Entre críticas y elogios internos, el oficialismo buscó mostrar unidad en un acto de Kicillof, Máximo, Larroque y el ministro Zabaleta

El ministro Zabaleta habló en el acto en Florencia Varela, al lado de Máximo Kirchner y Martín Insaurralde

La prenda de unidad en el Frente de Todos parece ser la política social. En medio de la crisis interna abierta desde la firma del pacto con el FMI y sin diálogo entre el Presidente y su vice, el gobernador Axel Kicillof encabezó un acto en el que juntó en el mismo escenario a los camporistas Máximo Kirchner y Andrés “Cuervo” Larroque con Juan Zabaleta, ministro nacional de Desarrollo Social y uno de los hombres de confianza de Alberto Fernández.

Ocurrió este lunes en Florencio Varela, en el lanzamiento de “MESA Bonaerense”, un programa que busca garantizar la seguridad alimentaria entre los sectores más vulnerables, institucionalizando la entrega de alimentos que se distribuyó durante la pandemia a las familias de los alumnos que acudían a los comedores que funcionan en las escuelas.

“Esto no se hubiera podido hacer sin la ayuda del Gobierno nacional”, dijo el mandatario provincial, teniendo en cuenta que el presupuesto de 16.000 millones de pesos del programa fue aportado por Nación. Fue el encargado de cerrar el acto, luego de las palabras de Larroque –titular de la cartera de Desarrollo de la Comunidad de la provincia– y Zabaleta. Si bien compartieron elogios, no dejó de haber cruce de críticas veladas.

Aunque no tomó la palabra, la presencia de Kirchner habló por sí sola. Participó del acto sentado al lado de funcionario nacional, con quien minutos antes de subirse al escenario compartió una charla en la carpa VIP, según supo elDiarioAR. Sin ánimo de “tomarle examen”, el diputado –que renunció a la jefatura de la bancada del FdT por rechazar el acuerdo con el Fondo– le preguntó al ministro detalles sobre los recientes anuncios en políticas alimentarias por parte del Gobierno. 

Esa charla amena, en buenos términos, y el marco del acto, de alguna manera se leyó en el albertismo como una continuación de la foto compartida el lunes de la semana pasada, cuando el Presidente y el ministro Martín Guzmán anunciaron un bono para trabajadores informales y jubilados, que mostró en la Casa Rosada a figuras importantes de La Cámpora, como el ministro Wado de Pedro; la titular de la Anses, Fernanda Raverta, y la jefa del PAMI, Luana Volnovich.

“Estas fotos de unidad son una muestra de que la gestión funciona”, reflexionó ante elDiarioAR un funcionario que estuvo tanto en el acto de hoy como del lunes pasado.

Discursos de unidad, pero con críticas a Guzmán

Si bien la presentación en Varela mostró unidad entre los sectores mayoritarios del oficialismo, hubo momento para las críticas internas por la situación económica y social. Fue Larroque quien levantó el punto, al dirigirse contra las políticas de Guzmán.

“La verdadera política de desarrollo social se hace en el ministerio de Economía. Se hace con políticas económicas a nivel nacional. Eso es lo que va a cambiar la ecuación y nos va a permitir poder mirar a los vecinos de la provincia y del país y decirles que hemos superado una etapa muy difícil. Y no pedimos mucho, porque ya lo vimos en Argentina. Ya lo vimos con Néstor Kirchner”, dijo Larroque, quien antes había lanzado un sincericidio: “Tenemos sensaciones encontradas porque sabemos que si tiene que haber este nivel de asistencia es porque las cosas no están bien, es porque las cosas están complicadas”, dijo. 

El secretario general de La Cámpora remarcó el carácter “extraordinario” del programa –de allí su nombre MESA: Módulo Extraordinario para la Seguridad Alimentaria–, por la entrega de un módulo alimentario extra por mes para las más de 2 millones de familias de niños, niñas y adolescentes que asisten a los 11 mil comedores escolares bonaerenses. “No creo que esta política sea para siempre, queremos que vuelva a la normalidad del trabajo, del poder adquisitivo, para que no se necesite este tipo de políticas”, apuntó Larroque. 

Dijo también que hay que hacer política “sin jugar a las escondidas, peleándose con quien hay que pelearse”. Y mandó un mensaje más a la interna. “No tengamos miedo. No hay cosa peor que ser condenado al olvido de la historia. Que no nos degluta la historia siendo uno más. Venimos acá para transformar. No vinimos a durar. Vinimos a transformar las cosas enfrentando lo que haya que enfrentar”.

Luego del acto, habló con la señal C5N y le bajó el tono de crítica de sus dichos: “Yo me quedo con que hoy estamos haciendo un gran esfuerzo, hay un apoyo del Gobierno nacional y vamos a pedir que sea mayor con el correr del tiempo porque el año es largo”.

Zabaleta recogió el guante de Larroque, pero también destacó el sentido de unidad del acto: “Todos juntos vamos a seguir trabajando para invertir políticas sociales en los que menos tienen y más necesitan y vamos a seguir trabajando para redistribuir la riqueza en la Argentina”, apuntó desde el escenario, parado al lado de Kirchner. 

“No vinimos a estos lugares para ser funcionarios solamente, sino para militar todos los días con responsabilidad”, remarcó. En una defensa de la política económica de Guzmán, aclaró que “el FMI es lo peor que le puede pasar a un pueblo” y reiteró el apoyo al impuesto a las grandes fortunas: “Vinimos como Gobierno nacional y Gobierno provincial para que a los que menos tienen les vaya mejor. A mí que no me la cuente nadie, vamos a transformar la pobreza en un camino de recuperación”. 

Al cerrar el acto, al tiempo que agradeció el apoyo de la Nación, Kicillof repasó el esfuerzo realizado por el Gobierno provincial para mantener la asistencia alimentaria en las escuelas durante la pandemia de coronavirus y cuestionó a la oposición: “Yo sé que muchos no lo quieren entender, hay quienes no están de acuerdo, ideológicamente les duele, pero las escuelas no sólo imparten educación sino que es centro de la comunidad de Buenos Aires y por eso ahí se acompaña, se da de comer”.

Etiquetas
stats