Principio de acuerdo entre las organizaciones piqueteras y el Gobierno, aunque la negociación continuará el lunes

La semana pasada, un acampe de 48 horas bloqueó la avenida 9 de Julio

Cuarto intermedio hasta el lunes. Ese fue el resultado que dejó la reunión de este jueves entre Juan Zabaleta y las organizaciones sociales nucleadas en la Unidad Piquetera, que aún amenazan con realizar una nueva protesta si el Ministerio de Desarrollo Social no atiende a sus demandas más urgentes: mejorar las partidas alimentarias que reciben los comedores sociales y ampliar el programa Potenciar Trabajo.

Fue un encuentro “distendido”, según comentaron testigos a elDiarioAR, que permitió bajar la escalada de los últimos días, luego del extendido piquete de 48 horas en la avenida 9 de Julio, en pleno microcentro porteño, y que disparó una polémica con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. La cartera que conduce el ex intendente de Hurlingham y de suma confianza del presidente Alberto Fernández, acercó “propuestas de emprendimientos productivos y también de reforzar alimentos, como con la tarjeta Alimentaria”, comentó una fuente oficial a este medio, lo que en principio habría recibido el visto bueno de las organizaciones sociales, que lo analizarán puertas adentro durante el fin de semana.

“Presentamos nuestros reclamos y el ministro se comprometió a dar respuestas concretas a lo planteado”, fue el saldo de la reunión según comunicó el Polo Obrero, una de las agrupaciones piqueteras al frente de las negociaciones. El lunes próximo a las 15 habrá una nueva reunión entre las partes, aunque a nivel de los equipos más técnicos.

La tensión social comenzó a disiparse este miércoles a la tarde, cuando Fernández y Zabaleta anunciaron un aumento del 50% en la Tarjeta Alimentar, que alcanza a 4,1 millones de personas y entrega un monto mínimo de $ 9000 por familia. Además, estaba previsto que esta semana los beneficiarios del programa Potenciar Trabajo –por el que 1.2 millones de personas que cumplen jornadas laborales de cuatro horas cobran 16.500 pesos– reciban un bono de $6000.

El reconocimiento de Desarrollo Social de “reforzar alimentos” tiene que ver con la queja que expuso a elDiarioAR Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, quien denunció que mensualmente a los comedores solo llegan entre cinco y diez productos, cuando según nutricionistas del propio Ministerio deberían ser 21. “Zabaleta solo entregó yerba, fideos, Vitina, polenta, leche y puré de tomate”, denunció. 

El punto más problemático en la negociación es el de la ampliación del programa Potenciar Trabajo, ya que el Gobierno está decidido a seguir en su estrategia de “reemplazar planes por trabajo”. Sin embargo, el plan oficial está demorado: medidas como la del “monotributo social” –para formalizar a las personas que trabajan en la economía popular– o la creación de un “compre estatal” –para que las empresas barriales puedan ser proveedoras del Estado e incluso de cadenas de supermercados– ni siquiera tienen fecha de discusión en el Congreso.

“No decimos que el programa crezca indiscriminadamente, pero hay una necesidad muy importante y también hay mucha gente que todos los meses se cae del programa”, reclamó al respecto Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie, también ante elDiarioAR. “No nos cierra el argumento del ministro ‘reemplazar planes por trabajo’, porque crear trabajo no se hace de un día para el otro”, agregó.

Con la negociación en compás de espera, aún flota en el aire la próxima acción de lucha que la Unidad Piquetera votó a inicios de marzo: una movilización de “varios kilómetros” el próximo miércoles 13 de abril, en la previa al feriado largo de Semana Santa. Si no hay acuerdo con el Gobierno y finalmente se concreta, se trataría de la tercera movilización piquetera, luego de los dos acampes que hubo el mes pasado y que despertaron fuertes críticas de la Ciudad. En voz de Larreta, el gobierno porteño le exigió al Gobierno que le “saque los planes a quienes se manifiesten”.

MC/CC

Etiquetas
stats