LA TELEVISACION DEL FUTBOL

Disney da por hecha la venta de señales y derechos de Fox, pero el Gobierno lo intima a presentar información y cumplir con su dictamen

Fusión ESPN FOX

The Walt Disney Company deberá esperar un poco más para ver cumplidos sus objetivos. La compañía que compró en 2019 Twenty First Century Fox en una operación a nivel global y se quedó con el 64% del mercado de las señales deportivas presentó su plan de desinversión contrarreloj y pretende que el gobierno nacional se la apruebe en tiempo récord y a libro cerrado. 

El desacople entre las pretensiones del conglomerado dueño de Espn y Fox y los pasos que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) cree necesario dar quedó evidenciado como nunca durante el mediodía del martes. Mientras Disney difundía un comunicado en el que anunciaba por su cuenta el cumplimiento de los requisitos de desinversión y la venta de sus señales de Fox y los derechos correspondientes a la compañía de origen catalán Mediapro, la secretaría de Comercio de Roberto Feletti daba a conocer una nueva intimación en la que le reclama a la firma que conduce a nivel regional el abogado argentino Diego Lerner dar pasos adicionales para la aprobación y cumplir el dictamen que ignoró el fin de semana pasado: la transmisión por TV abierta de los partidos de River o Boca que Disney tiene reservados para la señal de Fox Premium.

Casualidad o no, la llegada de Feletti al área de Comercio activó un expediente que había estado dormido durante un año largo, un período en el cual Disney usufructuó su posición dominante, tal y como lo relata la propia CNDC en el dictamen de 138 páginas del 23 de diciembre pasado. Ahora, cuando Disney presionaba por su aprobación y contaba con el aval de altas figuras del gobierno para un trámite express, el sucesor de Paula Español escribió: “Dicho plazo de contestación y presentación correspondiente y conforme lo prescripto en los numerales 2.4.4.1 y 2.4.4.2, debía ser realizado dentro del plazo de 15 días desde la notificación fehaciente de lo resuelto, circunstancia que operó el día 8 de febrero de 2022, sin que se haya dado efectivo cumplimiento a las medidas conductuales adicionales allí establecidas. A ello, debe adicionarse la circunstancia de que la presentación de la desinversión resuelta y notificada, fue realizada sin la esencial y obligatoria traducción pública que permita su evaluación integral por esta autoridad de aplicación, como por los órganos técnicos consultivos involucrados y los servicios jurídicos permanentes de la jurisdicción”. Traducido: Disney deberá esperar y terminar de presentar la información que le demanda la CNDC en tiempo y forma. 

Tal como contó elDiarioAR el jueves último, la firma de capitales estadounidenses había apurado al gobierno con una advertencia explícita que figuraba al final de su plan de desinversión. Allí especificaba que una respuesta tardía por parte del Estado nacional le podía costar caro a todos los involucrados en el negocio del fútbol. “Disney quiere todo ya”, le dijo a este diario un funcionario que trabaja en el tema. Dentro del gobierno, la tensión llegó al más alto nivel y se dio entre los funcionarios que querían actuar con celeridad a pedir de Disney y los que pretendían cumplir con todos los pasos necesarios antes de aprobar el traspaso de las señales y derechos de Fox a Mediapro, la empresa que hoy está dominada por capitales chinos y tiene una larga historia de entendimientos con la compañía que tiene como icono al Ratón Mickey. 

El viernes a última hora, tras la nota de este diario que daba cuenta de la presión del conglomerado estadounidense sobre el gobierno nacional, Disney difundió a través de La Nación un acuerdo con la Televisión Pública para seguir haciendo su voluntad: ceder los partidos de equipos denominados chicos y desoyendo el dictamen de  Defensa de la Competencia. 

Dueño de una capacidad de lobby sin igual, el empresario Diego Lerner goza de un blindaje mediático sorprendente y tiene llegada directa a las autoridades del diario de la familia Saguier. De extrema cercanía con Mauricio Macri durante su presidencia, cuenta también con un vínculo cercano con Sergio Massa y parte de la comandancia del Frente de Todos.  

Semejante poder le sirvió para demorar durante un año el expediente en el que debía entregar información sobre el grado de concentración que ostentaba en la industria pero no le alcanzó todavía para ver cumplidos sus objetivos. Puertas adentro del gobierno, no son pocos los que admiten que la demora se debe solo a cumplir con los pasos formales y a no dejarse atropellar por Disney. Más temprano que tarde, según reconocen, el plan de desinversión será aprobado y el holding norteamericano se desprenderá de contenidos fundamentales entre los que figuran la Copa CONMEBOL Libertadores, la UEFA Champions League, NFL (Fútbol Americano), MLB (Béisbol), Fórmula 1, UFC (Lucha), WWE (Lucha Libre), Premier Boxing Champions, Liga ACB Basketball, World Rugby Seven, ATP World Tour 250 y ATP Córdoba.  

Será el momento de poner la lupa en Mediapro, el conglomerado de origen catalán que fue creado en 2006 y hoy pertenece a la compañía de capitales chinos Orient Hontai en un 85%. Tanto dentro del Gobierno como en la industria del entretenimiento, el socio que presenta Disney para la operación divide aguas. Mientras algunos lo consideran un competidor con intereses propios, otros lo mencionan como una firma que juega en tándem con Disney y funciona como pantalla.

¿Socios o competidores?

El plan de desinversión de la dueña de Espn y Fox se esfuerza por presentar a MediaPro como un actor que puede cumplir con todos los requisitos fijados por Defensa de la Competencia y convertirse en un competidor vigoroso en el corto plazo. Prevé la cesión de las tres señales de TV de Fox a Imagina, la sublicencia de la marca Fox Sports, la cesión de acuerdos de distribución vigentes con los cableoperadores para que el nuevo concesionario pueda operar de forma inmediata y un acuerdo de cesión de servicios transitorios con el objetivo declarado de que Imagina entre en el mercado argentino con rapidez y eficiencia. Ese último aspecto alimenta las versiones sobre las conexiones entre Disney y MediaPro. El holding que dirige Lerner ya había propuesto a la firma que ahora controlan los chinos el 27 octubre de 2021, durante una de las audiencias especiales en las que presentó su “propuesta de remedios” y como alternativa para quedarse con una porción menor de sus contenidos. 

Disney y MediaPro tienen una historia de producciones en común. Los catalanes informan en su página web que Espn es uno de sus dos clientes principales y el personal de Espn trabaja incluso en el edificio que Mediapro tiene en la calle Tomkinson, en Martínez, San Isidro. Los catalanes le facilitan a Espn tanto la infraestructura como el personal. Además, el gerente general de Disney Guillermo Tabanera tiene una relación histórica con los catalanes: en noviembre pasado visitó al jefe de Gabinete Juan Manzur junto con Tatxo Benet, uno de los cofundadores de la productora creada en España. Además, se reunieron con funcionarios de la CNDC. 

Según informa de manera oficial, Mediapro es propiedad de Imagina Media Audiovisual, una sociedad que tiene 7000 empleados y está presente en 176 países. Es el agente exclusivo de los campeonatos de primera y segunda división del fútbol español y de los derechos exclusivos de torneos como el de la UEFA Champions League. Dispone de 70 sets de grabación en Europa, América Latina y Estados Unidos.  

La potencial compradora de Fox no solo se dedica al negocio del fútbol sino que además tiene una pata en la industria del entretenimiento: produjo más de 60 películas que compitieron en los principales festivales de cine internacionales. Acaba de ganar 6 premios Goya por la Película “El buen patrón” y está seleccionada para competir por el Oscar como mejor película extranjera. El encargado de recibir el premio fue Jaume Roures, el magnate de la comunicación que fue blanco de críticas en su país por haber sido el encargado de cerrar el Diario Público. Uno de los que expresó sus cuestionamientos a Roures en las últimas horas fue el periodista Pere Rusiñol, uno de los despedidos en el medio que pertenecía a la firma de origen catalán: “Felicidades (...) con la paradoja de que el peor patrón y magnate capitalista con quien me he cruzado en la vida es justamente el productor”. 

Roures contó que la película multipremiada surgió como una crítica a la reforma laboral del Partido Popular, la llave que encontró para avanzar con las cesantías en su propio medio. En Argentina, Imagina Audiovisual y Mediapro ya están presentes y son dueños de compañías como Promofilm, Promo TV SAU y Oficina Burman.

Etiquetas
stats