9 de Julio

Para el arzobispo de Tucumán, “hay un pueblo hambriento y desorientado”

Arzobispo de Tucumán Carlos Sánchez, este sábado, en el Tedeum en Tucumán.

Este 9 de Julio se vivió a pleno sol en la capital tucumana para los actos por el 206° aniversario de la Declaración de la Independencia. La imposibilidad de hacerlo en 2020 y 2021 por la pandemia le dieron a esta jornada un particular interés y sobre todo, por tratarse de la primera aparición pública del presidente Alberto Fernández, tras una de las semanas más agitadas de su gestión cuyo punto más caliente fue la renuncia del ahora ex ministro de Economía Martín Guzmán y su reemplazo por Silvina Batakis.

A las 7.30 se sirvió en la Plaza Independencia, frente a la Casa de Gobierno, el tradicional chocolate patrio del que participaron el Jefe de Gabinete de ministros Juan Manzur, el gobernador interino Osvaldo Jaldo, los ministros Julián Domínguez, de Agricultura y Ganadería, y Tristán Bauer, de Cultura, y estudiantes de distintos niveles. Se realizó el izamiento de la bandera y luego todos se dirigieron hacia la Iglesia Catedral, también ubicada frente al principal paseo público de la provincia, en donde se celebró el tradicional Tedeum.

El arzobispo Carlos Sánchez arrancó con saludos y reflexiones de forma pero hubo un momento crítico durante sus palabras cuando señaló: “Hoy nuestra Patria es un Pueblo hambriento, desconcertado, preocupado, herido. En muchas familias falta el pan cotidiano y el trabajo digno. Ha crecido la pobreza. Hay hambre de justicia y dignidad, de respeto y cuidado de la vida en todas sus etapas. Hay hambre de paz social, de respeto a la Constitución y de democracia auténtica. Hay hambre de diálogo, de encuentro y participación para superar divisiones y enfrentamientos. Hambre de verdad, de una educación que ponga en primer lugar a la persona humana, que no imponga ideologías, que conduzca a pensar y realizarse dignamente. Hay hambre de libertad y de una vida más segura y cordial. Hay hambre de confianza y trabajo mancomunado entre todos por el bien de todos. Hay hambre de esperanza y consuelo. Hay hambre de fraternidad y de amor”.

Entre los presentes también se encontraban el vicejefe de Gabinete de la Nación, Jorge Neme; el intendente de San Miguel de Tucumán, el opositor Germán Alfaro; los diputados nacionales, Rossana Chahla y Victoria Tolosa Paz; las senadoras nacionales, Sandra Mendoza y Beatriz Ávila (opositora), el pleno del gabinete provincial y la treintena diputados que llegaron ayer a Tucumán para la firma de la Declaración de Defensa del Federalismo y las Economías Regionales.  

Tras finalizar el oficio religioso, Manzur se retiró con rapidez hacia el aeropuerto internacional Benjamín Matienzo para esperar al Presidente. Jaldo, antes de hacer lo mismo, dialogó con la prensa y una de las primeras consultas fue sobre el discurso del Obispo. “Creo que monseñor Carlos Sánchez ha descripto de alguna manera lo que hoy está viviendo el mundo, donde Argentina no está exenta de lo que está pasando. No hay duda que hay gente que sufre, que está en la pobreza, que no tiene trabajo y sueña con tener un techo propio”, manifestó.      

A las 12.10 llegó Alberto Fernández a Tucumán y 20 minutos más tarde llegó a la Casa Histórica e ingresó al Salón de la Jura acompañado por Manzur, Jaldo, el ministro Bauer y la directora de la Casa Histórica, Cecilia Guerra Orozco. Allí hubo un minuto de silencio en homenaje a los próceres y luego firmó el libro de visitantes ilustres. Junto con Jefe de Estado llegaron los ministros nacionales Jorge Taiana (de Defensa), Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Carla Vizzotti (Salud), Daniel Scioli (Producción), Juan Cabandié (Ambiente y Desarrollo Sostenible), Eduardo de Pedro (Interior), Julián Domínguez (Agricultura), Claudio Moroni (Trabajo) y Gabriel Katopodis (Obras Públicas). Casi al mismo tiempo llegaron los gobernadores Ricardo Quintela, de La Rioja, y Raúl Jalil, de Catamarca. 

Antes de los discursos, la comitiva escuchó un concierto breve de la Orquesta Infantojuvenil Rolando “Chivo” Valladares, que está integrada por niños y jóvenes de barrios podres del Gran Tucumán.

Con posterioridad el Presidente y el Gobernador pronunciaron sus discursos donde destacaron la plena vigencia del federalismo en Argentina y recordaron el valor de la gesta patria como mensaje de unidad para los argentinos.

Tras el Himno Nacional Argentino, el primer discurso fue el del Osvaldo Jaldo y sus primeras palabras fueron para agradecer la visita del Presidente, del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y al jefe de Gabinete, Juan Manzur. Hizo referencias a la importancia de la fecha en la historia argentina y casi en el cierre le manifestó su apoyo político al Jefe de Estado. “Cuente con nosotros, cuente con nuestra provincia, como lo hablamos siempre con Juan Manzur. No tenga dudas que vamos a estar a la par suya en todas las decisiones institucionales y políticas que tome”.

Fernández

Luego fue el turno de Fernández que leyó íntegramente su discurso y solo en algunas ocasiones levantó la mirada. Luego de consideraciones de orden históricas denunció que en la última semana soportó "una pública y feroz embestida de grupos concentrados y poderosos que quieren quedarse con toda la renta y provocar una devaluación, y que buscan generan desánimo e incertidumbre".

Tampoco ahorró en críticas hacia un sector de la prensa. “Hay grupos que se refriegan las manos en momentos en que la adversidad se nos cruzan. Lo hacen con rumores que algunos lanzan a correr en medios de comunicación o falsas noticias que hacen correr en redes sociales como instrumentos desestabilizadores. Sepan que se van a chocar con nuestra firme decisión de seguir trabajando por la Patria justa, libre y soberana que nuestro pueblo merece”, sostuvo el mandatario.

También le apuntó a parte del empresariado al manifestar que “cuando un gobierno popular puja por los intereses económicos de adentro y de afuera, para defender la distribución de la riqueza y la alegría del pueblo, se desatan todas las fuerzas políticas, mediáticas, empresarias, para torcernos el brazo, desunirnos, hacernos desconfiar entre nosotros”. Además, enumeró una serie de datos oficiales sobre la gestión, como récord de exportaciones e importaciones y superávit comercial. “Más de 1.200.000 personas encontraron trabajo. Registramos la mayor inversión histórica en ciencia y tecnología. Hoy, aquí, en Tucumán, vamos a entregar la vivienda 50.000 de nuestra gestión, y otras 120.000 están en proceso de construcción”, anunció.

A las 13.50 terminó su discurso, recibió saludos, dio una entrevista en exclusiva para un canal de noticias y se dirigió hacia el Barrio Manantial Sur, en la zona sur de San Miguel de Tucumán, en donde entregó la vivienda 50.000 de su gestión. Tras un breve acto la comitiva retornó a Buenos Aires.   

CC

Etiquetas
stats