En su primer pronunciamiento, el nuevo Consejo de la Magistratura excluyó de un concurso a un juez procesado por corrupción

Consejo de la Magistratura

El nuevo Consejo de la Magistratura, el organismo que selecciona y sanciona a los jueces nacionales y federales, comunicó este miércoles su primera resolución: trabó las aspiraciones de Walter Ricardo Bento, juez federal de Mendoza, procesado por ser el supuesto líder de una asociación ilícita que solicitaba dinero a cambio de beneficios judiciales, quien se había inscripto para concursar un cargo de juez en la Cámara Federal de Casación.

Fue, además el primer acto público del presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, como presidente del Consejo, y la resolución fue unánime: lleva su firma y la de los otros 17 integrantes del organismo: los consejeros del oficialismo, la oposición, los jueces, abogados y académicos.

Bento se había inscripto para concursar para un cargo como juez de la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, máximo tribunal federal penal del país.

El 18 de abril, el consejero Ricardo Recondo (uno de los representantes de los jueces en el organismo) solicitó que se excluya a Bento de la lista de aspirantes al concurso, ya que el artículo 17 del reglamento prohíbe a los acusados con procesamiento por delitos dolosos competir por un cargo de magistrado. En el caso de Bento, su procesamiento está firme, confirmado por la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza.

Recondo remarcó en su solicitud que Bento “omitió informar su situación procesal” y actuó así de “mala fe”. La causa contra Bento ha sido informada en distintos medios de comunicación, por lo que la acusación en su contra es pública, e incluso se había tratado en la Comisión de Disciplina del Consejo por denuncias contra Bento que tramitan en el organismo, según la nota firmada este martes por los 18 consejeros.

En la causa penal contra Bento hay otras 22 personas procesadas por los supuestos delitos de asociación ilícita, cohecho activo, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, violación de secretos, violación de deberes de funcionario público y falso testimonio.

El caso contra Bento se inició en Mendoza cuando en una investigación penal se detectó que un imputado por narcotráfico intercambiaba mensajes con su abogado defensor en los que hablaba de supuestas maniobras para obtener la libertad en otras causas que tramitaban en el juzgado de Bento. Tras la denuncia, se llegó a una presunta banda liderada por Bento e integrada por abogados, intermediarios judiciales y un fallecido despachante de Aduanas, luego fallecido. El juez de Mendoza niega las acusaciones.

Tras el pedido de Recondo para excluirlo del concurso para camarista de Casación, Bento se defendió ante el Consejo. El 20 de abril, sostuvo ante el organismo que no tiene condena firme por lo que “rige el principio de inocencia” y alegó que el artículo del reglamento que impide a los procesados concursar para jueces es “inconstitucional” porque “colisiona con el principio de inocencia” y que por esa razón, aseguró, al momento de inscribirse en el concurso para camaristas no había informado que cuenta con un procesamiento firme en una causa penal.

Este martes, los 18 consejeros firmaron una nota rechazando la postura de Bento y afirmando que, de darle la razón, el Consejo estaría incurriendo en “una consciente renuncia a la verdad objetiva, con franca y grosera afectación al principio de transparencia, legalidad e igualdad que debe primar”. Además resaltaron que si Bento considera que es inconstitucional el impedimento de concursar a los procesados debería haberlo planteado al inicio del trámite.

ED

Etiquetas
stats