Viajes reservados a Moscú y un enlace de la India, la historia detrás de la Sputnik "A"

Alberto Fernández y Marcelo Figueiras, de Richmond

El viernes pasado, un lote de vacunas Sputnik V voló de Argentina a Rusia. Contraola, mientras miles de dosis llegan al país, los viales hicieron el camino inverso: partieron de Pilar rumbo a Moscú, para ser sometidos a un control de calidad del Instituto Gamaleya que, una semana antes, el 12 de abril, había enviado el principio activo para los ensayos.

Fue un proceso que comenzó hace dos meses, que hace 45 días tuvo el primer mano a mano en Moscú y que este martes avanzó un escalón clave cuando el sitio oficial de la Sputnik V, confirmó que el laboratorio Richmond comenzará a producir a gran escala la vacuna y que Argentina será el primer país de Latinoamérica en hacerlo. De ahí, como símbolo, sale lo de Sputnik "A".

Una hoja de ruta que debe todavía superar una serie de instancias, prevé que en mayo el Gamaleya haga el primer envío del antígeno para avanzar con la etapa final en la planta de Richmond y que esas dosis estén disponibles en junio. "Queremos producir lo suficiente en el corto plazo para satisfacer la demanda urgente. La intención es producir la cantidad para salir de la crisis", confió a elDiarioAR una fuente vinculada con la operación.

El lunes, en Moscú, el presidente del laboratorio Richmond Marcelo Figueiras se reunió con el ministro de Economía Martín Guzmán y la asesora presidencial Cecilia Nicolini. Como contó este diario la semana pasada, Guzmán estiró su viaje por Europa y agregó una escala en Moscú donde, además del FMI, sumó a la agenda la negociación por las vacunas. Nicolini -que se convirtió en el enlace in situ del capítulo Sputnnik V- viajó en los últimos días y el domingo ya estaba en la capital rusa para, además, destrabar nuevos envíos de vacunas: uno llegó este lunes; otro llegaría el fin de semana.

Fue, en cierto modo, una gestualidad: desde que la negociación por las Sputnik V se estableció "estado a estado" tras la mini crisis con el laboratorio HLB Pharma Group, el vínculo con Rusia requiere -o sugiere- una intermediación oficial.

La negociación venía en marcha, se aceleró en abril con el envío del principio activo por parte del Gamaleya y Figueiras viajó con su grupo técnico en busca de la aprobación de ese instituto para que la planta de Richmond en Pilar pueda comenzar con la formulación, el envasado.

La pista india

Hubo, en medio, un actor clave: el Hetero Lab de India, asociado hace más de dos décadas a Richmond en desarrollo de biotecnología y en la producción de medicamentos genéricos ¿Qué convierte a ese laboratorio indio en una pieza esencial de la trama de la SputniK "A"? Que es uno de los encargados de la transferencia de tecnología del instituto Gamaleya para la producción y la formulación de la vacuna. Fue el que propuso a Richmond el desarrollo local con el objetivo de ser una usina para América Latina.

El link empresario fue por Hetero Labs que tuvo, luego, un soporte gubernamental desde la Casa Rosada. En febrero, cuando los contactos eran apenas germinales, Alberto Fernández visitó la planta de Richmond en el Parque Industrial de Pilar. La semana pasada, cuando comenzó la producción del primer lote piloto, Figueiras invitó a Nicolini y a la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

La intervención de Guzmán, directamente en Moscú, debe leerse en clave doble: el ministro aparece vinculado a una buena noticia que excede su ámbito específico de la Economía y el casi monotema de la deuda, y refuerza el protagonismo del gobierno en un asunto tan sensible y taquillero como la vacuna.

"Todo el mundo está empujando para que se cierre el acuerdo: la Nación, los privados, las provincias. La palabra de Guzmán sirve para fortalecer la posición", confió una fuente involucrada en la operación.

Hace 45 días, Figueiras hizo un viaje reservado a Moscú para avanzar con el acuerdo global: la autorización para avanzar con la construcción de una nueva planta destinada a la producción de vacunas, no solo de Covid-19, cuya inversión el laboratorio estimó entre 70 y 100 millones de dólares. La semana pasada salió al mercado a buscar fondos y consiguió ofertas por más de 80 millones.

Pero ese proceso tiene otra velocidad: la planta recién estaría activa para el 2022 y permitiría la producción del antígeno. El acuerdo que avanzó esta semana, y al que aún le faltan algunas etapas de ajustes y autorizaciones, es para el envasado del principio activo enviado por Rusia, proceso que Richmond pretende que se active en mayo para poder satisfacer la alta demanda local en el invierno. Hablan de junio aunque es, todavía, condicional.

La fecha abierta, más allá de los deseos, está cruzada por los imponderables: días atrás Richmond tuvo que resolver una cuestión de insumos: no había disponible en el mercado parte de los viales para el envasado de la vacuna. Pudo, finalmente, completar el proceso y el viernes partió el "lote piloto" de vacunas rumbo a Moscú. En ese proceso intervino el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Se enmendó la fecha sobre la nueva planta de Richmond: donde decía 2021, debía decir 2022.

PI

Etiquetas
stats