Con tensiones internas, el Frente de Todos busca que la aprobación de Ganancias aporte una foto de unidad

La campaña pública por la aprobación de Ganancias

Tres proyectos, más de 300 discursos, 24 horas de sesión. El sábado, en un día inusual, el Congreso se embarcará en una maratón legislativa que tiene hora de inicio a las 11 de la mañana del 27 y, según proyectan, se estirará hasta la media mañana del domingo con un desfile de oradores para un tema del que nadie quiere quedar afuera: la suba del mínimo de Ganancias. Esas “buenas noticias” que no abundan.

De los tres proyectos, dos son puramente económicos y tienen músculo electoral: la modificación del mínimo no imponible, que beneficia a 1,2 millones de contribuyentes, y el cambio de escalas del Monotributo. Las dos tienen, además, impacto en las cuentas públicas y fueron motivo de idas y vuelta entre el Congreso y Hacienda, con retoques, vetos y correcciones.

Si no hay problemas con los vuelos que lo traerán desde Washington, Martín Guzmán estará de regreso este viernes. El fin de semana se sentará en un palco de Diputados. En el cronograma inicial de Sergio Massa, el ministro no llegaba: el jefe de los Diputados pautó la sesión para el martes 23 o el jueves 25, días que Guzmán tenía agendados en Washington, pero los tiempos cambiaron.

Comienza el sábado y el ministro de Economía estará presente al igual que Mercedes Marcó del Pont, titular de la AFIP, que intervino con datos y sugerencias en los textos finales.

La cúpula de la CGT también pidió estar en el recinto durante el debate, al igual que una de las versiones de la CTA. En Diputados ordenan, contra reloj, el protocolo con PCR y espacios, para armar una foto de unidad en medio de días de tensión interna en el Frente de Todos.

Guzmán mandó a pedir que Ganancias para personas se trate en simultáneo con la suba de Ganancias para empresas, la variable para compensar el costo fiscal de la suba del mínimo no imponible. “Para subir el mínimo van a estar todos, para modificar lo de las empresas no”, argumentó un guzmanista con lógica: Juntos por el Cambio (JxC), que hace rato no vota un proyecto oficial, se subirá -y con demandas extras- a esa sanción.

En el tironeo, Massa insistió que el otro proyecto que modifica el esquema de Ganancias para empresas quede para más adelante, atado al Consenso Fiscal que firmaron los gobernadores. Es, para el Gobierno, un interrogante abierto: ¿tendrá los votos cuando quiera votar la ley que compensa la baja de ingresos por la suba del mínimo? Son entre 36.000 y 42.000 millones de pesos, según los cálculos oficiales.

En el medio, hubo retoques de última hora como los que informó Carlos Heller respecto a las horas extras del personal de Salud. En Casa Rosada, se aceptó ese cambio porque coincide con un reclamo de los trabajadores de la Salud que salió a defender Héctor Daer, de Sanidad y jefe de la CGT, además de uno de los sindicalistas de más y mejor diálogo con Alberto Fernández.

Claudio Moroni, en una paritaria silenciosa, frenó otro cambio: el que pretendía excluir las horas extra de la cuenta de Ganancias. Un pedido del sector automotriz que está trabajando con sobreturnos. “Dejen de pagar horas extras y contraten más gente para otro turno”, mandó a decir Moroni y frenó, con un guiño parcial de los gremios, esa posición.

El espadeo por Ganancias, un tema que Massa levantó como bandera pero que debe todavía ir al Senado, aparece cruzado por otros ruidos, en especial el destino de la ley de Biocombustibles, que se votó en el Senado en octubre pasado y que en Diputados sigue en veremos, con un deadline inamovible: cae el 12 de mayo y por eso, aparecen los lobbys y las presiones cruzadas.

Darío Martínez, el secretario de Energía estuvo el lunes en Diputados y contó los lineamientos de un proyecto que todavía no envió, que prorroga la ley por cuatro años pero modifica los porcentajes de corte, una medida que cuestionan tanto sectores de la oposición como del Frente de Todos (FdT). En un acuerdo territorial, JxC se alió con los cordobeses de Juan Schiaretti y el PJ Federal para pedir una sesión especial para prorrogar biocombustibles. Todo indica que no tendrán número pero, por lo pronto, pondrá al oficialismo a tener que explicar la demora en un proyecto que en el Senado se aprobó por unanimidad.

PI

Etiquetas
stats