Educación

A 5 días de que termine su programa de revinculación escolar, la Provincia no confirma cómo continuará la situación de 71.000 estudiantes desconectados

En la Argentina hay 200.000 estudiantes que aún no fueron revinculados con la escuela.

Hay 71.000 estudiantes de la Provincia de Buenos Aires que aún deben revincularse con la escuela luego de que la suspensión de las clases presenciales dejara a más de 1,1 millón de chicos y chicas de la Argentina sin contacto con el sistema formal de educación. De esos 71.000, 62.000 cursan el nivel secundario y 9.000, el primario. Son estadísticas oficiales de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires a las que elDiarioAR tuvo acceso. El programa ATR, especialmente creado para reconectar a los estudiantes de la Provincia con la escuela, termina en cinco días, el 31 de marzo, según confirmaron fuentes de esa dirección a este diario. La pregunta que esas mismas fuentes mantienen sin respuesta es cómo continuará el trabajo oficial de revinculación del que todavía dependen 71.000 chicos y chicas bonaerenses.

El programa de Acompañamiento de Trayectorias y Revinculación (ATR) que la Provincia fue implementado para incentivar la revinculación de sus estudiantes al sistema de educación formal luego de la desconexión que se desencadenó cuando el Poder Ejecutivo de la Nación dispuso la suspensión de las clases presenciales en todo el país el 15 de marzo de 2020. Entre agosto y septiembre de ese año, el Ministerio de Educación de la Nación diagnosticó que 1,1 millón de estudiantes, entre primaria y secundaria, había quedado desvinculado de la escuela. Tal como dio a conocer este diario hace una semana, aún quedan 200.000 chicos y chicas en esa situación en toda la Argentina. De ese total, 71.000 -el 35,5%- viven en la Provincia de Buenos Aires y aún no hay anuncios oficiales sobre qué acompañamiento se les brindará.

“Al día de hoy no contamos con ninguna información oficial sobre qué va a pasar con estos programas que tienen fecha de finalización el 31 de marzo. Se está analizando qué medidas tomar para exigir la continuidad de los compañeros y las compañeras docentes que está trabajando en esos programas, y que sea con plenos derechos”, dice Nathalia González Seligra, docente de Sociología en Villa Madero, San Justo y Laferrere. González Seligra, que es ex diputada nacional por el Frente de Izquierda y de Trabajadores (FIT) y secretaria de Organización del gremio docente SUTEBA en La Matanza, estima que uno de cada diez de los alumnos a los que les enseñaba en marzo de 2020 no volvieron a la escuela tras la suspensión de la presencialidad.

“Dependiendo de en qué zona del Conurbano estemos hablando, había que revincular a entre el 30% y el 40% de los estudiantes de un curso. Al menos la mitad de esos chicos se revincularon a través de los programas que ahora no sabemos qué continuidad podrán garantizarles a esos chicos. A la vez, incluso entre los revinculados hay muchos que necesitan todavía estar acompañados porque aún están desfasados en el aprendizaje, adeudan algunas materias, y dependen de esa compañía”, destaca González Seligra.

Agustina Gonda es docente del nivel secundario en escuelas públicas de San Isidro y acompañó a chicos y chicas en los programas de revinculación que implementó la Provincia. Según estima, al menos un 70% de los estudiantes que pasaron por esos programas lograron revincularse con la escuela. “Los que no vuelven es porque empezaron a trabajar para ayudar a sus familias en una situación económica que se había complicado mucho y también porque muchos se desanimaron completamente en la pandemia”, describe Gonda.

“El programa (Verano +ATR) tendría que continuar porque, aunque pasaron de año, adeudan materias y necesitan compañía. Se nota un retroceso en el ejercicio de la lectura o en cuanto a elaborar respuestas, y también en cuanto a lo emocional. Muchos chicos nos manifiestan que necesitan un espacio de contención para poder continuar en la escuela”, destaca la docente de San Isidro.

elDiarioAR consultó a la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia sobre qué previsión hay para esos 71.000 estudiantes que, a juzgar por sus docentes, precisan de acompañamiento emocional y pedagógico para no perder definitivamente el contacto con la escuela. No hubo respuesta.

JR

Etiquetas
stats