Primer impacto político en el Gobierno tras el ataque a CFK

Aníbal Fernández puso su renuncia a disposición del Presidente, pero continuará en el cargo

Aníbal Fernández reveló hoy que puso su renuncia a disposición y desligó de responsabilidad a la Federal del reseteo del celular del atacante a CFK

elDiarioAR


0

El intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner ya tuvo un primer impacto político en la Casa Rosada y atraviesa por estas horas una polémica sobre su investigación: crecen las dudas sobre qué pasó con el teléfono celular del atacante, Fernando Andrés Sabag Montiel, luego de que fuera secuestrado por los efectivos de seguridad tras el intento de homicidio. 

Detuvieron a la novia del atacante en un tren rumbo a la estación de Retiro

Detuvieron a la novia del atacante en un tren rumbo a la estación de Retiro

Mientras aún se trata de saber si los contenidos fueron borrados de manera remota o por impericia de los peritos, el ministro Aníbal Fernández intentó desligar de responsabilidad a la Policía Federal, la fuerza encargada de entregarle el aparato a la Justicia luego del ataque en Recoleta. El funcionario incluso reveló esta mañana que puso a disposición del Presidente su renuncia, que hasta ahora fue rechazada en Casa Rosada. 

El titular de Seguridad también está en el centro de las críticas de la oposición: diputados de la UCR le exigieron hoy su “interpelación” en la Cámara baja “por las fallas en la seguridad y custodia de Cristina Kirchner”.

“Los protocolos se han cumplido”, aseguró también esta mañana el ministro Fernández, en medio de los cuestionamientos sobre cómo actuaron los efectivos federales que debían proteger a la vicepresidenta. “Hay una foto donde se ve claramente como si fuese el [número] cinco del dado: la vicepresidenta en el medio y cuatro hombres de la Policía Federal a su alrededor”, explicó el ministro.

“En el video se logra descifrar que hay un arma en el medio después de un rato largo, en el lugar pasó exactamente lo mismo, yo no estoy justificando ni mucho menos, lo que ha sucedido es un hecho horroroso que nosotros estamos tratando con mucho profesionalismo”, completó.

En ese sentido, Fernández reveló que puso su renuncia a disposición del jefe de Estado. El viernes, sin embargo, el funcionario participó de la reunión de gabinete de urgencia que hubo en la Casa Rosada, en la previa a la movilización en Plaza de Mayo en apoyo a Cristina Kirchner. Incluso el sábado habló personalmente con la vicepresidenta.

“Soy un caballero y cuando esta cosa sucedió, lo primero que le dije al Presidente es que yo estaba dispuesto, cuando él lo decidiera, a correrme”, admitió. Hasta la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, pidió la renuncia del ministro. “Me dolió lo que dijo”, le contestó el funcionario, y agregó: “Habla sin saber”, agregó.

Esta misma mañana, el presidente del bloque de diputados nacional de la UCR, Mario Negri, presentó en la Cámara baja un pedido de resolución que establece la convocatoria de Fernández “a fin de que responda preguntas sobre las evidentes fallas en la seguridad de la Vicepresidenta el pasado jueves 1° de septiembre”, según la resolución a la que accedió este medio.

La solicitud de la oposición también reclama que el ministro “informe todo lo referente a la cantidad de efectivos que forman parte de la custodia de la vicepresidenta y las medidas tomadas antes y después del atentado para la protección de la funcionaria y aquellas tendientes al esclarecimiento del intento de magnicidio y el correspondiente deslinde de responsabilidades”.

La petición formal que firman una veintena de legisladores opositores ya había sido anticipada por Negri el sábado en la sesión especial que hubo en Diputados donde se aprobó una resolución que repudia el ataque hacia Cristina Kirchner. Se desconoce aún si Fernández asistirá a la Cámara baja para hacer lugar al reclamo de un sector de JxC.

La “manipulación” del celular

Fernández aseguró que la Federal “no manipuló” el teléfono de Sabag Montiel, y aclaró sobre su accionar: “Lo que hizo fue recogerlo, ponerlo en una bolsa de Faraday y enviarlo al Juzgado”. Ese tipo de recipientes pueden hacer que los teléfonos no tengan señal. 

“Se envía ese teléfono en una bolsa de Faraday al juzgado, el juez nos da un recibo que dice que fue recibido con la cadena de custodia intacta. Hasta ahí llega nuestra tarea. Después no sé qué pasa. La jueza y el fiscal tienen atribuciones para tomar decisiones per se que no las conozco”, dijo Fernández esta mañana en una rueda de prensa en la sede de su cartera, donde defendió todo lo actuado por los efectivos federales frente a los requerimientos del Juzgado Federal número 5, a cargo de María Eugenia Capuchetti. 

El centro de la polémica es cómo se borraron los contenidos del celular, ya que luego de que la Federal intentara sin éxito desbloquear el aparato, se envió a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para que sus técnicos intenten la operación con otro software. Entonces es que apareció la leyenda “teléfono reseteado de fábrica”.

Una hipótesis era que los peritos de la Federal, sin la contraseña, intentaron acceder con varios intentos fallidos que derivaron en el reseteo del teléfono, pero la perita de la PSA Camila Dafne Seren lo descartó ante la jueza, aunque sí puede haber sido por impericia de los peritos o por un borrado remoto, según la declaración a la que accedió elDiarioAR, como se publicó ayer.

MC

Etiquetas
stats