EXCLUSIVO CONSORCIO INTERNACIONAL DE PERIODITAS DE INVESTIGACIÓN

El empresario Aldo Roggio formó junto a sus hijos sociedades offshore para canalizar inversiones en bancos de Suiza y Estados Unidos

Roggio armó las compañías en 2016. En 2020, cedió sus acciones en el grupo empresario tras haber admitido el pago de sobornos a los Kirchner.

0

El empresario Aldo Benito Roggio y sus tres hijos -actualmente accionistas de su grupo empresario y proveedor estatal- constituyeron tres sociedades offshore en las Islas Vírgenes Británicas, entre julio y noviembre de 2016, para abrir cuentas bancarias en Suiza y los Estados Unidos, según surge de los documentos de Pandora Papers, obtenidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y compartidos con el equipo argentino que integra elDiarioAR junto a La Nación e Infobae.

“La constitución de las compañías responde a objetivos de planificación familiar y son de carácter personal y familiar. Aldo Roggio y sus hijos las incluyen en sus declaraciones juradas impositivas y a todos los efectos fiscales pertinentes”, respondió la familia Roggio ante la consulta del equipo argentino de ICIJ a través de un vocero, que también dio acceso a la información declarada ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para corroborar los dichos de los empresarios. 

De los documentos de la filtración también surge que la familia recibió una herencia de dos tíos de Aldo Roggio que estuvo estructurada a través de un fideicomiso por más de US$5,5 millones en el mismo paraíso fiscal, Islas Vírgenes Británicas, y cuyas ganancias los empresarios han tributado en Argentina, según informaron ante la consulta. Con respecto a las cuentas bancarias, los documentos analizados no hablan de cifras monetarias.

Roggio es un referente de la construcción y el transporte, exaccionista de Benito Roggio e Hijos SA. Su grupo tiene a través de Metrovías-Roggio la explotación del servicio del subterráneo de Buenos Aires y Cliba, que tiene parte de la recolección de residuos de la Ciudad. En agosto de 2018, Aldo Roggio admitió ante la Justicia que para mantener sus contratos con el Estado Nación realizó aportes ilegales para campañas electorales y pagó al exsecretario de Transporte de los Kirchner (2003-2009) el retorno mensual del 5% de los subsidios del transporte que recibía del Estado Nacional. 

Tras su declaración como imputado colaborador en la causa de los cuadernos, Roggio renunció a la dirección de sus compañías y dio un paso al costado, que terminó con la transferencia de esas acciones a sus hijos en 2020, según informaron ante la Comisión Nacional de Valores.

Roggio también deberá afrontar un juicio oral y público por el caso Odebrecht. En julio de 2019, el juez Sebastián Casanello envió a los tribunales orales la causa por supuestos sobornos y defraudación a la administración pública, pero la causa comenzó con una denuncia en febrero de 2016 y para diciembre de ese año, se oficializó que los ejecutivos de Odebrecht habían admitido el pago de sobornos en Argentina. Las constructoras locales que eran socias de la brasileña sostienen que no participaron del pago de sobornos, mientras que los ex funcionarios kirchneristas niegan haber recibido pagos indebidos o haber direccionado las licitaciones.

Aldo Roggio y sus hijos las incluyen en sus declaraciones juradas impositivas y a todos los efectos fiscales pertinentes.

Dos años antes de la crisis desatada en el grupo por el caso cuadernos, los Roggio acudieron al estudio panameño Alcogal (Alemán, Cordero, Galindo & Lee) para que su división de fideicomisos en las Islas Vírgenes Británicas organizara la estructura offshore de la familia, según surge de los documentos de Pandora Papers.

Las sociedades

La primera de las compañías de esta estructura es Gotland International Limited, inscripta el 5 de julio de 2016 en las Islas Vírgenes Británicas. Es una compañía limitada por acciones. Sus beneficiarios finales son Aldo Roggio y sus tres hijos: Lucía Inés, Martín Benito y Rodolfo Roggio Picot. También son los apoderados, según los documentos.

El 7 de marzo de 2017, Aldo y sus tres hijos firmaron un acta en el que autorizan a abrir una cuenta bancaria a nombre de Gotland International Limited en el EFG Bank, de Suiza, y en EFG Capital, de Miami. A su vez, los cuatro son autorizados por los directores de la sociedad (que responden al estudio Alcogal) a operar y disponer de los fondos de esas cuentas como apoderados de las mismas.

Ocho días después de la inscripción de la primera offshore, se creó la segunda compañía, Graymark International Limited, incorporada el 13 de julio de 2016 en el mismo archipiélago del Caribe, conocido como una jurisdicción opaca y de baja o nula tributación. En los documentos no aparecen datos extra de esta sociedad, pero la familia Roggio explicó que se utiliza para administrar un fideicomiso ciego para los hijos de Aldo Roggio.  

La tercera compañía se inscribió unos tres meses más tarde. Linhill International Limited fue incorporada el 25 de octubre de 2016 en Islas Vírgenes Británicas, con los mismos beneficiarios finales y apoderados. Los directores son empleados de Alcogal. Roggio y sus tres hijos figuran como accionistas.

Los Roggio también abrieron cuentas en el JP Morgan de Nueva York a nombre de al menos dos de las sociedades. Entre septiembre y diciembre de 2016, solicitaron la apertura de cuenta en el JP Morgan de Nueva York a nombre de Gotland International Limited, según una carta que consta en los registro de Alcogal; y el 14 de diciembre de 2016, presentaron formularios ante el banco para la apertura de cuenta de ahorros e inversiones a nombre de Linhill International Limited.

La constitución de las compañías responde a objetivos de planificación familiar y son de carácter personal y familiar.

Ante el banco, los Roggio se presentaron como los beneficiarios finales de Gotland y se comprometieron a certificar “la debida información a las autoridades fiscales argentinas de todos los activos mantenidos en JPMorgan y en cualquier Morgan Afiliados”. Los tres hijos de Aldo Roggio declararon en un formulario ante el JP Morgan que cada uno de ellos tenía el 33,33% de las acciones de Gotland por lo que se entiende que Aldo Roggio dejó de ser accionista de la offshore para septiembre de 2016.

“Las sociedades realizan inversiones en activos financieros a través de carteras de inversión en diferentes entidades y no han adquirido otro tipo de bienes, muebles o inmuebles”, respondió la familia ante la consulta del equipo argentino. “Las sociedades se encuentran actualmente activas”, agregaron.

Persona Políticamente Expuesta (PEP)

Aldo Roggio surge en la base de datos de Pandora Papers a partir de un documento de los archivos internos de Alcogal, en el que la empleada Aura González fichó al empresario como uno de los Beneficiarios finales de “alto riesgo” (“nivel 6”) que son clientes del estudio panameño. Fue por su cargo como vicepresidente de la Cámara Argentina de la Construcción, un cargo que desempeñaba al momento de la apertura de las offshore, en 2016. 

Alcogal, con sede en Panamá, es un proveedor offshore de referencia para políticos y gente adinerada en América Latina y más allá. "Alcogal se adhiere a todos los requisitos legales en la prestación de servicios corporativos y de formación de empresas, en pleno cumplimiento de todos los requisitos aplicables en todas las jurisdicciones en las que operamos", dijo la firma ante la consulta de ICIJ.

Graciela Roggio e hijos

Las acciones de Roggio SA estaban hasta 2020 a nombre de Aldo y su hermana, Graciela Roggio, además de una financiera (Doya SA, con el 14,77%), que también era propiedad de los hermanos. El grupo también tiene negocios en Perú, Panamá, Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. Se destaca en la construcción (Benito Roggio e Hijos, Sehos y Haug), transporte (Metrovías, Benito Roggio Transporte y Benito Roggio Ferroindustrial), servicios ambientales (Benito Roggio Ambiental, Cliba, Tecsan y Envairo), provisión de agua (Aguas Cordobesas) y tecnología de la información (Prominente, que estaba a cargo de Graciela Roggio). También tienen hoteles y casinos (19 salas de Slots, 1 casino de Paño en 17 ciudades de Córdoba y gerencia 4 Hoteles-Casinos de la cadena Howard-Johnson), según informa el grupo en su sitio web oficial.

De perfil mucho más bajo que su hermano, Graciela también cedió sus acciones a sus hijos. La empresaria también tuvo una sociedad offshore. Junto a sus hijos Fernando, Florencia y María Lejarza, figura en los documentos de Pandora Papers como accionista, apoderada y directora de la compañía Signature Summer Adventures Ltd., inscripta en Islas Vírgenes Británicas, el 7 de febrero de 2014. “La sociedad creada por Graciela Roggio y sus hijos nunca operó, ya que fue constituida para una actividad en el exterior que nunca se desarrolló”, respondió la familia.

Fideicomiso y una herencia

La familia también figura en los documentos de un fideicomiso offshore, constituido en Islas Vírgenes Británicas en 2004 y administrado por el estudio Trident Trust Company. Los activos fueron transferidos al fideicomiso por dos tíos de Aldo y Graciela, Iride Rosa Verzini De Conti y Américo Humberto Conti. 

Tras el fallecimiento de ambos, en 2009, Aldo Roggio y otro familiar solicitaron en una carta a Trident “la distribución de los activos existentes entre los beneficiarios designados por el matrimonio Conti en un todo de acuerdo a las instrucciones que ellos impartieran a la firma del Contrato y posteriores modificaciones introducidas”.

“Estas participaciones o dinero en efectivo serán transferidas por parte del fideicomiso o Trust a las cuentas bancarias estipuladas por cada uno de los beneficiarios”, agregaron. “Esta notificación se la hacemos llegar en nuestra calidad de Protectores del Fideicomiso tal cual fuéramos designados por el matrimonio Conti al constituir el mismo”.

El fideicomiso superaba entonces los US$5,5 millones. Aldo Benito Roggio recibió poco más del 5%, al igual que su hermana. “Aldo Roggio y Graciela Roggio declaran en el impuesto a las ganancias y en el impuesto a los bienes personales los bienes recibidos en calidad de herederos”, respondieron en la familia al equipo de ICIJ.

*El equipo argentino de Pandora Papers está integrado por Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky y Ricardo Brom (La Nación); Mariel Fitz Patrick, Sandra Crucianelli e Iván Ruiz (Infobae); y Emilia Delfino (elDiarioAR). En Uruguay, Guillermo Draper (Búsqueda) integra Pandora Papers.

Pandora Papers es una colaboración global entre @elDiarioAR y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (@ICIJorg) sin fines de lucro. Si te gusta el periodismo como este, haz una donación al ICIJ para apoyarlo.

En elDiarioAR creemos que la sociedad necesita información confiable guiada por el interés público. Por eso nos comprometemos a publicar artículos elaborados con rigurosidad y profesionalismo, para sostenerlo necesitamos el apoyo económico de las y los lectores. Para apoyarnos, podés asociarte en este link.

ED

Etiquetas
stats