Avanza la pandemia

Fernández y Rodríguez Larreta se reúnen en Olivos para evaluar nuevas medidas ante aumento de casos

Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta en el acto aniversario de la UBA

elDiarioAR

0

El presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se reunirán a solas este sábado, en el marco de la preocupación compartida por la suba de casos de Covid-19 de las últimas semanas. Según fuentes oficiales, el encuentro tendrá lugar a las 10 en la Quinta de Olivos.

El alerta de Kicillof y tres datos en rojo

El alerta de Kicillof y tres datos en rojo

En un primer momento, se esperaba que la reunión fuera también con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, pero este finalmente no participará.

Se hablaba de una participación virtual de Kicillof, pero se descartó. El gobernador bonaerense es más tendiente a cerrar que el jefe de gobierno porteño. Según trascendió, el presidente le pediría a Rodriguez Larreta regresar a fase 3, pero este se resistirá. El 9 de abril finaliza el DISPO y se habla de posibles restricciones nuevas desde esa fecha, que podrían incluir el cierre de restaurantes, gimnasios e iglesias. Se debatirán medidas para evitar lo más posible las concentraciones en lugares cerrados, pero la prioridad será mantener la actividad comercial. No está previsto, por el momento, suspender las clases presenciales.

Además, Fernández y Rodríguez Larreta analizarán aumentar los controles en el transporte público en el AMBA, ya que hay gran preocupación respecto de la cantidad de personas que viajan en trenes, subtes y colectivos. El Ministerio de Transporte tiene un informe que indica que el miércoles previo a Semana Santa un 60% de los usuarios utilizó el transporte público en comparación con un día hábil “promedio” antes del aislamiento de marzo de 2020.

Felipe Miguel, jefe de Gabinete de Rodríguez Larreta, señaló este viernes respecto de la reunión en Olivos: "Por un lado está la responsabilidad y la concientización de todos, porque estamos atravesando un aumento significativo y sostenido de casos; pasamos de 600 casos a 1.200 en 20 días. Por otro lado, está el tema de los controles; pero son dos cosas que tienen que funcionar en conjunto".

"Tengo un enorme reconocimiento por el esfuerzo que se ha hecho. Es muy duro cumplir con las restricciones que hay que cumplir. Ahora tenemos que tomar de nuevo esa responsabilidad. Es cierto que se han flexibilizado algunas cosas, y por eso ahora vamos a reforzar los controles; sobre todo las actividades en la nocturnidad, que tienen que cumplir con los protocolos", aseguró.

Tras varias horas de negociaciones el jueves, Nación y Ciudad acordaron mantener un nuevo encuentro con agenda sanitaria luego de meses de cruces. Hubo un contacto entre el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y el vicejefe del Gobierno porteño, Diego Santilli, en el que se empezó a hablar de "la intención de reunirse por el aumento de casos". Luego, se llegó al acuerdo para concretar el encuentro entre Fernández y Rodríguez Larreta no se ven a solas desde hace meses tras la escalada de tensión por la quita de fondos de coparticipación a la Ciudad.

A la diferencia de criterio sobre cómo enfrentar la pandemia se suma una relación casi nula entre Fernández y Larreta luego de la decisión presidencial de recortar, mediante un DNU, parte de los fondos que Nación le gira a la ciudad

Como ocurrió el año pasado, hay enfoques distintos y a veces antagónicos sobre cómo avanzar. En las últimas horas quedó explicitado: Kicillof limitó a partir de la medianoche del miércoles la actividad comercial de 2 a 6 AM y redujo a 10 personas las reuniones sociales permitidas. En paralelo, desde el gobierno bonaerense se anticipó que evalúan un nuevo paquete de medidas restrictivas para después de Semana Santa y Nicolás Kreplack, su viceministro de Salud, no descartó un escenario de cuarentena estricta.

En CABA, en cambio, Santilli y Miguel plantearon que no está en análisis fijar nuevas restricciones y plantearon que el crecimiento de casos, como indicador autónomo, no debe ser el único dato que se ponga sobre la mesa.

A la diferencia de criterio sobre cómo enfrentar la pandemia se suma una relación casi nula entre Fernández y Larreta luego de la decisión presidencial de recortar, mediante un DNU, parte de los fondos que Nación le gira a la ciudad por considerar que entre 2016 y 2019, CABA recibió -tras un decreto de Mauricio Macri- por la transferencia de la policía más recursos de los que le correspondían. En septiembre, Fernández recortó las partidas para fondear, con esos recursos, un aumento salarial de la Policía Bonaerense en medio de una protesta policial.

Desde entonces, además de una discusión jurídica, el diálogo entre Fernández y Larreta se volvió casi nulo. El jefe de Gobierno no firmó, por ejemplo, el Consenso Fiscal que firmaron todas las provincias y endureció el tono político contra la Casa Rosada, giro que se nutrió de otro elemento: la presión dentro de Juntos por el Cambio (JxC) frente al perfil y el discurso virulento que expresa Patricia Bullrich.

Los 16.056 casos del miércoles y los 14.430 de este jueves parecen consolidar una tendencia que comenzó el jueves pasado y que se mantuvo en alza los últimos días. Este viernes, por ser feriado, se registró un número menor: 9.902 casos.

Ante esa estampida, el domingo Fernández convocó a su jefe de Gabinete Santiago Cafiero y a la ministra de Salud Carla Vizzotti a Olivos para definir una serie de medidas: surgió, de ahí, la disposición de teletrabajo obligatorio para la administración pública nacional y la invitación a que trece provincias y 45 distritos hagan lo mismo. No todas adhirieron: CABA, por caso, mantuvo su régimen sin modificación por considerar que el formato actual contempla el mínimo del personal necesario en tareas presenciales.

En provincia de Buenos Aires, Kicillof acompañó la disposición aunque planteó algo parecido: que el homeoffice nunca se interrumpió en la administración bonaerense El gobernador y su equipo proyectan un escenario crítico: se basan en la suba de los promedios semanales y los llamados al 148, además de los "picos" que están por encima de los del rebrote de enero.

Como contó elDiarioAR el último lunes: en el gobierno nacional pronostican un alza de casos que podría llegar a picos de entre 30 y 40 mil casos diarios. Uno de los elementos que aparecen en ese diagnóstico, que duplica el pico del 2020 que fue 18.304 casos en un día, es el referido a que no se contempla ninguna restricción fuerte ni la suspensión de clases.

La reducción de vuelos procedentes de Brasil, Chile y México, además de un nuevo esquema de control y seguimiento de los argentinos que entran al país, fueron los anticipos de medidas más duras.

DA / PI/ CRM

Etiquetas
stats