Entrevista

Jorge Argüello: "Estados Unidos visualiza claramente la fortaleza institucional de la Argentina en la región"

Argüello, embajador en Washington.

Cada vez que los funcionarios de Joe Biden deciden aterrizar en Buenos Aires, Jorge Argüello hace un viaje relámpago para ser parte de las reuniones y conversaciones entre los miembros de uno y otro gobierno. El embajador que Alberto Fernández designó en Washington lo hizo en abril pasado, cuando desembarcaron el jefe del Comando Sur Craig Faller y volvió a hacerlo ahora, cuando el presidente de los Estados Unidos envió a uno de sus funcionarios de mayor relevancia: el Consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan. Otra vez de regreso en el país en el que está asignado, Argüello habló con elDiarioAR sobre la importancia del acercamiento con la administración demócrata, la negociación con el Fondo Monetario Internacional, la mirada de los Estados Unidos sobre la Argentina en una región convulsionada, la campaña de donación de vacunas de Biden y la disputa geopolítica con China en la carrera por el 5G y la presencia en el Atlántico Sur.  

¿Cuál es el balance de la visita de Sullivan y por qué diría que es importante para el gobierno argentino?

En primer lugar, es la visita de más alto nivel que ha recibido la Argentina desde que asumió Biden. Es un hombre joven, tiene 44 años, pero tiene una vastísima experiencia en el campo de la seguridad y la política internacional. Hoy es el principal asesor que tiene Biden en materia de seguridad nacional y es además el coordinador de la política exterior de Estados Unidos. Vino con Juan González, el responsable para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad y además vino Ricardo Zúñiga que tiene una función importante en el Departamento de Estado y cumple un rol político trascendental en la gestión de Biden: es el embajador de Washington para el triángulo norte, El Salvador, Guatemala y Honduras, los países de donde sale el flujo migratorio que está generando una situación seria en el sur de Estados Unidos. La visita es el mensaje. Vinieron con una agenda abierta en función de apuntalar la relación bilateral y el resultado fue muy positivo. Además, esto se ve favorecido porque hay una clara sintonía entre el presidente Biden y el presidente Fernández.

La visita es el mensaje. Vinieron con una agenda abierta en función de apuntalar la relación bilateral y el resultado fue muy positivo. Además, esto se ve favorecido porque hay una clara sintonía entre el presidente Biden y el presidente Fernández.

¿Qué tipo de relación se está construyendo entre los gobiernos de Argentina y Estados Unidos?

El gobierno argentino tiene una política exterior que busca profundizar las relaciones bilaterales con todos los países con los que interactúa. Estados Unidos es todavía la política hegemónica en el planeta, pero el desarrollo de esta agenda positiva no eclipsa las relaciones que tiene Argentina con otros países.

Argentina tuvo relaciones carnales con Estados Unidos durante el menemismo y tuvo algunos encontronazos con el kirchnerismo, como durante la cumbre del ALCA. ¿En qué se diferencia esta relación de las anteriores?

Queremos una relación estable, madura, previsible y positiva que nos permita mejorar. Hay puntos de alta coincidencia y hay puntos donde las coincidencias son más bajas, pero tenemos que mirar la relación como conjunto y la previsibilidad y la construcción de confianza.

¿Por dónde pasan las coincidencias?

En materia de cambio climático por ejemplo hay una clara coincidencia. También en la necesidad de profundizar el multilateralismo; aquí hay un cambio en la posición de Estados Unidos que ha venido a encontrarse con la posición histórica de Argentina a favor de los espacios multilaterales. Por eso, se está planificando una mayor coordinación de nuestros países en la arena multilateral. En el G20, soy el sherpa de Fernández para el G20 y me reuní la semana pasada con el sherpa de Biden, Daleep Singh, que además es el principal funcionario de Sullivan para cuestiones económicas.

Esta es la tercera visita de funcionarios de importancia de Biden. En abril ya había venido el jefe del Comando Sur y una comitiva integrada por Juan González y Julie Chung, que hizo escala en Colombia y Uruguay sin pasar por Brasil. ¿Está destinada Argentina a ser el interlocutor principal de Estados Unidos en la región?

Eso es algo que se responderá por sí solo en los hechos. Pero yo encuentro una sintonía entre los dos presidentes y me consta que de los dos lados hay una vocación por profundizar los temas de la agenda bilateral y es la instrucción permanente que tengo de parte del Presidente. 

Encuentro una sintonía entre los dos presidentes y me consta que de los dos lados hay una vocación por profundizar los temas de la agenda bilateral

¿Qué países de histórica sintonía con Estados Unidos como Perú, Colombia y Chile atraviesen circunstancias de cambio o de convulsión convierte a la Argentina en una excepción estable en una región inestable? ¿Se distingue a la Argentina de esa manera desde Estados Unidos o no?

Si, desde acá se visualiza claramente la fortaleza institucional de la Argentina. Tenemos una Argentina que está en crisis y tenemos un gobierno que está lidiando con una crisis heredada y potenciada por la pandemia, tenemos una situación crítica a partir de la deuda contraída por la gestión del presidente Macri con el Fondo Monetario por 44.000 millones de dólares. A pesar de todo eso, Argentina ofrece un escenario de previsibilidad y fortaleza institucional singular dentro de la región. Pero además, hay un elemento distintivo: en América Latina muchos presidentes hablan con muchos presidentes, pero hay muy pocos que hablan con todos o casi todos. Eso es un valor agregado personal de Alberto Fernández y eso pesa y vale mucho a la hora de hablar de política internacional. Por los dos elementos, hay una Argentina que está llamada a jugar un rol claramente en la región y preparada para asumir la presidencia de la CELAC.

¿Qué le pide el gobierno argentino a Biden? ¿Hay una mirada crítica de la administración Biden por el aval de Estados Unidos al préstamo que el Fondo le hizo a Macri, violando incluso su propio estatuto?

Todos sabemos lo que pasó durante la gestión del presidente Trump y ahora estamos abocados a encontrar una solución. En el Fondo, el Tesoro de Estados Unidos tiene una presencia activa muy importante, es más, definitoria. Por eso, el tema de la deuda con el Fondo estuvo presente en las reuniones con Sullivan y el presidente Fernández pidió claramente un respaldo político en la negociación que estamos llevando adelante que nos permita salir de la trampa en la que estamos metidos como país. La impresión que tengo es que las palabras del Presidente han encontrado buen eco en los visitantes. 

El tema de la deuda con el Fondo estuvo presente en las reuniones con Sullivan y el presidente Fernández pidió claramente un respaldo político en la negociación que estamos llevando adelante.

¿Que David Lipton, que fue el número 2 del Fondo durante la gestión Lagarde, hoy sea funcionario de la secretaria del Tesoro Janet Yellen no deja poco margen para la autocrítica de Estados Unidos?

Yo diría que hay que ver al rengo andar y que la responsabilidad de los distintos actores que en ese momento se desempeñaban en el Fondo no es la misma. Más no digo porque la negociación necesita llegar a buen término, pero repito: todos sabemos lo que pasó durante los años de las gestiones del presidente Macri y el presidente Trump. 

Vinieron también el Director de Seguridad Nacional y el Director de Cibernética. Se habló del 5G y a Estados Unidos le preocupa la expansión de China en la región. ¿De qué se habló?

A Estados Unidos le preocupa la expansión china en materia de 5G y no es un secreto para nadie. El tema estuvo presente en las conversaciones con la delegación de Estados Unidos, pero la posición de Argentina es muy clara: nosotros recién estamos por encarar la definición sobre el sistema a adoptar y vamos a encarar un proceso de amplia consulta y discusión. Estamos abiertos al diálogo con todos los actores y no hemos avanzado más que eso. 

Según tengo entendido, algunos de los funcionarios enviados por Biden reconocieron que Estados Unidos está atrasado con respecto a China en la carrera global por el 5G.

Si lo dicen algunos funcionarios, debe ser así. La discusión por el 5G es uno de los elementos de la disputa por la hegemonía global. Por lo tanto, nadie es inocente cuando habla de esto. 

El jefe del Comando Sur planteó durante su visita en abril que China tiene una flota pesquera en el Mar Argentino patrocinada por el Estado e involucrada en actividades ilegales.  ¿Qué responde Argentina a esos planteos?

El tema no apareció en las reuniones en las que yo participé, que fueron prácticamente todas. De todas maneras, es sabido que la pesca en el Atlántico Sur es un problema para la Argentina, que no reconoce la raíz en un solo país. Tenemos distintos países que pescan o con subsidios o de modo ilegal dentro de las aguas de la Argentina. 

Se habló de un crédito del Banco Mundial por 500 millones de dólares para pagar los contratos con Pfizer y Moderna. ¿En qué consiste el acuerdo?

Es una operación de crédito que venimos trabajando hace meses. La silla argentina del Banco Mundial está muy activa en ese sentido, tanto Cecilia Nahon como Marcelo Barg. Es un crédito de 500 millones de dólares que está orientado a la compra de vacunas y está avanzando positivamente. El crédito está muy bien avanzado. 

Biden tiene previsto comprar 100 millones de vacunas más para donar a países con los que tiene relación. ¿Argentina puede recibir una nueva donación de Estados Unidos?

Estamos trabajando sobre eso. Estados Unidos ya hizo una donación de 110 millones de dosis en distintas regiones del mundo, a la Argentina le tocaron 3,5 millones de Moderna. Ahora Estados Unidos está pensando en una nueva distribución de vacunas, una nueva donación, y tengo ese tema en mi agenda como prioritario. 

Después de meses de discusión interna, el gobierno argentino finalmente firmó un decreto para cerrar el acuerdo con Pfizer ¿Por qué no se llegó a un acuerdo antes?

No lo sé, pero entiendo que el objetivo era lograr un acuerdo razonable con todos los laboratorios y ese objetivo se ha cumplido. Hoy podemos acceder a las dos vacunas, ya tenemos la de Moderna y estamos esperando la de Pfizer para septiembre.

Yo creo que las condiciones objetivas se dan para que Alberto Fernández visite la Casa Blanca en el futuro cercano. Es muy difícil anticipar cuándo.

¿Puede haber una visita de Fernández a Biden antes de fin de año? ¿De qué depende?

Es un objetivo de esta embajada. Yo creo que las condiciones objetivas se dan para que Alberto Fernández visite la Casa Blanca en el futuro cercano. Es muy difícil anticipar cuándo. Tengamos en cuenta que Biden ha recibido a muy poquitos líderes del mundo, recibió a los de Alemania, Corea del Sur y Japón. Eso dice mucho de la agenda de prioridades de la Casa Blanca. Estamos trabajando para lograr una reunión presencial entre Biden y Fernández y esperamos que sea en el menor tiempo posible. 

Antes de fin de año, ese es el objetivo.

Lo tenemos como objetivo, sí y las condiciones están dadas para que en un futuro cercano haya un encuentro de los dos líderes. 

Etiquetas
stats