lA INTERNA DEL OFICIALISMO

A horas de anotar las listas y entre gestos de distensión, Fernández "cierra" el Gabinete

Alberto Fernández y Sergio Massa, en Olivos.

0

Sergio Massa estuvo, el jueves, casi cuatro horas en Casa Rosada. Almorzó, tarde, con Alberto Fernández y se retiró pasadas las 18. Aun sin foto, en medio de los cortocircuitos por el cierre de listas, esa reunión maratónica fue un mensaje de distensión en dos planos: consolida que en la cima de la lista bonaerense estarán Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan, y en paralelo que, ordenados esos casilleros, el resto del ajedrez se puede administrar sin tanta sangre.

Fernández retiene a Cafiero y apunta a sumar figuras propias en el Congreso

Fernández retiene a Cafiero y apunta a sumar figuras propias en el Congreso

Califica, de mínima, como una tregua luego de días turbulentos. Así y todo, todavía queda un tirón hasta el deadline de la medianoche del sábado. "Todo está encaminado pero faltan 48 y en un cierre de listas, en el peronismo 48 horas son una eternidad", advierte un dirigente de los que ajusta nombres y boletas. "Hay 60 nombres para 20 lugares pero todos buscamos equilibrios y que se contenga a los distintos sectores", aportó un funcionario.

Aun con ese interrogante, lo de Massa -que también se vio con Eduardo "Wado" De Pedro- amortiguó tensiones. El jefe de los diputados fue, en tándem con Máximo Kirchner, y en sintonía con el deseo de Cristina Kirchner, promotor de ir a la elección con candidatos fuertes y propuso, con datos en la mano, que Santiago Cafiero era la mejor oferta que el Frente de Todos (FdT) podía exhibir en la provincia de Buenos Aires. Fernández no compartió esa idea y canceló esa posibilidad, a la vez que explicitó su preferencia por Tolosa Paz.

"Ellos creyeron que Santiago era el indicado. Lo propusieron. Alberto dijo que no, que lo quería en el Gabinete. A veces se coincide, a veces no. Y eso no es tan dramático. Fin del asunto", le dijo un funcionario a elDiarioAR este jueves, muy tarde, al abandonar Casa Rosada. La frase tiene un contenido y un tono particular: refleja que el microuniverso que rodea al Presidente asume que superó bien un proceso difícil pero que, a su vez, evitan explícitamente traducirlo como una victoria en una batalla política contra la vice.

Hay, en otros habitantes del entorno albertista, un ánimo menos pacífico pero el mensaje que baja Fernández es descomprimir las tensiones del cierre y empezar a proyectar el día después. El Presidente habla de una campaña activa, donde tienen que estar todos los actores, menciona a Cristina, a Massa, a Axel Kicillof -con quien se vio el jueves en Florencio Varela- y a Máximo Kirchner. Con el diputado nunca dejó de haber diálogo, a pesar de ruidos y criterios diferentes, y de que, todavía, no se produjo un encuentro mano a mano como el que este jueves tuvo Massa.

Una figura de trato diario con Fernández, de línea moderada, lo dice así. "Podemos tener diferencias pero nunca se corta el diálogo. Es natural que pensemos distinto y que tengamos modos diferentes de abordar algunos temas. Como ahora respecto a las listas. No es grave, lo que pasa que después los medios sobre esas diferencias agitan peleas para tratar de debilitarnos. Van a hacer todo lo posible para que nos peleemos".

Gabinete

El tono general es ese y está surcado por la calma, o relativa calma, que le da a Fernández y los suyos, haber coronado con Tolosa Paz como primera en la lista y haber abortado el operativo para convertir a Cafiero en candidato que, más allá de la lógica electoral, tenía un objetivo: era una manera de precipitar un recambio en el gabinete que el presidente, según cuentan a su lado, tiene decidido pero que ejecutará luego de las elecciones. "Gane o pierta", se repite.

Esa tensión la explicitó dos días atrás ante elDiarioAR, un funcionario de primera línea cuando interpretó que los Kirchner y Massa querían usar el cierre de listas para introducir cambios en el equipo de gobierno. En Casa Rosada, son contundentes con que eso no ocurrirá. Y dan más datos: el único ministro que el jueves a la noche tiene salida asegurada como candidato a diputado es Daniel Arroyo, de Desarrollo Social. "Porque él pidió ir de candidato", explican en el Gobierno y anticipan que su reemplazo será un intendente del gran Buenos Aires. Como contó este diario hace varios días, suena Mariano Cascallares de Almirante Brown y Juan Zabaleta de Hurlingham. Arroyo y Tolosa Paz serán parte de un grupo de diputados que el presidente quiere que se conviertan en sus voces en el Congreso y que, según transmitió un colaborador, pretende que sume por la provincia dos lugares más de Fernández

La hipótesis de que Elizabeth Gómez Alcorta escolte a Leandro Santoro en CABA también se desinfló. Santoro pasó el jueves al atardecer por la Rosada y se vio con Fernández. Para el segundo escalón porteño, se sugirió a la ministra de Género a la que vez que se habló de Dora Barrancos. El jueves volvió a sonar el nombre de Victoria Montenegro. Una lotería que no altera, hasta acá, dos renglones: el de Santoro como número uno y el de Carlos Heller como número tres.

La única novedad que podría introducirse en el Gabinete sería que, finalmente, Agustín Rossi sea candidato en Santa Fe. Como contó elDiarioAR, en esa provincia hay un choque de criterios y estrategias entre el gobernador Omar Perotti y los Fernández Queda abierta la posibilidad de una PASO entre una lista de Perotti y otra patrocinada por la Casa Rosada. El gobernador cree que el mejor plan es con Roberto Mirabella, su delfín, al frente de la boleta: En gobierno entienden que Rossi es el mejor candidato que puede ofrecer el FdT. Se tensionará hasta el final pero Fernández quiere evitar que haya una primaria en un distrito gobernado por un peronista.

La boleta bonaerense

"Es bueno para Alberto que en la provincia la lista la encabece una dirigente referenciada con el Presidente y el segundo de Axel, dos figuras representativas del FdT, y las dos con mejor imagen", explican en el Gobierno y dan por hecho que finalmente no habrá cambios. El jueves hubo, incluso, algunos interrogantes en La Plata sobre si podía invertirse la fórmula y que sea Gollan el que vaya primero en la boleta.

"Se hizo circular que podía ser Kreplak para que se lleve la marca pero el plan siempre fue Gollan", le dijo a este medio una fuente bonaerense que a media tarde todavía jugada a las escondidas y no quería dar ninguna certeza final. En paralelo, aparecieron más nombres para el resto de los casilleros bonaerenses. Marcela Passo sería la que, por el massismo, ocuparía el tercer escalón de la lista de la provincia mientras que circuló que se propuso también a Sergio Sasia, dirigente de la Unión Ferroviaria. Ese sector está bajo la órbita del massismo, vía Martín Marinucci.

Otros nombres en danza son el de Leopoldo Moreau, una figura importante en temas sensibles para Cristina como son los organismos de inteligencia, y Fernanda Vallejos, que preside la Comisión de Presupuesto de Diputados. Tal como contó este diario, ganó fuerza la posibilidad de que Gabriel Mariotto, dirigente de Compromiso Federal, el partido de Alberto Rodríguez Saá, vaya en un lugar expectante. Al igual que Natalia Zaracho, del Frente Patria Grande, el espacio que ordena Juan Grabois.

Los intendentes Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Ariel Sujarchuk (Escobar) son otros nombres que aparecen como posibles postulantes mientras que se sugiere que Mario Ishii podría pedir que Nicolás Rodríguez Saá continúe como diputado. Entre las damas se menciona a Mónica Macha de Nuevo Encuentro, Mirta Tundis y Liliana Schwindt, de la Corriente de La Militancia. Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie, agrupación que se acaba de fusionar con el Movimiento Evita, es otro de los nombres que suena para integrar los lugares expectantes en la boleta.

PI

Etiquetas