Paraná: procesan a ambientalista por ir a ver cómo estaba su lancha después de una tormenta durante el ASPO

Luis "Cosita" Romero, expescador y ambientalista

El 9 de mayo de 2020 Luis "Cosita" Romero fue al Puerto Nuevo de Paraná a ver cómo estaba su lancha después de una tormenta en pleno Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). Hacía muchos días que no iba a ver su herramienta de trabajo a causa de las restricciones. Romero tiene un pequeño emprendimiento turístico con el que lleva visitantes a recorrer las islas. Alguien le dijo que su lancha había sido afectada y fue a chequear. Efectivos de Prefectura lo interceptaron y le labraron un acta por infringir el DNU vigente. Tanto él como sus dos acompañantes fueron procesados y más de un año después la Cámara Federal de Apelaciones confirmó la medida, por lo que los tres irán a juicio.

La noticia desató la indignación de la sociedad paranaense, porque Romero es una personalidad muy conocida de la ciudad. En 1996, fue protagonista junto con Raúl Rocco de una gesta única en la historia de la protección de los recursos naturales en Argentina. Los dos, que en ese momento eran pescadores, escucharon por la radio que el presidente Carlos Saúl Menem iba a reflotar un proyecto para construir represas en el tramo medio del río Paraná. Decidieron movilizarse en defensa del río y unieron a remo el tramo del río que está sin represar entre Yacyretá y la capital entrerriana, Paraná, en 22 días. En el camino, grupos ambientalistas y la ciudadanía en general se sumaron a la protesta y lograron detener el proyecto.

En 1997, de hecho, se aprobó la Ley 9092/97, conocida como Ley Antirrepresas, y desde entonces los habitantes de Paraná ven el río con otros ojos. 

Con los años, "Cosita" Romero, a quien apodaron así porque de chico iba por la terminal de micros de la capital entrerriana pidiendo alguna "cosita" para comer, dejó de ser pescador para dedicarse a otras actividades relacionadas con el río. Creó el emprendimiento de turismo ecológico Baqueanos del Río, que ofrece a los visitantes recorridos diferentes por el río y por las islas: ven, huelen, sienten y escuchan como lo hacen los isleros.

Por otra parte, con la organización Cuidadores de la Casa Común trabaja en el rescate de los humedales ubicados al sudoeste de Paraná, donde organiza a la población local para que pueda gestionar sus propios emprendimientos de turismo ecológico.

Además, está presente en toda acción en defensa del medio ambiente, como la "Ronda de los martes", en la que desde hace 175 semanas los ciudadanos de Paraná se movilizan alrededor de la Casa de Gobierno de Entre Ríos en contra de las fumigaciones con agroquímicos que se extendieron en la provincia con la ampliación de los cultivos de soja.

La noticia de que la apelación fue rechazada y Romero iría a juicio desató el miércoles la indignación de gran parte de la sociedad paranaense, como se podía apreciar en redes sociales y medios locales. Organizaciones ambientalistas y sociales así como ciudadanos particulares emitieron un comunicado en el que expresan su solidaridad por quien consideran un "luchador incansable por la defensa de nuestros ríos y humedales, referente de las luchas en nuestros territorios de América Latina".

"Repudiamos la criminalización de Cosita Romero y sus compañeros, que pone en riesgo sus fuentes laborales y genera un impacto negativo en los procesos comunitarios y colectivos que están llevando adelante en defensa de nuestra casa común. Solicitamos se revea la medida de tal manera de no perjudicar el trabajo esencial que desarrollan, en este contexto de crisis socio ambiental global y local que afectan a la naturaleza, a nuestra salud y compromete nuestro futuro común", señalaron.

A medios locales, Romero les dijo: “En ese momento se quemaban los humedales del Paraná ¿quién andaba en ese momento en el río? Ni uno preso están (de quienes quemaron las islas), sería vergonzoso si dan una sentencia contraria a lo que nosotros fundamentamos en nuestras razones”.

“Acá prendieron fuego las islas, se hicieron festicholas, algunos con responsabilidad política y no veo que hayan tomado la misma decisión judicial. Sería vergonzoso que el Juzgado Federal me condene por esta situación y gastar horas de trabajo administrativo, de profesionales, de tinta en algo tan simple como lo que yo estaba haciendo en ese momento. No estaba haciendo nada raro”, dijo a elonce.com.

Romero, que ya adelantó que va a apelar la decisión judicial, dijo a elDiarioAR: "Estoy viendo una gran solidaridad de mucha gente, de muchas partes del país. He tenido la fortuna de poder ser integrante de distintas organizaciones nacionales, como la Red Argentina de Turismo Rural Comunitario, y de promover el turismo comunitario aquí mismo, en la provincia de Entre Ríos, ya que es una herramienta muy importante para proteger nuestros recursos naturales. Agradezco a todos los que se han solidarizado por esta inadmisible intención de querer castigarnos".

El ambientalista espera que la situación se resuelva para así poder volver a su trabajo. "A mí me perjudica esto en lo laboral. Estando procesado por la justicia federal, me va a impedir que pueda volver a trabajar en la actividad que hago en el río Paraná".

CRM

Etiquetas
stats