Discusión a los gritos entre Lousteau y Morales en la reunión del comité radical

Manes, Morales y Lousteau, en un encuentro previo al cruce actual

0

Para cuando se concretó el encuentro, ya no había vuelta atrás. La ruptura del bloque radical en Diputados estaba definida. Incluso ya circulaba por redes y medios como un hecho dado, con detalles sobre la conformación del nuevo espacio. Eso le sumó tensión a la cita. “¿Para qué nos juntamos si ellos ya decidieron irse?”, se preguntaba con fastidio uno de los presentes. “Ellos” son los que conducen el radicalismo porteño. Un grupo liderado por el senador Martín Lousteau, el diputado Emiliano Yacobitti y el mítico Enrique Coti Nosiglia. La reunión se realizó de todas maneras a las 11 de la mañana, en el primer piso del comité nacional. Fue entre una mera formalidad y un intento de reducir daños. Pero tampoco se logró ese objetivo secundario. El quiebre desbordó en insultos y hasta amagues de pelea.

En el encuentro estuvieron los tres gobernadores de la UCR: el jujeño Gerardo Morales, el correntino Gustavo Valdés y el mendocino Rodolfo Suárez. También, el diputado y presidente saliente de la UCR Alfredo Cornejo, la diputada provincial y vice del partido Alejandra Lordén, más el senador Lousteau. Al momento del cara a cara gélido, Yacobitti ya había publicado el comunicado de la fractura. El texto anunciaba que Evolución armaría un bloque propio de doce diputados dentro de Juntos por el Cambio, encabezado por Rodrigo De Loredo. Se tratará del octavo espacio bajo el paraguas de JxC en la cámara. 

“Con 12 diputados no pueden imponer nada”, le planteó a Lousteau uno de los radicales alineados con Negri. El senador y economista le retrucó con su caballito de batalla argumental: el de la necesidad de encarar un proceso de renovación, cruzado con el dato de la derrota de Mario Negri en las PASO de Córdoba. Ahí el correntino Vales intentó reivindicar la expertise parlamentaria de Negri. Invocó a su vez la victorias electorales previas del diputado cordobés. A Lousteau no lo convencía el planteo. La charla marchaba hacia convertirse en un espadeo retórico entre Lousteau y Gerardo Morales. En los últimos meses, la relación entre ambos dirigentes pasó de regular a mala, y de mala a espantosa. 

“¿De qué te reís? Sos muy soberbio”, le dijo Morales, mientras lo señalaba con el índice. “No me estoy riendo, tranquilo”, le devolvió Lousteau. “Te estás cagando de risa. No me faltés el respeto”, lo apuró el jujeño. Los demás tuvieron que intervenir para calmar los ánimos. La reunión pasó a un cuarto intermedio, por sugerencia de Cornejo. “Morales no está acostumbrado a que se le planten”, afirman cerca de Lousteau. “No fue una pelea extraordinaria. Fue una discusión fuerte por lo de los bloques”, admite otro de los protagonistas del mitin. El senador y el gobernador a su vez se pasaron facturas cruzadas sobre sus filiaciones y simpatías políticas. Morales lo acusó de jugar para Horacio Rodríguez Larreta; y Lousteau lo acusó de albertista.  

Antes de fin de año, la pulseada entre Lousteau y Morales podría institucionalizarse. Ambos tienen ambiciones de ir por la presidencia nacional de la UCR. El gobernador jujeño ya lo decidió. Lousteau evalúa la posibilidad, pero todavía no lo confirmó. “A mi me gustaría que se presente”, lo alentó Yacobitti ante elDiarioAR

Tras la cita tensa de las 11 de la mañana, la tribu de Negri y la de Lousteau se entregaron a una sucesión de reuniones para sumar apoyos en la disputa. Negri consiguió una foto-aval con Facundo Manes. Y pautó dos encuentros más: el primero, con los 32 diputados que lo respaldan para que siga como jefe del bloque; el otro, de la mesa nacional de la UCR. El objetivo de ambos es aislar al bloque Evolución y presentarlo como un grupo de parias dentro del partido. Este lunes la conducción radical además prevé definir la fecha en que se elegirá al sucesor de Cornejo en la presidencia del partido.

La mala racha para el nosiglismo empezó el viernes pasado, cuando inesperadamente perdió la conducción de la Juventud Radical. La tribu del Coti, Yacobitti, los legisladores Juan Nosiglia y Hernán Rossi lideraba la JR desde hacía 18 años. Y planeaba seguir haciéndolo. Hasta que el espacio La Causa Nacional, apadrinado por el gobernador correntino Valdés, se impuso por sobre la Cantera Popular. En una votación con representación federal, una elección ahora objetada por el nosiglismo, Valeria Pavón se consagró como presidenta del comité nacional de la Juventud Radical. 

Pavón tiene 27 años. Es directora de Juventud de la Provincia de Corrientes y estudiante de Abogacía de la Universidad Nacional del Nordeste. Gustavo Valdés fue uno de los primeros en celebrar el triunfo: “Sé que Valeria hará un gran trabajo para continuar consolidando y modernizando a la UCR Nacional. ¡Adelante!”, tuiteó. El batacazo a la hegemonía de la Cantera apuró la fractura que se concretó este lunes.

AF

Etiquetas
stats