Se agotaron las partidas para planes en Desarrollo Social y Massa desvía $150 mil millones para contener la conflictividad

Massa, el 4 de septiembre, cuando anunció el dólar soja, que servirá para financiar un ingreso para los indigentes. Aseguró las partidas para planes sociales hasta diciembre y sostendrá la misma cantidad de beneficiarios en 2023.

0

Con una inflación interanual que ya bordea los 80 puntos y una pobreza cercana al 40 por ciento, Sergio Massa busca asegurarse la paz social hacia diciembre. Justo en la previa al último tramo del año, Economía salió al rescate del Ministerio de Desarrollo Social para sostener el programa Potenciar Trabajo, que cobran 1,3 millones de personas. Esa cantidad de beneficiarios también se mantendrá el año próximo –sin altas ni bajas–, de acuerdo al flamante Presupuesto 2023, conocido el jueves pasado a la noche. 

Tras la foto en Washington, el Gobierno defiende en el Congreso el plan económico Massa-Georgieva

Tras la foto en Washington, el Gobierno defiende en el Congreso el plan económico Massa-Georgieva

La estrategia de Massa quedó expuesta en los últimos días, cuando el Palacio de Hacienda le giró a Desarrollo Social $38.015.091.179 para el Potenciar Trabajo, en medio de la decisión del propio ministro de poner un techo al gasto en todas las carteras para cumplir con la meta fiscal de 2,5% de déficit acordada por el FMI. El rescate a la cartera que conduce Juan Zabaleta fue el 9 de septiembre, a través de la decisión administrativa 880/2022, firmada por Juan Manzur. 

La medida se tomó porque ya en agosto estaba casi “agotado” el monto de partidas que había presupuestadas para sostener los planes sociales este año. El último informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso –con fecha del jueves pasado– destaca que al 5 de septiembre ya se había ejecutado el 97,4% de los $278.929 mil millones de crédito vigente para ese programa social, el más abultado del ministerio. “(...) el Potenciar Trabajo (97,4%) casi agotó el crédito disponible”, se puede leer en el documento público, disponible en la web del organismo que dirige Marcos Makón. 

Ante esa situación de faltante de caja, apenas cuatro días después el Gobierno gatilló esos 38 mil millones de pesos que sirven para pagar los planes de todo el mes. En agosto también se había pagado un bono extra de $11.000. La situación de giros directos se volverá a repetir en lo que resta del año, según confirmaron a elDiarioAR distintas fuentes de la cartera social, tanto del entorno de Zabaleta como en despachos que responden a dirigentes de algunas de las organizaciones oficialistas que también ostentan miles de planes. 

Si se tiene en cuenta que actualmente los 1,3 millones de beneficiarios cobran mensualmente 25.600 pesos (la mitad del salario mínimo vital y móvil, hoy en 51.200 pesos) por una contraprestación en cooperativas de cuatro horas diarias, el monto total que Massa le girará hasta diciembre a Desarrollo Social será de unos $150 mil millones. Eso, incluyendo lo de septiembre, y los aumentos del salario mínimo en octubre –se irá a $54.550– y en noviembre –$57.900–.

“Todos los años sucede que se reorganizan las partidas, pero de Desarrollo no va a ser el dinero porque no hay plata. De algún lado va a salir, pero no sé de dónde”, dijo uno de los consultados en el ministerio, aunque intentó quitarle dramatismo: “Si aumenta el salario mínimo por inflación, automáticamente aumenta el Potenciar”.

Otra de las fuentes justificó la medida de Economía con el poder de influencia que tiene Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita y a la vez secretario de Economía Social, justamente la oficina que maneja los fierros del Potenciar Trabajo. “Emilio tiene la política de gastar todo. Sabe que igual los planes los tienen que pagar. Y eso le fue sirviendo”, comentó un dirigente. 

elDiarioAR ya contó en notas anteriores el pacto que selló Massa desde que asumió con Pérsico y Fernando “Chino” Navarro para mantener la paz social en un contexto de extrema vulnerabilidad. El Evita hace valer su poder de fuego: tiene el 10% de todos los Potenciar. Este medio consultó también con Pérsico y el entorno de Massa, pero al cierre de esta nota no había recibido respuesta.

Planes 2023 y auditoría

El acuerdo entre Massa y el Evita por el Potenciar Trabajo se extenderá al 2023, año electoral. Según el presupuesto que el tigrense envió al Congreso, la intención oficial es continuar con la misma cantidad de beneficiarios, ni más ni menos. Desde la oficina de Economía Social, Pérsico va a manejar un presupuesto de 590 mil millones para todo el año, de acuerdo a lo dispuesto por el proyecto de Ley de Leyes. 

Será aproximadamente un 110% más de lo vigente actualmente para 2022, pese a que la inflación estimada formalmente en el Presupuesto es de 65%. “Se continuará fortaleciendo el programa Potenciar Trabajo, cuyo objetivo es generar y mejorar propuestas productivas a través del desarrollo de proyectos socio-productivos o socio-comunitarios”, explica en una de sus más de cuatro mil páginas.

Que se mantenga la misma cantidad de beneficiarios indica la incidencia de otro programa, el Puente Empleo, por el que Massa busca que unos 200 mil beneficiarios se pasen al empleo privado. Dispone que el Estado siga pagando el monto del plan y exime de cargas sociales al empleador, que solo paga el resto del sueldo en blanco. Todo durante 12 meses. Se estimaba que iba a reducir la cantidad de planes, pero eso no sucedería.

Lo mismo sucedió con la auditoría de las universidades para relevar efectivamente el cumplimiento de las contraprestaciones por parte de los beneficiarios. Anunciada por Massa el día que asumió, un dirigente involucrado directamente con el censo le dijo a elDiarioAR que recién el lunes 26 de septiembre “arranca fuerte”. 

Por ahora solo se comenzó a capacitar a los encuestadores, mientras se hacen encuestas “a modo de prueba” en sitios puntuales, como Lanús, Ituzaingó y Santa Fe. “Se ralentizó”, admitió un vocero, que aseguró que es un proceso que puede extenderse hacia el 2023. “Por lo menos hasta fin de año vamos a estar, como mínimo”, apuntó. 

El reclamo de las organizaciones

Una primera consecuencia de la auditoría fue el escándalo que saltó la semana pasada, cuando se suspendieron 40 mil planes por la “incompatibilidad” entre el Potenciar y las becas de estudio Progresar. Ante la presión de las organizaciones oficialistas nucleadas en la UTEP –socias del Evita– finalmente Pérsico y Zabaleta levantaron ese condicionamiento.

Más allá de ese reclamo puntual, el gremio oficialista de la economía popular bajó la tensión social que venía escalando hasta la asunción de Massa. De hecho, Juan Grabois, líder del MTE –también dentro de la UTEP– pactó por su lado con el ministro de Economía un ingreso directo para los indigentes, a partir de lo recaudado por el dólar soja. 

A la espera de un primer desembolso en octubre, el dirigente visitó a Cristina Kirchner el miércoles pasado en el Senado, el mismo día en que Massa presentó a la vicepresidenta el Presupuesto 2023. En el estimado para el año que viene no figura el ingreso de Grabois, que se espera implementar vía ley. Pero se avanzó poco aún. Fuentes al tanto de la iniciativa desconocieron a este medio los tiempos parlamentarios de la iniciativa.

En la vereda opuesta a las organizaciones oficialistas, desde la opositora Unidad Piquetera adelantaron a elDiarioAR que este próximo jueves 22 habrá un plenario nacional para coordinar acciones de lucha reclamando la apertura de planes, el aumento del monto y el refuerzo de alimentos a comedores. Aseguran que “la situación no da para más”. Según un dirigente del Polo Obrero, durante la última semana de septiembre habrá importantes piquetes y movilizaciones en todo el país, pero principalmente en Capital Federal: “Va a arder Troya”.

MC

Etiquetas
stats