Medio ambiente El Bolsón

Movilización en defensa de los recursos naturales ante el avance de un polémico proyecto inmobiliario que pone en riesgo el frágil entorno ambiental

El Bolsón

De un lado, el discurso del desarrollo y del crecimiento económico, que, dicen sus impulsores, derramará en fuentes de trabajo. Del otro, defensores del ambiente, la naturaleza, un estilo de vida rural, protectores de las nacientes de los ríos que garantizan el agua a unas dos mil familias. Una puja que en la Comarca Andina del Paralelo 42 -que integran El Bolsón, Lago Puelo, El Hoyo- se repite sistemáticamente: dos modelos de vida contrapuestos.

En clave porteña, el antecedente más cercano -temporalmente y por la afectación de una zona de fragilidad ambiental-, es la reciente aprobación de la Legislatura al avance inmobiliario sobre la Costanera Sur de Buenos Aires. Ese proyecto impulsado por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, implica el avance sobre uno de los escasos humedales en la ciudad.

El entorno natural es otro. En la zona de Mallín Ahogado -a unos 20 kilómetros del centro de El Bolsón, al suroeste de la Provincia de Río Negro- la vida está organizada por la convivencia natural entre vecinos y animales, el autosustento a través de pequeñas huertas familiares, las actividades pautadas por las condiciones del clima, y el trabajo de artesanos. No se trata de una simple postal paradisíaca. Existe en la zona una forma de vida ligada al tiempo y el entorno natural.

En los últimos días, se reinstaló una polémica que lleva casi diez años. La empresa Laderas S.A., vinculada al magnate inglés Joe Lewis, logró que el Estado provincial le otorgue el cambio de uso del suelo de tierras ubicadas al pie del Cerro Perito Moreno -cuyos medios de elevación explota-, donde proyecta la construcción de villas residenciales y un complejo comercial. Autoridades minimizaron el avance del expediente, pero ambientalistas de El Bolsón se movilizan en defensa de los humedales y bosques nativos.

La Resolución N°16 del Ministerio de Producción de Río Negro, firmada el 17 de agosto pasado, dispuso la aprobación del plan de uso de suelo presentado por la empresa, para el desarrollo de 32 parcelas “con sus respectivas construcciones”, una villa de esquí comercial y dos residenciales, iniciando con apertura de calles y redes de servicios. El “Desarrollo Integral del Cerro Perito Moreno Villa Turística” se proyecta sobre 287 hectáreas, a pocos kilómetros de El Bolsón.

El rechazo de las organizaciones sociales, ambientalistas y sindicales fue inmediato, ya que el proyecto está judicializado desde 2016 y rige medida de no innovar. En 2017 se produjeron masivas marchas por las calles de El Bolsón para rechazar el avance de la iniciativa.

Este jueves, en tanto, en la plaza central de la localidad andina, se realizará una movilización para exigir respuestas, convocada por la Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra, bajo la consigna “El agua no se vende, se defiende. Mallín es rural”.

El descontento, en un contexto eleccionario, obligó a los funcionarios del Ministerio de Producción y Agroindustria a brindar una conferencia de prensa en esa ciudad del paralelo 42. El secretario de la cartera provincial, Fernando Malaspina, aseguró que el visto bueno al proyecto “no implica la autorización de loteo, ni que se puede comenzar a trabajar”. Ratificó, luego, que “acá nada va a cambiar” y que “si la empresa tiene medidas de no innovar y no puede avanzar, no es facultad de nuestro Ministerio aprobar loteos o urbanizaciones”. 

Desde la Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra, sin embargo, calificaron a los funcionarios de “hipócritas que dicen una cosa y firman otra”, declarándose en estado de alerta. En diálogo con elDiarioAR, una de las referentes, Silvia Rojas, compartió que “la gente está muy movilizada, porque el tema es parte del ADN social de la comarca”. Aclaró que no se oponen al desarrollo del centro de esquí, pero no aceptan el loteo que la empresa pretende como negocio anexo.

“Es un lugar particularmente especial, equivalente a un humedal en Buenos Aires. Es una esponja en alta montaña, a 900 metros de altura, que tiene la característica de retener el agua que baja de ríos, arroyos y de la zona periglacial más alta de la montaña, y que después la va distribuyendo a través de los cursos de agua”, describió, alertando que “si uno piensa que a esa esponja le van a poner cemento arriba, no va a tener esa capacidad de retención del agua”.

La sanción de una Ley nacional de Protección de Humedales, según Rojas, “sería ideal en función de la cuestión global en torno al planeta y al agua. Y particularmente para nosotros sería fundamental”. Hasta el momento, Argentina no logró la sanción de la norma. En dos oportunidades (2013 y 2016) los proyectos llegaron a tener media sanción, pero cayeron. En 2020, tras los incendios en el Delta del Paraná, ingresaron otros 15 proyectos al Congreso.

En El Bolsón, además de la preservación de los escasos recursos hídricos que abastecen a unas dos mil familias y pequeños productores para el consumo y el riego, las organizaciones buscan la protección de bosque nativo, que en esa zona es achaparrado, con predominancia de retamos, ñires y radales.

“Laderas SA propone vender cientos de lotes en las nacientes de agua”, advierten, recordando que en la Reserva Natural Cumbreras del Mallín se prohíben asentamientos humanos, que “no hay estudio de impacto ambiental válido” y que el desarrollo inmobiliario “no tiene licencia social.” 

Estudiantes de la Licenciatura en Agroecología y la Tecnicatura en Producción Vegetal Orgánica que dicta la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) en El Bolsón, también manifestaron su rechazo a través de su Centro de Estudiantes: “El proyecto se emplaza en una zona de alto valor ecológico y cultural en la que no está permitida una urbanización privada, amparada por una triple protección legal: Reserva Natural Cumbreras de Mallín Ahogado (municipal), Área Natural Protegida Río Azul-Lago Escondido” (provincial), y Reserva de Biósfera por la UNESCO”, enmarcaron.

Por su parte, la CTA Autónoma, conducida por Rodolfo Aguiar, denunció “connivencia entre el poder económico y político” y una afectación seria al ambiente y a los pobladores de la zona. Además de responsabilizar al “gobierno rionegrino encabezado por Arabela Carreras” (Juntos Somos Río Negro) de desconocer la vigencia de una orden de no innovar.

Esta situación judicial, que aún espera resolución en la Cámara Civil de Bariloche, se debe a que el rechazo al desarrollo inmobiliario no se limitó a masivas manifestaciones de la comunidad en las calles, sino también a presentaciones en la Justicia que realizaron las organizaciones cuando el proyecto fue aprobado en 2016, con el aval del intendente Bruno Pogliano (Juntos Somos Río Negro), ex contador de Laderas.

La única concejal que se opuso en aquella oportunidad, Rosa Monsalve (Frente de Todos), en diálogo con este medio expresó: “Estamos realmente muy preocupados y el clima es fervoroso. Cuando hablamos de Laderas hablamos de Lewis, de su representante, y de todo un poder hegemónico que está instalado en la zona y que está operando a través de sus abogados”.

La participación de Lewis en la firma siempre fue negada por Laderas SA, aunque la relación familiar entre el titular, Maximiliano Mazza, y el administrador de las propiedades del magnate, Nicolás Van Ditmar (son cuñados) traza esa vinculación con el multimillonario que ya se quedó con el Lago Escondido. El área de la polémica está ubicada entre el centro de esquí y la mansión del inglés, a orillas del lago a cuyas costas restringió el ingreso.

La empresa que explota el centro de esquí Perito Moreno adquirió por un valor irrisorio las tierras en 2010. Fue una operación que mereció una investigación para determinar cómo el Estado avaló que una antigua familia (de apellido Soria), que accedió a la titularidad de la tierra que habitó durante décadas, ocho meses más tarde pudo venderla a Mazza, directivo de Laderas, a pesar de las restricciones legales vigentes.

Ese mismo año los privados solicitaron parcelar para concretar el redituable negocio inmobiliario.

En la causa por “venta irregular de tierras fiscales” se dispuso oportunamente el procesamiento del ex ministro de Producción, Juan Manuel Accatino y del ex director de Tierras, Daniel Alberto Tait, aunque luego fueron absueltos por la falta de acusación fiscal. Los privados, Soria y Mazza, fueron excusados por falta de mérito.

“Este loteo que se aprobó al pie del Cerro Perito Moreno viene a traer desolación al lugar. Si bien algunos, con poderío económico, van a poder instalarse en esos lugares, va a contaminar la única naciente de agua del lugar”, fustigó Monsaleve, negando que se trate de una tensión entre el desarrollo y el ambiente: “Es mentira. Esto no va a traer crecimiento. Lo quieren justificar como apertura de fuentes de trabajo, pero van a contaminar las napas, a talar especies nativas y pagan dos pesos a los paisanos para talar los bosques”.

SR

Etiquetas