcial de la conversación  

Etiquetas